miércoles, 18 de mayo de 2016

Piérdete Conmigo

".. Y tú, te has convertido en todas mis mentiras,
y yo, no pude ser uno de tus porques,
y tú, le vas contando al mundo que me olvidas,
y yo, le cuento a quien me escuche que te amé..."

Tanto que se me complica cerrar ciclos, pero este es un gran proyecto que todo inicio con un “Chingue a su madre, ¿Por qué no?”, tan distintos y tan iguales a la vez, pfff así fue con cada uno de nuestros lectores y colaboradores de este blog, disfrutamos de su locura, como no recordar tantos escritos de diferentes personas, Joshy, Mare, Nefer, Pekeña, Karensha, Marce, Abue, Vanchi, Charly, Estefes (Blacky), Iveus, Mass, Ylenia, (una chava de autobús en Gdl), Bruja, Rich y un servidor (si alguno se me olvido les pido una gran disculpa y favor de hacérmelo saber), pasaron diferentes escritos y sentimos diferentes momentos, tanto de alegría como de desconcierto, de terror, de agonía, de risa, de tristeza, de vale madre, de borrachera, de sueños, de lucha, algunos poemas, por supuesto de muertes, de historias que sucedieron, de historias que nos gustarían que hubieran sucedido y de finales que nos hubieran gustado, varios tuvieron a sus musas y otros tantos a quienes lo dedicaron, algunos fueron dedicados al cielo, otros a una botella, otros a su gente, pero me gustaría hablar a título personal, gracias a todas aquellas personas que hicieron posible mis escritos que la única finalidad era reconocer aquel gran amor o aquel gran sentir que me hicieron tener en ese momento, este último post va dedicado a la mina que hizo que los últimos escritos fueran realidad, quizás a muchos ya hasta les caiga gorda otros tanto la amen incluso más que un servidor, pero bueno (Incluso volvimos a tener contacto por los escritos), espero no herir ninguna susceptibilidad y no me resta más que decirle a cada uno de ustedes que hizo posible estos grandes momentos, GRACIAS, gracias por leernos, gracias por compartir su locura con nosotros, como bien lo escribió un gran profesor y colega Ezequiel Bernal en un escrito de cuando íbamos iniciando este gran proyecto “la locura, lo-cura todo” y bueno para cerrar solo me resta secundar al buen Rich en el escrito anterior espero que no sea un Adiós si no un gran hasta luego, leernos en otros blogs, tomando una chela o un curado en un bar o incluso haciendo vandalismo en las calles de las grandes ciudades… por cierto algunos me expresaron si era verdad o no lo que se dijo en el escrito pasado y bueno si, el rich tiene un auto sedan color negro y yo un utilitario color blanco…

El chaval tomo aquel mítico vaso rojo donde deposito un tercio de hielos y sirvió los diez segundos reglamentarios de whisky, bien sabía que la noche iba a ser muy larga y no tendría que haber prisas para tomar, esto lo pensó cuando religiosamente saco un cigarrillo de los rojos y lo encendía mientras admiraba lo linda que se veía la ciudad en esa noche, tantas luces en la oscuridad que hacia parecer como si fuera un circo gigante con luces de todos tipos y de todos colores, al fondo se alcanzaba a observar la silueta de “la mujer dormida” y “don Goyo” custodiando esta gran ciudad conocida como la selva de asfalto, el chaval le daba tragos largos y bocanadas igual de largas a su cigarrillo, cuando acordó ya iba en el tercer vaso y en el quinto cigarrillo, estaba desconcertado sobretodo porque él sabía que lo que estaba sucediendo era lo que había estado esperando hacía ya casi 4 años pero la historia era totalmente distinta, aunque era todo estaba mal él lo disfrutaba como si todo fuera bueno, pero el chaval así es de necio y caprichoso, al chaval lo asalto un gran recuerdo el de aquella mina de mirada profunda, piernas largas, un cuerpo por el cual uno mataría, una mina de besos embriagadores, muy guapa pero sobretodo inteligente, el chaval empezó a recordar que por aquello que llaman azares del destino se volvieron a contactar, era una mañana muy pesada en el trabajo del chaval y lo sorprendió un mensaje por medio de una red social, todo fue tan extraño, el mundo estaba cayéndole a pedazos al chaval pero en cuanto vio la imagen del destinatario de inmediato cambio su rígido rostro serio por una sonrisa de aquellas que no puedes creer lo que pasa, platicaron por varios días y parecía que el estado de ánimo del chaval dependía totalmente del “buenos días” que escribía la mina.

Pero como suele suceder en aquellas historias imposibles el chaval busco un gran pretexto para salir de la rutina, estaba tan ilusionado que en la primera salida corrió a buscarla y aun no se sabe porque la mina cedió, se quedaron de verse, no pasó nada del otro mundo solo digamos que el chaval pensaba que los astros se habían alineado, recordó lo que se sentía el estar enamorado, los besos de la mina le recordaron que el enamoramiento nunca se había ido solo se había mantenido en pausa, el chaval esa noche salió con una velita encendida, aquella velita de la esperanza al parecer nada ni nadie le podía quitar la cara de pendejo que en ese momento portaba el chaval; cabe mencionar que el chaval estaba consciente que la mina ya tenía su vida asegurada, que quizás era un momento de poder ver hacia atrás y poder cerrar el círculo que nunca se cerró, pero bueno la mina le siguió aquel juego al chaval, con los te quiero y besos dados a distancia y las promesas de amor eterno aun seguían en los dedos del chaval, le habían movido el suelo por completo, incluso sus actitudes cambiaron y en el trabajo se notó más que en ningún lugar, el chaval seguía ilusionado.

Una tarde de esas calurosas donde el clima te fastidia más que el ruido de un taladro en una resaca la mina le comento la chaval que estaba de suerte, que era muy seguro que se volvieran a encontrar, el chaval claro no cabía de la felicidad y eso que las cosas no iban como se esperaba el trabajo estaba todo jodido, en sus relaciones personales también iban en declive, pero esa noticia fue un chispazo de felicidad, el chaval seguía con su motor que eran los besos de la mina dados a distancia, el chaval como podía hacia que las cosas salieran a favor y lo lograba siempre y cuando hubiera escuchado a la mina, pero como suele suceder en las películas un par de días antes del encuentro al parecer el destino seguía jugando con ellos para que no se volvieran a encontrar, pero era más grande las ganas de verse que de dejar que el destino siguiera trazando sus caminos, así que horas antes de verse la mina decidió que si era tiempo de verse, el chaval ese día salió tarareando una canción de Fernando Paredez durante todo el camino “de un tiempo acá el mundo gira en una extraña dirección, será que se ha dado cuenta que te le extraviaste al Sol”, el destino solo hizo larga la espera, cientos de personas fueron testigos de aquel mágico momento, a pesar de que no pudieron darse aquel beso grande del que tanto habla Ocersansky sus miradas decían todo lo que ellos no se dijeron con aquel gran abrazo, sus miradas decían más de todos los te extraño de las canciones del Mago, después de cerca de 60 minutos de su encuentro por fin pudieron darse aquel beso tan grande que no cabía en aquella gran ciudad y se entrelazaron los dedos con cierta desesperación y sincronía a la vez, el tiempo se detenía en cada beso, parecía como un choque de la Tierra con Marte en cada uno de ellos hasta que por fin hicieron lo que tenían que hacer, mandar a la chingada a la moral y las buenas costumbres, ellos se fundieron en uno mismo ya no solo era un mismo pensar eran uno mismo por completo, casi casi pudiera parafrasear aquel gran momento como dice aquella gran película mexicana “la moral no es otra cosa que un árbol que da moras o una chingada” estuvieron en una lucha cuerpo a cuerpo donde no existía un vencedor donde solo el amor era lo que mandaba.

Pero con el pasar de unas horas que se convirtieron en unos días el chaval vivió aquel momento como lo que había soñado, despertar viendo como dormía la mina y después le regalaba un gran beso, el chaval se veía muy enamorado y la mina se le notaba un tanto incomoda, parecería que la mina y el chaval por fin estaban desafiando al destino, parecería que estaban buscando inmortalizar los momentos con fotografías cosa que se le veía a la mina como sonreía y el chaval solo se le miraba muy enamorado, el chaval buscaba cualquier momento para demostrar su amor con palabras, con besos, con abrazos, con nalgadas, con su mirada, de cualquier forma quería encontrar la forma de expresarle todo lo que sentía; empezaban los problemas cuando la mina le pedía al chaval que dejara aquellos horribles vicios de fumar y tomar whisky pero el chaval en su forma tan cetario de ser solo lo hacía más y más, el chaval sabía que aquel humo de tabaco, aquel paisaje tan hermoso, aquel whisky del 18, aquellos besos, aquellos abrazos, aquellas caricias prohibidas eran parte del escenario de aquel momento que quien sabe cuándo volvería a suceder y que el chaval no quería quitar a ninguno de los personajes de ese momento.

El chaval solo le pedía a la mina que ella fuera quien le pusiera un punto a esa historia, ya sea un punto y seguido, un punto y aparte o un punto final, el chaval temía que la mina le pusiera un punto y final porque no sabría donde guardar tantos recuerdos, tantas caricias, tantos besos, tantos te amo, el chaval le dio un gran beso a la mina pidiéndole que ella le pusiera el final a la historia mientras de fondo se escuchaba a Ismael Serrano “…El mundo es una pesadilla y yo he sido tan feliz, el mundo se derrumba y gira, pido disculpas por vivir, ya lo sé no soy un héroe ni el más valiente de los que te amaron, no soy tu estrella ni el tipo que limpia tus pecados, no pido excusas ni perdón salvar tu vida en redención, solo busco un trozo de verdad, un destello de felicidad…” la mina y el chaval se despidieron como suelen hacer los grandes amores, en una sala de un afamado aeropuerto, esos lugares son los perfectos para un adiós porque hay tantas personas que lo hacen que la mina y el chaval no eran los únicos que sufrían de saber si algún día volverían a ver a la persona que tenían en frente, la mina se fue con la promesa que iba a terminar con la historia y el chaval esperando que ese momento nunca llegará…
El tiempo pasa como debe de ser, la mina seguía con su vida y no podía dejar de lado al chaval ya que le mandaba mensajes casi a diario y aparte le pedía que hablaran por teléfono de cualquier cosa pero en pocas palabras la mina estaba pasándola normal, por su parte el chaval no la estaba pasando nada bien, unos problemas de salud, unos problemas con sus amistades, unos problemas hasta con sus vehículos y justo cuando el chaval estaba finiquitando la relación laboral en su trabajo, recibió una llamada al celular:
Chaval: ¿Bueno?, ¿Qué tal? ¿Cómo estas mina? (sonriendo)
Mina: Sabes, te hice una promesa y bueno, quería decirte que recordaras porque sucedió todo
Chaval: ¿A qué te refieres? (había desaparecido esa sonrisa)
Mina: de estos últimos días, me la pase muy bien pero no quiero que sigas ilusionado, tú sabes bien que todo paso por algo…
Chaval: Vale, solo dilo, quiero que digas porque han pasado las cosas.
Mina: Sabes muy bien y no te tires al suelo, no te hagas el que no sabías, mejor dime la verdad, ¿solo querías verme para poder tener una historia para el cierre de tu blog?
Chaval: sabes muy bien como soy, no seguí las reglas del juego desde un inicio pero… bueno que más da, no quería verte solo para cerrar el blog más bien quería verte para recrear la historia y ver si se podía modificar el futuro.
Mina: no sé porque te haces el difícil chaval, te dije que no te enamoraras.
Chaval: Solo te diré que gracias, volviste a enamorar al hombre de hojalata, espero al menos hayas disfrutado tanto como yo lo hice.
Mina: No te pongas como la victima chaval, has hecho cosas peores y bien lo sabes, no entiendo porque te haces el que no sabías, la pase muy bien chaval pero te recuerdo que tengo una vida que hice gracias a que te fuiste.
Chaval: de nuevo gracias, tienes razón yo sabía el motivo pero lo maquille tanto pero bueno, me la pase muy chingon y espero algún día volvernos a ver, te quiero mucho, recuérdalo, por cierto elegí solo la historia para el cierre del blog porque también lo había prometido, como bien sabes las historias que plasmo son con tres vertientes, historias que sucedieron, historias que me hubieran gustado que sucedieran o el final que me hubiera gustado tener.
Mina: Vale, esperemos que el destino algún día nos vuelva a juntar y espero de corazón que para ese tiempo ya hayas madurado…


Y como dice la canción, “los mariachis callaron”, el chaval al colgar el teléfono solo recordó aquellos días mientras fumaba un cigarrillo y bebía un whisky, recordando las palabras de la mina que nunca le mintió, recordaba su aroma, recordaba sus besos, recordaba sus gestos de desaprobación, recordaba hasta las bofetadas que le daba cuando le agarraba una nalga en la calle,  el chaval recordó mucho que las segundas oportunidades solo son válidas cuando vas por un segundo pambazo.

Muchas gracias por esta gran Locura, recuerden "la locura, lo-cura todo".





sábado, 23 de abril de 2016

Mi último escrito

Para terminar, puedo empezar por lo básico desde decir ¿quién soy? o ¿qué paso? o ¿a dónde fue todo esto? Pero en realidad solo hablare ¿porque lo hicimos?

Tenía ese amigo casi hermano el cual era tan diferente y similar que fue tan gracioso hasta conocerlo. Mientras yo tengo un carro negro, él tiene un carro blanco, mientras él decía anarquía yo gritaba socialismo, mientras el cantaba salón victoria yo decía sekta core y mientras yo decía cigarro él tomaba tancitaro. Al final decidimos un día plasmar las locuras, pero ¿porque locuras?

Sabíamos que no éramos normales, ni por alguien quien pudieras apostar, ni siquiera nuestro trabajo iba con nuestra ropa, y por lo general hacíamos siempre lo contrario a lo que se esperaba. Creo que al abrirlo inclusive no era un blog de vivencias, o de superación o de sueños, más bien era algo que no imaginábamos, que no vivíamos, que no soñábamos, que no pensábamos, que no leíamos porque al final podía ser eso, o tal vez algo más, pero nosotros no aceptábamos llegar a eso porque no éramos así.

En este blog todo es y no es al mismo tiempo. Nuestras historias de verdades no eran más que solo la mitad y toda falsedad era medio falsa. Al final como un todo, este blog tenía dos lados, dos fundadores, dos escritores, dos opuestos que quisieron formar y conciliar una tesis de locura aceptada en dos polos que forman las historias que posiblemente vivimos.

Tal vez por eso mi última historia para decir adiós podre decir que tal vez paso, que la soñé, que la llegue a pensar, que la pude vivir y que en realidad no sé cuál era el punto verdadero. El lápiz que está escribiendo esto tal vez tengan su propia locura y yo solo se aun vinculo para poder dejarla en este lugar antes de desaparecer.

Teníamos calor ese día y ya era muy noche, mi amigo tenía sus problemas y de mensajes no paraba su celular, mientras yo recibí dos llamadas de ella que sabía no eran buena señal, pues el final era inminente. Tomamos bastante como para reflexionar ambos de lo que nos pasaba, tomamos demasiado como para aventurarnos al día siguiente por la mañana a buscar algo que ni siquiera queríamos nos dijeran.

Éramos tan escépticos ambos que lo único que se nos ocurrió después de una botella fue que nos leyeran nuestro destino. Pero ¿una bruja, un duende o un qué? … claro nuestra forma hippie nos hizo pensar en un chamán. Y que mejor era que buscarlo en aquel Estado que era cálido y desértico como para alejarnos de todo y pensar.

Yo iba recargado en la ventanilla de su carro de mi amigo, mientras el conducía y fumaba continuamente. Los dos usábamos lentes oscuros como para no mostrar que teníamos en nuestras mentes y que no queríamos no se fuera revelado, no queríamos gesticular o expresar algo, no queríamos hablar, mucho menos queríamos creer, pero el alcohol necesario nos llevó lejos.

Al llegar a la casa de esta persona nos dijo que ya nos había esperado. Al llegar y sentarnos en la sala nuestra muecas eran las mismas desde la mañana, no creíamos que hubiéramos llegado hasta allá, pero en todo caso ya habíamos recorrido dos Estados y habíamos querido por algo estar ahí. Con todo y lo que no queríamos expresar nos quedamos inmóviles y en silencio esperando escuchar lo que queríamos para irnos.

-No les diré nada, mejor les regalare algo para cada uno de Ustedes y eso resolverá tal vez sus dudas- nos dijo el señor de aspecto cansado y que sudaba constantemente por la dificultad para hablar.

Se acercó primero a mi amigo y le quito la pluma del saco que llevaba, mientras en el oído le susurró por algunos minutos algunas palabras que petrifico su rostro y lo llevo al color más pálido que jamás había visto. Al terminar quedo inmóvil sobre su asiento y quedo mirando firmemente el ventilador del techo mientras secaba con su palma el sudor en su frente.

Al acercarse a mí, me quito la pluma que llevaba en el bolsillo de la camisa y al acercarse a mi oído me dijo:

-¿Alguna vez engañaste a esa persona con tus palabras?-

Me acerque lentamente a él y le dije al oído:

-Nunca debí negar la felicidad que siempre me había invadido al tenerla en mis fotos, ella era mi felicidad-

Asentó con su cabeza y se sentó en un sillón aparte frente a nosotros mientras dejaba a un lado las plumas para sacar dos cigarros que nos entregó para fumar todos juntos. Y al prenderlo solo señalo.

-Al decirse la verdad podrán ver lo que Ustedes quieren- decía en voz lenta y pensando mientras fumaba lentamente y el humo se hacía cada vez más denso en la sala en la que estábamos.

Cerré mis ojos y empecé a soñar lentamente, empecé a divagar, empecé solo a escuchar la voz del viejo que decía: “La clave de la felicidad, estar loco”

No se sentía calor ni frío, no se sentía presión o inclusive algo desagradable, por el contrario eran tan reconfortante sentir ese ambiente, sentir que no había nada que sentir, que solo podía verse un tono de la naturaleza y en medio de ese bello escenario el río que dividía otra parte que se veía misteriosa, cautivante.

Del otro lado dos personas, ellos dos eran tal y como alguna vez los había imaginado. Ellos dos eran perfectos, tenían la belleza de su madre, sus mejillas y sus ojos enormes, mi sonrisa y sobre todo la felicidad con la que siempre imagine que iban a estar agarrados a mí, abrazados para nunca dejarles ir.

Él fue el primero en acercarse y en decirme: -Somos felices de verdad aquí, aunque nunca pudimos ser tuyos, a los dos amamos enormemente-

Ella se acercó para tratar de darme la mano que no podía alcanzar y con una seña de que no quería tocarme dijo con su dulce voz como la de su madre –Serán felices, como lo somos nosotros, y los somos de saber que Ustedes son lo mejor. Tú pide con esa fuerza y fe el deseo que quieres decir ahora-

Me quede petrificado, con el nudo en la garganta y con una energía que me hacía explotar mi cabeza mientras trataba de contener el mareo que tenía. Con mis ojos cerrados quería hacer la imagen de la familia que quería y tenía hace un tiempo atrás. Yo quería sentir su calidez, esa sensación de sentirme poderoso con el amor de mi familia estando junto de mí.

Y ahora pensaba que solo quería que ella fuera feliz, que ellos fueran felices. Por todo eso yo daría lo último que me quedaba a mí, ahora.

Me levante ese día temprano y mientras me arreglaba para ver por última vez partir a mi mujer, guarde la foto de ellos en mi cartera. Salí corriendo y tome rápidamente mi motocicleta para poder estacionarme a lo lejos, a una distancia que no pudiera ella verme.

Desde lejos su rostro iluminado por la felicidad de saber que lo había logrado me lleno el alma nuevamente, me hizo pensar y como un rayo mi cara se petrifico. Sabía que todos los polos llevaban a un lugar, era necesario ahora partir desde lo lejos, dejando que mi nueva cara, mi nuevo semblante y mi falta de sonrisa ahora me dejara ser alguien más.

Todos los regalos tienen un precio y lo sabía. Por eso me dirigía nuevamente a ver a mi amigo para terminar lo último pendiente después de ese día. Sabíamos que era hora y que no había vuelta atrás.

Llegue con él en mi carro negro y me baje en medio de la carretera para acercarme a su carro, un pequeño carro parecido al mío pero de color blanco. Por la ventanilla me entregaba una maleta con algunas cosas mías de tiempo atrás, aquellas cosas que no me interesaban ahora solo quería saber que había pasado con él.

Después de haberme dicho que no había llegado a la final y con el traje aún de portero pude ver su decisión de ahora tomar el rumbo que sabíamos terminaríamos por tomar. En el asiento del copiloto llevaba unas tres hojas de un escrito que estaba hecho a lápiz.

Sabía que significaba y mientras me contaba su travesía que estaba por hacer para visitar otro Estado, yo empecé a imaginar el último adiós que nos habían hecho escribir para terminar con todo. En mi mente se formaban esa palabras que desde hace tiempo atrás tal vez nunca habría querido imaginar y ahora estaban ahí, y mientras estrechaba mi mano para despedirse y seguir su camino en él había otro rostro del que no había conocido al empezar el viaje que habíamos emprendido tiempo atrás.

Escribí con el lápiz que tenía publicidad de una planchaduría en una hoja de papel en blanco. “Mi último escrito”

Hoy no tengo expectativa en nada más, no puedo a veces sonreír. Hoy solo tomo a máxima velocidad mi moto, hoy quiero salir de aquí y preguntarme en que falle y en que acerté, meditar quien soy y encontrar respuestas pronto. En ese aire de la velocidad, en esa sensación de ponerme al límite tal vez ahora me sigue una nueva forma de locura.


A todos quienes leyeron esto y a quienes escribieron a lado de estos dos humildes escritores agradecemos habernos visto de esta locura evolucionar, fusionarse, empezar y ahora terminar. A todos gracias. Esto no es el final de la locura, será un hasta pronto.







jueves, 21 de abril de 2016

Creo que tendrás que dejar de fumar

III
Él la miro, se veía tan linda aquella mina casi como el día que la conoció, (cuando por accidente pateo un balón en la calle después de que unos chavales le gritaron “¡Bolita!” y sin voltear a ver le atesto un patadon al balón que fue a dar a la bolsa de mano que sostenía la mina, el chaval apenado corrió y pateo de nuevo el balón ahora con mucho menos fuerza y recogía la bolsa de la mina, el chaval le pidió mil disculpas y comento que no la había visto, la mina un poco enfadada le comentaba que tuviera más cuidado, el chaval se descojonaba de la risa al recordar aquel momento tan chusco, pero recordaba que era muy linda aquella mina) ella ahora estaba enfadada porque encontró una conversación muy animada en el celular del chaval, de aquellas donde no se dice nada pero se sabe que algo mas está ahí, la conversación era con una mina que había sido su pasado hace varios ayeres y el animoso le había contado aquel detalle, por eso quizás ella desconfiaba tanto, el chaval encendió un cigarrillo mientras ella leía y re leía dicha conversación, el chaval en la primera bocanada y un poco harto solo comento “hay mujer, si quisiera ponerte el cuerno, quizás sería con una mina diferente” la mina volteo a verlo un poco más enfadada, el chaval le recordó varios momentos extraños, como el día que la conoció, el día que por accidente le tiro una cerveza encima, el día que ella casi se orinaba de risa cuando el chaval se cayó en un charco con su traje nuevo, el dia que el chaval paso a participar con un payaso en una fiesta familiar y fue el hazme reir de toda la fiesta, la mina dejo de leer la conversación, pareciera como si hubiera encontrado algo de lo que ella buscaba, el celular lo aventó hacia el sillón y se le fue con las dos manos al chaval encima, “eres un hijo de la chingada, siempre sabes cómo hacerme sonreír” y le tomo del cuello mientras lo besaba, el chaval solo se quedaba quieto, no podía creer, la mina le había creído y quizás por eso no iba a cambiar, quizás ahora buscaría cambiarle el nombre al contacto, “Mi Pasado” era un mejor nombre.

IV
Suspiraba el chaval con una sonrisa, recién le había marcado su novia, al parecer las cuentas les habían fallado, el chaval sonreía, quizás no era la mejor época en su trabajo, ni siquiera era el mejor momento que estaban como pareja, el chaval rentaba un departamento pequeño y la mina aún vivía con sus padres, la mina se había notado un poco molesta pero el chaval no podía ocultar su felicidad solo dijo “hay que esperar los resultados del laboratorio hoy mujer” , era buen momento quizás para empezar una nueva vida, se puso los audífonos y sonó “Vos Sabes- Los Fabulosos Cadillacs” era de buen augurio, siguió trabajando hasta cuando recibió la segunda llamada de la mina, “Sabes, está confirmado, acabo de revisar los exámenes en línea, creo que tendrás que dejar de fumar” él chaval brinco como la vez que anotó el gol del gane en la final, estaba más feliz que cuando acabo la licenciatura, más feliz que cuando beso los labios de la mina por primera vez, estaba en un éxtasis total pero no le decía nada a la mina, solo “necesitamos ver que vamos hacer, de qué forma le diremos a tus padres y creo que tendré que dejar la maestría por un tiempo” la mina no estaba tan feliz, solo le pidió “¿podemos vernos después de tu trabajo, en tú depa?” el chaval victorioso y sabiendo que el trabajo del día podría esperar solo comento, “si quieres nos vemos en una hora, pido permiso tengo ganas de verte” la mina solo asintió y le mando un par de besos por el celu, el chaval empezó a escribir los pendientes y acudió con el médico de la empresa ya que sabía muy bien que hacer y que síntomas decir que tenía para que lo mandaran a descansar a casa y así fue, el médico le autorizo la salida, el chaval no podía ocultar la felicidad así que paso por unos chocolates de los que le gustan a la mina y unas rosas, es la primera vez que le iba a regalar las flores que le gustaban; el chaval espero en el auto hasta que la mina apareció, por la espalda le abrazo y le dio un par de besos en el cuello, la mina seguía como enfadada, se dieron un abrazo de esos que te hacen sentir como la piel se eriza, el chaval le dio los presentes a la mina y ella quitaba su mueca de enfado y esbozo una ligera sonrisa, siguieron rumbo al departamento, en el elevador se veían fijamente a los ojos y el chaval quien sabe porque poso su mano sobre el vientre de la mina, después le dijo cuanto le quería y le regalo un beso grande, al entrar al depa la mina se fue a la cama del chaval, y el chaval corrió por un par de jugos al refri y la alcanzo de inmediato, se recostaron los dos, el chaval le tomo de la cabeza y le hacía “piojito” y empezaron a platicar los posibles nombres, si era niño o si era niña, el chaval empezó a desvariar y empezó a platicarle a la mina que se imaginaba que sería un varón portando el 1, aquel chaval que iba a dejar el todo por el todo bajo esos 3 postes, aquel chaval que iba a cambiar el mundo y que quizás iba a ser el mismo que iba a descubrir la cura para enfermedades terminales, la mina decía que iba a ser una nena y que sería como una princesa donde el chaval seria el dragón que la cuidaría, se dieron un beso grande acompañado de un abrazo gigante, hasta que se quedaron dormidos.

Al despertar, la mina ya no estaba con el chaval y había una carta de la mina en el buro junto a las rosas que le regalo el chaval, en el cual empezaba diciendo que había pasado un momento maravilloso haber desvariado con él, pero que ella huía, no quería empezar una nueva vida, el chaval estuvo a punto de romper aquella carta, corrió a la cocina y se sirvió un coñac, se lo tomo tan rápido que no lo disfruto y busco de inmediato sus cigarrillos, no los encontraba hasta que por fin dio con una caja, la cual al destaparla no tenía cigarros, si no otra carta, la desenvolvió y era la letra de la mina en la cual decía, “perdóname por hacerte pasar este mal trago, pero sabes, no sabía la forma de decirte que quiero que dejes de fumar, pero creo que lo hice de la manera incorrecta… no estamos embarazados, márcame cuando leas la carta” el chaval muy desconcertado, le marco a la mina, ella contesto en el tercer tono y después del típico “Bueno” el chaval solo le dijo “entonces ¿Puedo ponerle la playera del #1 a nuestros recuerdos?, por cierto, ¿Dónde dejaste mis cigarrillos?”.




martes, 29 de marzo de 2016

se acerca el Final...

“los Amores cobardes no llegan a amores ni a historias se quedan ahí, ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar”

El chaval vestía aquel traje negro que tanto le gustaba con unas delgadas líneas negro brillante en vertical que no se notaban a menos de que estuvieras muy cerca del mismo, una camisa blanca con unas rayas verticales en blanco sensibles al tacto y una corbata roja con líneas en rojo en diagonal que igual eran casi imperceptibles, unos zapatos negros que apenas era su tercera lustrada, se recortó un poco la barba y se puso un poco de gomina en el cabello, camino hacia la calle y el ambiente se sentía con una vibra especial como si se previera un futuro que ya sucedió, no se subió a su auto el sabia ya cuál era el final de la historia así que intento desafiar al destino por fin después de tanto tiempo se subió a un colectivo, sabía bien la historia hoy le esperaba el ultimo día en el trabajo, el ultimo día con aquella mina ya con varios ayeres en la bolsa pero aun sin un compromiso formal, en el trabajo sucedió lo previsto, un pequeño error que no fue accidental y desencadeno en hacerse de palabras con su superior incluso ya muy subidas de tono, cada uno saco su coraje y el código postal como dicen en el barrio, el chaval se retiró justo a la hora de la comida ya no paso ni siquiera a recoger sus cosas en la oficina a pesar de que había renunciado y su superior le había aceptado la renuncia, camino hasta donde llego a un bar donde aún tienen vigente la “happy hour” que era donde iba a ver los partidos del Real Madrid en la Champions League, los vasos fueron desfilando hasta cuando el chaval midió que llevaba 3 horas, justo en el momento que tenía que haber salido de su trabajo se salió del bar, se subió de nuevo al colectivo mientras iba pensando en que le diría a la mina, ya que no le gustaba andar en colectivo por la ciudad, al llegar a fuera del trabajo de la mina ella estaba muy molesta había tenido un día más bien jodido o para englobarlo mejor tuvo el peor día en la historia de esa empresa, la saludo con un trio de besos uno en cada mejilla y uno en la boca y antes de que la mina dijera algo el chaval se adelantó:
                Chaval: Sabes tengo dos noticias que darte, una buena y otra mala, ¿Cual prefieres?
                Mina: Ya sabes inicia por la mala
                Chaval: La mala es que ando borracho como ya te diste cuenta  (hizo una pausa)
                Mina: ¿Y la buena?
                Chaval: La buena, es que tampoco tengo trabajo (mientras sonreía)

La mina le dijo varias linduras culpando obviamente el estado alcohólico en el que estaba, que era una irresponsabilidad y un falta de madurez terrible que era lo que lo caracterizaba, la mina claramente estaba molesta y el chaval recordando sus dotes hizo lo propio, paro un taxi y se dirigieron aquel restaurante italiano que tanto le gusta a la mina, la mina apenas probo bocado, el chaval ni eso hizo, solo tomo 5 vasos con whisky, al salir la mina le pidió que la llevara a casa, el chaval no muy gustoso pero acepto, al parecer la mina no compartía la misma felicidad del chaval, al llegar a casa la mina exploto en contra del chaval, solo porque cuando bajaron del taxi el chaval encendió un cigarrillo, no tenía nada de malo en apariencia, a muchos les da por fumar cuando están ebrios, pero el chaval tenía 5 años sin fumar por petición de la mina y de un cachetadon le tiro el cigarrillo, el chaval ni lento ni perezoso flexiono sus rodillas y volvió a tomar el cigarrillo del suelo y lo llevo a su boca, la mina bastante enojada le dijo “Que facilidad la tuya de que mandes todo a la chingada por un pinche cigarro, mejor dijo, que bonita forma de mandar a la chingada todo por tu pinche inmadurez”  el chaval solo le sonrió un poco y soltó el humo al mismo tiempo, la mina se le quedo viendo por 3 bocanadas más esperando a que el chaval dijera algo, pero no, cuando la mina se iba a dar vuelta, el chaval saco el cigarrillo que aun tenia media vida y lo aventó al suelo como las ilusiones de la mina, intento besarla pero la mina no lo dejo, el chaval solo dijo “Anda, dame el último beso, quiero guardarlo en el recuerdo, por si este ya es fin” la mina hizo lo que no había realizado en los último 7 años con el chaval, algo que llaman ceder a las peticiones del otro y se dieron un largo y cálido beso como el primero que se habían dado en una plaza comercial, el beso en si fue una gran explosión en ambos casi como el primero, la diferencia era la esencia del beso, porque el primer beso auguraba una larga historia y este que era el último solo sabía aquellas mieles que te dicen que ya es el final, la mina despego los labios de ese gran beso y le dio un abrazo así como le deseaba suerte, el chaval hizo lo propio le regalo un abrazo fuerte de esos que le llaman de oso y le deseo mucho éxito, dieron el último suspiro y el chaval camino por la banqueta, la mina solo se le quedo viendo hasta que por fin se fue de la vista, la mina entro a casa, tomo un litro de helado de chocolate que tenía en el congelador y se dedicó a ver “el Diario de Bridget jones”, el chaval entro a un bar de muy mala monta, de esos donde aún hay ficheras y la cerveza es muy barata, bailo con un par de ellas y después se sentó en la barra ya algo tomado platicándole la historia al cantinero, el hizo lo propio que era hacer como que lo escuchaba para que consumiera más y lo logro, ya que a las 3 am que cerraban al chaval lo echaron a regañadientes, el chaval podía haber agarrado un taxi para llegar a casa pero prefirió irse caminando por media hora esperando encontrar algún bar abierto, algo que no sucedió.

Al llevar el chaval al departamento le dio fuego a una botella de tequila un conmemorativo que la mina le había regalado en el último aniversario, se le hizo una gran idea tomarse una foto tomándoselo directo de la botella y la subió a una red social con la canción que escuchaba en ese momento “Los amores cobardes no llegan amores ni a historias, se quedan ahí, ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar” dicha publicación tuvo varios likes, varios comentarios de aliento y cinco minutos después la mina le marcaba con el pretexto de que una amiga le había dicho que el chaval estaba muy mal parado, el chaval tan seco como es su costumbre solo le respondió  “Sabes, ya no somos nada, no tienes por qué preocuparte”  de inmediato colgó y la mina intento un par de veces más pero el chaval rechazaba la llamada, el chaval se terminó la botella y se quedó dormido ahí en el piso la fotografía era muy dramática muy jodida.


Al despertar 11 horas después el chaval vio su celular y solo suspiro, había varios mensajes de la mina y le enviaba fotos de cómo se sentía que era un juego que ellos tenían pero el chaval hizo caso omiso, sabía que no iban a volver, se metió a bañar para aclarar sus ideas y quitarse un poco ese aroma tan jodido y cuando salió se dio cuenta de las llamadas perdidas de su jefe y un mensaje de voz diciéndole que si lo había pensado bien, podía regresar al laburo, el chaval elimino el mensaje, hizo una maleta para 3 días y salió rumbo a la central de autobuses, compro el siguiente boleto hacia el estado del sur el último en donde colinda con el siguiente país, al llegar ahí se dio cuenta que había olvidado su pasaporte, así que se apresuró y fue a migración a reportarlo como robado, le dijeron que tendría el siguiente en 5 días hábiles pero el chaval fue más hábil y repartió unos cuantos devaluados algo que le permitió que cambiaran de 5 días hábiles a 24 horas, el chaval camino hacia el centro y rento una habitación solo por esa noche, después compro una cajetilla de cigarrillos y una botella de whisky, mando un mensaje a sus familiares y en las redes sociales solo tomo una imagen donde él estaba tirado en la banca de aquel parque con la botella de whisky en los brazos y el fumando con el título “Cerrado por reaparición”, después el chaval fue a comer algo porque ya tenía mucho que no comía y compro lo típico para después caer dormido.


Al siguiente día el chaval se bañó, bajo a desayunar al centro y después paso por su pasaporte que mágicamente ya lo tenía, ahora sí, solo paso por su equipaje y paso a comprar un cuaderno bastante mono y un bolígrafo de los finos solo para tener más equipaje, iba a relatar día con día su travesía por si los recuerdos llegaran a traicionarlo, se fue a la central de autobuses y compro un boleto para salir en unos minutos hacia la capital del país vecino.


Al cruzar la frontera sur, el chaval sintió rodar unas lágrimas por sus mejillas, nunca le habían gustado las despedidas y creía que era bueno que nadie lo despidiera, después recordó que ese era el motivo del viaje, al llegar a la ciudad se dio cuenta que estaba más jodido que de donde venía, así que presuroso encontró un hotel 4 estrellas y ahí se quedó un par de noches, las mismas que fue al mismo bar a probar las delicias alcohólicas de dicho lugar, ahí tuvo un pequeño altercado por su nacionalidad algo que le obligo a salir de ese país a la mañana siguiente, y así siguió con su viaje se quedaba 3 días en un país y se iba al siguiente, hasta cuando llego a uno donde su padre le había dicho que era el mejor país del mundo, se quedó en un hostal y se dispuso a recoger los pasos de su viejo, ahí conoció a una mina mientras el escribía sobre su viaje, la mina le intereso un chaval así, fueron por un café y después de unas palabras estaban tomando un poco de cerveza, la mina se animó y le comento que si le acompañaba a una fiesta al otro día a casa de sus padres pero en calidad de su novio, el chaval no tenía nada que perder y la mina estaba de muy buen ver, todo era miel sobre hojuelas el chaval y la mina Vivian juntos ya llevaban 4 meses el chaval trabajaba de mesero en el mismo lugar donde la mina era la administradora pero una noche fue una compatriota del chaval y los tragos hicieron que el chaval tuviera una gran noche con ella, la mina por supuesto que lo corrió y el chaval continuaba por su travesía, después de un mes trabajando de cualquier cosa en el camino llego a un país con conflictos civiles, ahí se alió a una guerrilla, en verdad no tenía nada que perder pero el chaval tuvo un gran desempeño después de 8 meses ya era un buen líder en esa guerrilla, un día se le ocurrió visitar las redes sociales y la mina que había dejado en su país, le mandaba un mensaje bastante molesta “Eso que haces es una niñería, pero te esperare para que cumplas con tu promesa recuerdas, aquella donde moriríamos juntos”  el chaval derramo una lagrima pero ahora estaba dando su vida por otra patria,  un día leyó un periódico matutino, venia su foto y con la leyenda “El nuevo che Guevara” , estuvo a punto de morir el chaval en 4 enfrentamientos en el último año, así que decidió marcharse cuando controlaron la mayor parte del país, huyo hacia el último país que quedaba ahí encontró a una mina muy linda, ella traía una playera del Necaxa que era el equipo favorito del chaval en su País, la mina la tenía porque su exnovio acababa de regresar de aquel país solo para darle esa playera y decirle que se separaban, la mina y el chaval hicieron buenas migas, sobre todo cuando el chaval no se quiso acostar con la mina y mejor le dedico las siguientes palabras “sabes, vengo desde mi país siguiendo mi hilo rojo, y mira con quien vino a dar, una mujer lindísima, no sé qué carajos hice para merecer tal regalo”  la mina claramente se sonrojo y le dijo “sabes, una bruja me dijo que mi destino estaba  en lo que se conoce como el fin del mundo, te parece si nos vamos?” el chaval acepto la propuesta  y al siguiente día empezaron la huida, duraron 7 días en llegar pero en cada día era una historia diferente, la mina estaba muy encariñada, el chaval estaba muy enamorado se había creído su propio dialogo, la mina y el chaval se asentaron en esa provincia justo donde en verdad se acaba el mundo, durante 10 años vivieron felices, tenían 3 hijos el primogénito se llamaba igual que el chaval, el segundo igual que su padre y la tercera era una nena hermosa el claro reflejo de su hermosa madre, un día de aquellos que todo sale mal, por poco y agarran al chaval los de inmigración por estar trabajando en ese país sin la licencia necesaria, lo bueno es que eran corruptos y el chaval pudo llegar a dormir a casa, así que al otro día consiguió los documentos de sus hijos y unos falsificados de el para volar a su país, ahora después de tantos años, era algo arriesgado pero era la única salida, en todo el sur sabían quién era y tarde o temprano iba a caer en manos de la justicia, al llegar a su país primero visito el departamento de su hermano mayor que era escritor, aún vivía ahí con su familia y después de contarle dicha historia el chaval le regalo sus memorias eran 7 cuadernos totalmente llenos de información que debían de ser tratadas con pinzas para que fuera un éxito, su hermano tiempo después publico el libro llamado “El Nuevo Che” fue un gran best Seller, su hermano le presto el departamento a él y a su familia, sus padres Vivian en provincia y el chaval llevo a su familia para que los conocieran, estando allá su hermano le hablo para ver si quería un trabajo muy bueno, el chaval dejo a su familia con sus padres y se regresó presuroso.



A la mañana siguiente el chaval se afeitaba y se ponía nuevamente un traje, iba a una entrevista de trabajo solo era de rutina ya que el puesto era seguro para el por la recomendación que tenía, después de haber estado en la entrevista que le fue muy bien, el chaval decidió pasar a un bar, aquel bar mítico donde empezó su huida donde había aun “happy hour”, en el sexto trago, el chaval recibió una visita, era la mina, aquella mina que había dejado hace ya más de una década, platicaron como viejos conocidos, como viejos amores, se dieron unos besos y la mina termino convenciendo al chaval de que la fuera a llevar a su casa, estando ahí el chaval y la mina tuvieron una noche bárbara, tanto fue así que cuando la mina le pregunto al chaval que de qué forma quisiera morir, el tarareo una canción “Si me pudieran dar a elegir, ¿cómo y cuándo? Yo quisiera morir, contestaría acostado feliz de estar a tu lado víctima de un sexo exagerado, sonriendo, mirando al techo con tu cabeza en mi pecho”  la mina seguía enamorada del chaval al parecer, se aventaron el último round en la cama y la mina se puso sobre su pecho, el chaval se quedó dormido viendo al techo, la mina saco un revolver que guardaba en el cajón y de un balazo le voló los sesos, después le dio un beso grande al chaval y marco a la policía, al escuchar la policía cercana la mina abrazo al chaval y no dejaba de besarlo, después con los labios aun juntos se disparó igual en la cabeza, la imagen era perfecta, el amor de hace muchos años morían como habían prometido, juntos y con un largo beso…



jueves, 17 de marzo de 2016

29/02/2016

Hay días en los que simplemente no quiero levantarme de la cama, estoy con los ánimos por los suelos y para variar hoy fue un día de esos, no quería verte, no quería tocarte ni que me tocaras solo quería que desaparecieras de mi vista o desaparecer de la tuya.

Y aunque intento no sé cómo controlar esto que siento, solo sé que ya quiero estar sola y al mismo tiempo le temo a la soledad, a veces siento que tu amor me hace daño o seré yo quien hace el daño.

Como quisiera que mi memoria fuera como la de los teléfonos que solo la formateas y todo se borra, queda en blanco y puedes empezar de nuevo pero no es así, día a día recuerdo cada alegría y a la vez cada lagrima que he llorado por cosas que realmente no valían la pena, pero en su momento me hicieron sentir ese odio esa desesperación de gritar lo que sentía para que no me siguiera doliendo tanto…

Hace tanto tiempo que te fuiste… que mi corazón te despidió después de tantas lagrimas lloradas, quedarme sin ti es haber perdido nada.

Nunca te fui suficiente lo que te di, quise hacer el último intento pero nunca quisiste verlo, ahora que estoy sin ti quieres decirme que aún me amas, encontré muchas razones para dejarte perdí un millón de lágrimas intentando olvidarte y ahora todo ha quedado en el pasado estoy mejor sin ti….


Vanessa Padilla Núñez.

viernes, 4 de marzo de 2016

Te recordé

Fue raro mi forma de despertar, tenía demasiado frio y eso me hizo sobresaltar, al abrir los ojos me quedé estupefacto, estaba sentado en el suelo recargado en la cama, puta madre solo logre balbucear al darme cuenta que había más desmadre en mi cuarto que de costumbre, las cobijas todas aventadas en diferentes lados, el despertador marcaba la 01:34 y la alarma estaba a las 3:33, que raro casi apostaría que estaba a las 5:15 como de costumbre de inmediato busque mi celular recordaba que estaba leyendo unos tweets antes de dormir, lo encontré guardado en el closet donde siempre dejo el dinero que traigo en los bolsillos cuando me cambio, ahí donde siempre están mis chocolates ahora estaba mi celular, ahí marcaba las 3:35 solo dos minutos después de cuando me sobresalte, ya casi estaba sin batería quizás si no me hubiera despertado el reloj no me hubiera despertado y no me hubiera presentado al trabajo ese día, me sentía raro tenía un dolor en la zona de las costillas como si me hubieran pegado, también en la zona de los antebrazos pero no traía ningún moretón, era muy raro todo, mi celular lo puse a cargar y el despertador le ajuste la hora y la alarma a las 5:15, empecé a recoger mi cuarto hasta cuando recordé que tenía  que ir a trabajar entonces solo acomode las cobijas y me disponía a dormir, estaba cerrando los ojos cuando sentí un frio espantoso, me pare de nueva cuenta revise las ventanas y las mismas estaban cerradas, revise la puerta y también, empecé a deambular por mi cuarto hasta que me di cuenta que había una zona más fría se sentía como si un poco de aire se moviera de dirección, encendí de inmediato la luz pero no se vía nada así que volví apagarla, recordé que decían que a los malos espíritus se les ahuyentaba con el siempre hecho de decir groserías, estaba a punto de recitar todas las que se me pero algo me hizo cambiar de parecer, ¿y si se tratara de un buen espíritu? ¿Y si solo está jugando con mi mente?, me senté en el borde de la cama mientras me llevaba las manos al rostro, alcance a mentar un par de madres y empecé a platicar solo “hey, ¿Qué tal? ¿Qué haces aquí?, me imagino que es muy jodida tu existencia como para venir a pasar el rato conmigo, ven hermano siéntate y hay que charlar de lo jodida que es la vida”  hice una pausa y recordé un chiste que acababa de leer, sabes te contaré un chiste, un día mi madre me dijo “Hijo, eres un fracasado.” Yo solo le respondí, bueno al menos no tengo un hijo pendejo mamá, y estalle en risa con el chiste, en verdad me había dado gracia, se me quito la risa cuando empezó a moverse aquella sensación fría, volteo unas hojas de mi libreta de escritos hasta que paro en una, encendí la luz pequeña que tengo para leer y empecé “…la mina caminaba en el andén como si nada pasara, ¿acaso no sabe que el chaval es una basura? Por favor que alguien le diga a esta mina que ella tiene un mejor futuro lejos de este chaval...” de inmediato se cambió bruscamente de página como a 5 adelante, perteneciendo a otro escrito “… así era como el chaval se lamentaba de aquella perdida, vaciando las botellas de whisky que tenía para un evento especial, sí que era especial aquella elección era la peor de su vida, aunque muchos lo veían como un tipo exitoso, él sabía que solo vendía espejitos y no lograba cerrar aquel circulo…” de pronto el cuaderno se cerró y un cajón se abrió, empezaron a salir “volando” los cuadernos hasta que en uno paro y las hojas empezaron a moverse de derecha a izquierda, me acerque para leer un poco “… la mina y el chaval volvieron a encontrarse, ella lucía una sonrisa perfecta, él tenía un aroma muy peculiar de whisky de 12 años y tabacos de los rojos, ella cruzaba la esquina de norte a sur y él de sur a norte, al tenerse de frente el chaval no hizo otra cosa que darle un beso de aquellos que se roban en la secundaria, la mina lo acepto gustosa aunque después le propino tremenda bofetada que todos los voltearon a ver, la mina le dijo “¿Sabes cuánto te has tardado?” solo contestó el chaval, lo suficiente para dejarnos extrañar y que este beso no viniera de un extraño…  el cuaderno se cerró, voltee a ver el despertador y marcaba las 3:59, sentí como si el viento frio hiciera un remolino y se iba esfumando poco a poco, no podía creerlo, así que decidí recostarme un poco.



Al abrir los ojos me di cuenta que no había pasado el tiempo, seguían siendo las 3:59, no es posible, brinque como resorte y me fije en el celular, en efecto seguían siendo las 3:59, pero sentía como si flotara, me di cuenta que estaba flotando cuando hice un movimiento hacia arriba y me vi ahí acostado, la sensación fría era como mi guía, empezamos a volar y solo me dijo “sígueme”  le hice caso, nos trasladamos en el tiempo unos años atrás donde veía a la mina de la cual escribía, quise quedarme para verla pero la sensación me jalo del brazo, a pesar de que me aferraba para seguirla viendo me logro elevar y solo me quede con el recuerdo, regresamos a mi cuarto y sentí como si me aventara con mucha fuerza a mi cuerpo, me sobresalte incluso recuerdo que tome una gran bocanada de Aire, me senté en la cama y vi el despertador 4:00, me volví a recostar y mi teléfono recibía una llamada por el mensajero de una aplicación, era ella, acepte la llamada y antes de que pudiera decir algo ella dijo “sabes, me gusto que me vinieras a ver, aunque fue en mis sueños pero ti vi, ¿recuerdas?, hace cuánto tiempo, te mando un abrazo de oso, cuídate… y se cortó la comunicación no podía creer no alcance a decir nada, más bien no pude decir nada tenía un ¿Sabes cuánto te he extrañado? Atorado en mi garganta, intente devolverle la llamada pero no contesto, le mande un mensaje solo diciéndole cuanto la he extrañado, pero ella nunca contesto, cerré mis ojos viendo la imagen de aquella aplicación, y me desperté mientras mi despertador no paraba de sonar y marcaba las 3:33, me pare apagarlo y del spotify empezó a sonar… “yo soy así, no hay nada que pueda cambiar un sentimiento sin igual desde que el mundo está girando, y me perdí, ya nunca más pude volver…”


jueves, 18 de febrero de 2016

Reparador de Espejos


“tenían que haber existido unos kilos de mas
Unas cuantas historias para que al final
Otra vez el destino decidiera juntarnos”


El chaval se sentía muy ansioso sabía a ciencia cierta a que se debía esa ansiedad pero dentro de sus conclusiones quería culpar al agobiante calor de aquella tarde, también intento culpar a las obras publicas que como consecuencia había hecho que el transito fuera un poco más complicado y sin avenidas primarias, busco también culpar a las 5 horas en autopista y 30 minutos de estar manejando, solo suspiro cuando empezó a sonar en el sonido de la camioneta “Tenían que haber existido unos kilos de más, unas cuantas historias para que al final, el destino decidiera juntarnos… estas tan hermosa en serio que sigues igual, si acaso ese look que te ha dado el ganar…”  cerro los ojos por unos segundos mientras recordaba con su mano derecha abrió la consola y saco el ultimo cigarro que quedaba aquel llamado de la suerte, lo encendió mientras seguía cantando “Cuéntame” de Lazcano Malo, el transito empezó hacerse cada vez más ligero o al menos así lo sentía el chaval, observaba todo alrededor y se daba cuenta que todo había cambiado demasiado y eso que tenía pocos años de haber pasado por ahí, el gran mostró de la urbanización había acabado con aquel paisaje tan provinciano que aún se observaba, lo interrumpió la voz del GPS que le decía que tenía que girar en “U” y a 25 metros estaba su destino, el chaval solo repitió “destino” chingada madre tan bonito que se escucha eso, al dar la vuelta como un auténtico cafre logro colarse en el estacionamiento, busco un lugar que no fue difícil y con las manos sudorosas caminaba despacio tarareando la canción de cuéntame, al subir las escaleras pensó en mil cosas, pensaba en dar media vuelta e irse, pensaba en que quizás ella no estaría ahí esperándole y si estaba estaría con un grupo de personas porque ¿Quién podría ver a una persona de su pasado sin saber si es un delincuente? Y el chaval tenía toda la facha de uno, la ansiedad aumentaba en cada paso mientras se reflejaba en las puertas de cristal de esa pequeña plaza comercial, pfff paso por su último trabajo en esa ciudad y vino el recuerdo de la educada que no era más que una voz que escucharon en la noche que solo dijo “Buenas noches” mientras estaba todo cerrado y solo el equipo de trabajo dentro, eso quizás le calmo un poco la ansiedad, llego al lugar acordado, primero se dirigió al área de fumadores, en la primera mesa estaba un grupo de 4 minas el busco en cada rostro pero en ninguno se reflejaba aquella sonrisa que le había hecho manejar hasta ese lugar, después paso a la segunda mesa y una pareja estaba discutiendo pero tampoco estaba ella, solo quedaba una mesa y había una mina de espaldas que según los recuerdos no concordaba con ella, la mina que estaba sentada volteo y le regalo una sonrisa pero no era ella, el chaval resignado a que aquella mina no estaba miro hacia adentro del local y vio a una mina de espaldas en la mesa estaba un tarro solo con limón y sal a ¾ de su capacidad y una cerveza mediana con un tercio de líquido restante,  una cubeta donde se ponen los residuos de las alitas y las servilletas, el chaval saco su celu y mando un mensaje preguntándole donde estaba, la mina que estaba sentada en esa mesa saco de inmediato el celular, el chaval camino con más ansiedad dando pasos cortos y le toco el hombro a la mina que con el celular en las manos aún se intentó parar, se saludaron con un beso en la mejilla y un abrazo corto pero que si hubiera hablado hubiera dicho “qué bueno que nos volvimos a encontrar”, el chaval suspiraba mientras se sentaba con ella, pfff “que hermosa sigue” solo musito el chaval mientras se moría de ganas de robarle un beso sin que la mina se diera cuenta, pidió de inmediato un tarro igual pero con diferente cerveza y apuro a la mina para pedir una orden de alitas, empezaron a platicar con cosas del presente, la mina tenía el celular en la mano el chaval a pesar de que le caga esa acción no decía nada, quizás era una señal para que solo cerraran el ciclo y el seguiría con su itinerario en esa ciudad que era ir a embriagarse con un par de amistades.

Con el transcurso de la plática el chaval sacaba su total lado inmaduro que es algo que siempre le había molestado a la mina por una falta de compromiso, todo iba bien hasta cuando la mina se paró al sanitario después del primer litro de cerveza, el chaval intento clavar su atención en el partido que estaba en el televisor pero no, no lo logro, cuando la mina iba regresando el chaval solo la observo e intento no cerrar los ojos pero lo hizo, entre si se dijo “Ya valió madre” en clara señal que el enamoramiento no había concluido en ningún momento, vino el momento de la plática del pasado, de los reproches dados a distancia de las malas decisiones que el chaval había tomado, el chaval intentando mitigar la culpa la abrazo ella se recostó un poco sobre su pecho y dijo “Se escucha tu corazón”, el chaval solo volvió a suspirar, la mina presurosa de su bolso saco un chocolate de los que le gustan al chaval, él lo acepto aunque no traía ningún presente para ella, después vinieron las pláticas del trabajo de cada uno, de la forma en que están en desacuerdo para actuar y las posibles soluciones que si se dieran en una junta de trabajo quizás se podría cambiar el rumbo del mismo, el chaval volvió abrazar a la mina y busco sus labios no se sabe en qué momento se encontraron nuevamente después de tantos años, pero parecía como si hubiese sido el primero, si se hubiera sacado un cortometraje de ese beso se podría ver de fondo se sentía como la erupción de todos los volcanes al mismo tiempo, el derrumbe de un edificio, un gol de Cristiano Ronaldo, Messi, Roberto Carlos, Ronaldo de Assis, Ronaldinho y Rivaldo al mismo tiempo, como las campanadas de la iglesia cuando inicio el movimiento de la independencia de México, las elecciones donde hubo cambio de color en el gobierno por primera vez, la canción de Vértigo de Ismael Serrano y por ultimo “Cuéntame” de Lazcano malo a la luz de las velas, el chaval pensó que estaba soñado tantas cosas pasaron en un solo beso, quizás el GPS estaba diciendo la verdad, que ahí estaba su destino.

Después de un par de horas siguieron jugando a lo prohibido en aquel local, se notaba el brillo en los ojos de la mina o quizás era el reflejo de los anteojos del chaval, parecían dos enamorados de secundaria estando en esa mesa, el chaval no quería que acabara la noche la mina tenía que irse, el chaval busco acercarla lo más a casa, ella acepto quien sabe porque, pasaron al minisúper le puso una canción a la mina mientras esperaba en la camioneta, claramente era la de “Cuéntame” de Lazcano Malo,  el chaval necesitaba un cigarro para recordar que estaba vivo, también compro un par de paquetes de goma de mascar y un chocolate del que le gusta a la mina, y continuaron su huida, por la mente del chaval paso proponerle un par de horas más, necesitaba que esa noche nunca acabará, la mina le brindo unos minutos para poder fumar mientras se daban besos grandes como los que describe Oceransky en cada beso se sentía como si el mundo se moviera, aunque quizás solo era el movimiento de rotación natural del planeta… y si el chaval estaba de nueva cuenta enamorado o más bien dicho se notaba que él siguió enamorado de la mina, llego el momento de la despedida, el chaval recordando que tenía aun un anillo de ella, le dio un objeto personal de él muy preciado pero de muy poco valor económico quizás, la mina intento darle uno pero el chaval no acepto, siguieron el camino el chaval insistía en verla el siguiente día, la mina lo dejo en duda pero era más seguro un no, se dieron el último beso antes de que la mina bajara de la camioneta, un beso de aquellos que se sienten como un Adiós y no un hasta luego…

El chaval llego a donde se hospedaba mientras fumaba un cigarrillo recordaba los besos de la mina, cancelo de última hora su borrachera y se puso a escribir y llego a la conclusión que él que era un gran reparador de espejos, ahora necesitaba que le repararán el suyo.




miércoles, 27 de enero de 2016

No sabía quién era

"el Sol limpia las calles, la memoria,
feroces pasiones atenúa.
Invéntate el final de cada historia,
que el amor es eterno mientras dura"

Media noche, quizás sea el momento menos oportuno para que este despierto y sobrio, pasan tantas cosas por mi cabeza que me veo obligado a sacar un tequila y sumergir esos pensamientos de mi cabeza, no es tan buena idea pero es lo que funciona de forma rápida y eficaz, ¿Por qué sea? No sé, pero el teléfono no deja parpadear el led en señal de que hay algo pendiente, pero no quiero revisar, tantas cosas han pasado que quizás no era el futuro que me imaginaba, no es peor pero tampoco es mejor, me preparo otro caballito de tequila y justo cuando voy a tomarlo se ilumina la pantalla del celular y aparece la razón de una llamada de un número desconocido, pienso un poco para tomar la llamada y lo que hago es tomarme de golpe el caballito mientras  con mi mano derecha tomo la llamada:
Yo- ¿Bueno?
Ella- ¿Qué tal, como te ha ido? Recuerdas hace algún tiempo teníamos llamadas a media noche. (Se notaba una sonrisa mientras hablaba).

Yo- Recuerdo muy poco disculpa ando un poco borracho.
Ella- Sabes tenia tantas ganas de que en alguna borrachera algún día me hablaras, siempre te escuche sobrio y nunca te vi borracho, los demás decían que si tomabas muy a menudo pero conmigo lo más que llegaste a tomar fue un capuchino con amaretto.

Yo- No te pierdes de mucho, yo creo que soy el mismo borracho y sobrio, pero quizás borracho pienso más antes de hablar.
Ella- Sabes siempre quise que fueras conmigo como eres con los demás, que no me sobreprotegieras, que no fueras tan aparentemente educado, que no moderaras tu lenguaje, que fueras más agresivo, no sé, me enamore de aquella figura que tenías con los demás menos con la que tenías conmigo (se escuchaba que ya había borrado su sonrisa).

Yo- Una disculpa pero me gustaba tratarte como alguien especial en mi vida porque eso eras, pero ya vi que no fue buena idea, quizás de ahí radica del porque concluyen mis relaciones amorosas.
Ella- Pero sabes ya fue, quizás eso es lo primordial hablarlo en el momento, tu rostro de seriedad así como tu comportamiento tan inmaduro y tu falta de compromiso te hacen único, aunque sabes eres una persona tan distinta, me tocó verte en tu trabajo, con tus amigos en el mismo bar que me encontraba con unas amigas en una ocasión que incluso te liaste a golpes por defender a una mina que ni conocías pero que no ibas a permitir que le pegaran a una mujer, te vi varias veces mientras jugabas futbol  eras tan distinto ahí que fue donde de plano me enamore de ti, tú liderazgo dentro de la cancha, tus gritos, tu manera de jugar tan agresiva y sobre todo los rituales que hacías debajo de la portería que hacía notar que fueras una persona distinta, alguien que creía en algo.
Yo- Creo que me conoces más a mí que lo que yo me conozco, no busco ser el mismo siempre quizás porque es lo más aburrido que se puede hacer, sabes mi pasión por el futbol ya disminuyo pero mi inmadurez esa sigue presente.

Ella- Mmmmm… (Silencio) Crees que podríamos coincidir así como si nada hubiera pasado, como si nunca nos hubiéramos conocido.
Yo- perfecto, nos vemos a las 20:30 en el bar que siempre tuvimos ganas de ir pero nunca quisimos entrar porque decíamos que solo íbamos a ir cuando tuviéramos que festejar algo.
Ella- Te veo ahí, no faltes,  estaré tomando un whisky en las rocas, del que te gusta.

Al finalizar la llamada me tome 3 caballitos de inmediato, no sabía bien quien era la mina con la que había hablado pero al parecer me conocía más de la cuenta, me dormí sin saber quién era en realidad. Al despertar me la pase todo el día pensando en quien podría ser, quizás ya estaba perdiendo la memoria o quizás solo me recordaba que regularmente me encierro en mis propios pensamientos y no logro ver más a allá de mi nariz, en el trabajo las horas no pasaban tan rápido como era costumbre, más bien era lento el tic tac del reloj gigante que adornaba mi oficina, la vida es lenta cuando tu ansiedad quiere las cosas a la voz de ya, Salí muy tarde sin darme cuenta ya que me había puesto  trabajar como una maquinita sin ton ni son, faltaban 20 minutos para las 8pm así que deje mi trabajo a medias y Salí corriendo, mi auto ya tenía mucho tiempo que no lo aceleraba tanto, llegue pasados 5 minutos de las 8pm, busque de inmediato un cigarrillo total 5 minutos más de espera no hacían la diferencia, mi ansiedad cada bocanada era peor, pero me acabe mi cigarrillo, entre como Juan por su casa no me pidieron ninguna ID o algo para identificarme, me dirigí a la barra y no vi a nadie conocido, después hice un reconocimiento del lugar, llame a un mesero y le pregunte si alguna chica sola había pedido un Whisky en las rocas, me dijo que estaba en la terraza en el área de fumadores, subí sin hacer mucho ruido y sentí varias miradas, quizás era el único de traje en ese bar, pero me valió madre y seguí buscándola, no era tarea difícil buscar un vaso whiskero y una mina sola, empecé de derecha a izquierda como regularmente busco cosas, justo en medio vi a una mina su rostro se me hacía familiar y cuando sintió mi mirada sonrió, le devolví la sonrisa, no recordaba cómo se llamaba pero la ubicaba en alguna parte de mis pensamientos, quizás cuando iba en la prepa o en la uni, en ese inter  quizás pero no recordaba mas allá, me acerque a ella, se iba a parar pero no le permití le di un beso en la mejilla y me senté aun lado de ella, le di un trago a su whisky y solo murmure “vaya, ya me hacía falta un buen whisky” ella me lo quito de las manos y le dio un trago y de inmediato me beso “y a mí me hacía falta un buen beso” también murmuró, aunque debo de admitir que me encanto esa combinación sus besos con un buen whisky, hubo un silencio y ella pidió un trago con vodka y arándano, yo pedí otro whisky y platicamos de cualquier cosa como si fuéramos dos desconocidos, ella me callaba a besos y yo no hacia otra cosa que dejarme llevar, no nos dimos cuenta cuantos tragos pasaron y mucho menos cuantos minutos fueron hasta cuando llego el mesero para invitarnos a pagar la cuenta y retirarnos ya que iba a cerrarse el bar, pague y la invite a seguir tomando, era la fiesta de un amigo pero ella no quiso, me propuso mejor ir a un lugar con menos gente, la tome de la mano y a guie hacia mi auto.


En el auto tomamos rumbo a ninguna parte, solo manejaba y por el teléfono iba evadiendo los alcoholímetros, ella me iba diciendo la ruta paramos en un minisúper y compramos cigarrillos y un etiqueta negra seguí manejando hasta que llegamos frente a la escuela donde estudiamos la preparatoria, pfff cuantos recuerdos vinieron a mi cabeza por cierto recordé que ahí la conocí, me hizo aparcar el auto y meternos como fugitivos, ahí dimos rienda suelta en aquel lugar que conocían como el revolcadero, sucedió que empezamos a recordar un tiempo cuando éramos diferentes y solo nos entendíamos con el tacto y el roce de los cuerpos tuvimos una gran noche nos quedamos dormidos después de esa sesión, al despertar mientras fumábamos unos cigarrillos el sol empezaba a salir y nosotros seguíamos tumbados ahí hasta cuando un vigilante se nos acercó, “no es posible chaval, sigues en las mismas, escuchaba tu voz en la madrugada pero no pensé que fueras tú, vengan les invito un café” seguimos al vigilante decían que era mi abuelito en la prepa porque siempre me cubría todas mis maldades, fue muy grato recordar tan buenos momentos que vivimos ahí, la mina callada solo escuchaba las anécdotas, el abuelito me invito un cigarro lo acepte hace tantos años que no probaba esos unos Alas sin filtro, pffff riquísimo acompañado con el café de un pueblito de Veracruz, me dio de nuevo muchos consejos y me felicito por lo que era hoy en día, no sé si fueron palabras de aliento pero me encanto cuando nos despedimos me dijo “bueno chaval, un gusto volverte a ver, sabía que no ibas a dejar a esa mina, pero sería bueno que cambiaras el modelito no se nota enamorado… que bueno que ya eres alguien, siempre supe que tu ibas a llegar muy lejos a pesar de que casi todos decían lo contrario”  le di un abrazo y corrí a mi auto le regale mi playera de portero que la traía en la cajuela “sigo jugando en el mismo deportivo a las 10 los sábados”, con lágrimas en los ojos solo me dijo “gracias, espero pronto vuelvas y espero irte a ver jugar” , la mina estaba como en shock no sabía que también tenía mi lado humano, me cuestiono durante todo el camino acerca de esos tiempos donde ella solo me conocía de lo que los demás decían de mí, me daba un pico a cada rato yo no hacia otra cosa que dejarme querer, fuimos a desayunar a una birria que me encanta  a ella no le gustó tanto porque decía que ya era vegetariana pero a mí me encanto, la mina solo me observaba y sorprendida me comentaba algo acerca de mi como si recién me conociera, fuimos a caminar al centro eran las 11 am, hacia tanto tiempo que no lo realizaba, mi celular ya se había cansado de sonar y que yo no atendía el llamado y ahora ya estaba sin batería pero eso me valía madre, estaba con ella como un gran viaje en el tiempo, me pidió un favor “sabes, me gustaría que nos regresáramos en metro solo para recordar cuando me dejabas en la estación chabacano y empezabas tu peregrinaje solo” asentí y caminamos de la mano en el metro, empezamos a ser dos adolescentes calenturientos con tocamientos enfrente de la gente, simple y sencillamente nos valía madre nos bajamos yo abrazándola por atrás y ella mordisqueándome la oreja, nos dimos un gran beso en el transborde, alcance a escuchar muchos comentarios como de aprobación como de desaprobación, le di una nalgada al final y ella hizo una mueca de enfado, yo solo sonreí  y en medio de la sonrisa me dio el ultimo pico, la abrace muy fuerte hasta solté “abrazo del oso” como cuando se enojaba y la contenía, ella solo se sonrió y me dijo “nunca vas a madurar, por cierto, gracias me la pase muy bien, sabes sería bueno que si ya no piensas en volverme a ver escribieras todo lo que vivimos en este día, pero sería mejor volvernos a ver”, y se marchó, yo me quede como pendejo viéndola irse sin hacer ningún movimiento solo probando de nuevo el sabor de sus labios, cuando la perdí de vista me regrese hacia el centro y fui por mi auto, iba recordando si sería bueno volverla a ver, pero quizás no sería tan buena idea, llegue a casa encendí la tablet abrí el spotify y puse en aleatorio, escuche "la extraña pareja" de Ismael Serrano y me puse a escribir esta historia…




lunes, 18 de enero de 2016

Espero que no sea la última vez

"Lo malo que sin buscarte te encuentro,
lo bueno de encontrarte es que estas conmigo.."



Sabía que las cosas no iban nada bien por eso encendí un cigarrillo mientras me guarecía de la lluvia, pensaba en tantas cosas que no lograba concentrarme en ninguna, aún estaba en shock, pero ya me habían pagado por adelantado y ya había hecho las cosas, pero lo peor que podía hacer era perder el tiempo en estar pensando, eso me di cuenta cuando una patrulla paso muy despacio cerca de donde estaba y los oficiales solo se me quedaron viendo, mientras yo jugaba a que no pasaba nada y continuaba fumando mi cigarro por fortuna no me reconocieron y siguieron su camino y así pasaron dos patrullas mas pero al ver que la primera no hizo alto total las otras solo la seguían como las ovejas siguen al pastor, espere a que salieran de mi campo visual y camine en el mismo sentido que se fueron y así durante 4 calles, pare un taxi y le comente que me llevara a la central de autobuses que por el día estaría atestada de gente y sería complicado que me reconocieran, platicamos de cualquier cosa por ejemplo de la lluvia de esa mañana, de que gran equipo era el Necaxa, las decisiones de los presidentes y también de que él quería ser futbolista pero se lastimo la rodilla, cuando por fin llegamos le pague y le di una propina bastante generosa él se fue contento y yo pase a un minisúper, compre unas tijeras y un paquete de Rastrillos de los que anuncia Rafael Marquez, así como Gel y cosas para comer, cuando Salí le regale la comida a una señora que estaba con una nena en brazos sentada pidiendo limosna, me pagaron con una sonrisa y eso fue más que suficiente, ingrese a un edificio de baños de Vapor, de esos que ya casi no existen, aproveche para cortarme el cabello, corto siempre ha sido mi estilo pero ahora fue tipo mohicano y aprovechando me afeite la barba y solo me deje el bigote como profe normalista, me veía extraño y me sentía también extraño como si no fuera yo, total Salí diferente y empecé hablar como jalisquillo para evitar mi tono chilango, fui a la ventanilla de autobuses de primera y compre un boleto para un lugar lejano donde me gustaba estar conmigo, sabía que en esos autobuses no se subían los oficiales a revisar identidades y tampoco daban informe de sus pasajeros, al pasar por la puerta de inspección el oficial en turno me pidió identificarme, saque una credencial que tenia de cuando era estudiante y aún estaba vigente, venía con otro nombre Julio Martinez Hernandez pero si venia mi foto, esto porque gracias a un amigo que trabajaba ahí no recordaba mi nombre y puso el primero que encontró en la lista, algo que me había molestado ahora me estaba gustando porque ese tal Julio no tenía problemas con la ley, espere por 10 minutos y por fin aborde el autobús.

El camino estuvo sin problemas solo un retén militar pero el chofer solo presentaba la lista y no se subían a revisar, así que llegamos con un retraso solo de 10 minutos al destino, al llegar me compre un gorro de los que venden a fuera de esa central camionera improvisada y camine, me intente mezclar entre la gente y lo logre, después Salí a carretera y me dieron un ride que me dejo a 10 km de donde pensaba estar unos días, tome prestado una mula y llegue un poco más rápido aquella casita que con mucho esfuerzo había construido, con un sótano que nadie sabía de su existencia, un refrigerador que funcionaba durante todo el año, una cocineta eléctrica, una pequeña cava de vinos cerca de 6 botellas, un desayunador para 4 ocupantes, una sala pequeña, un baño y dos recamaras, en una de las recamaras bajo la cama bastaba para quitar un par de pedazos de piso y uno bajaba al sótano que tenía muchas botellas, varias cajas de cigarros y comida enlatada para mínimo 6 meses así como también agua natural, 6 millones de dólares que me habían pagado y una cama pequeña como mis ilusiones, al llegar me prepare un whisky y me prepare un atún enlatado y me dispuse a leer aquel gran libro que en una ocasión una gran persona me o recomendó “El Fin del mundo y un despiadado país de las maravillas” un par de capítulos y un tercio de la botella de whisky me animaron a salir a caminar un rato, me puse unos guaraches y me termine de quitar la mohicana ahora traía el cabello totalmente pegado al cráneo, la verdad me gustaba mucho salir a caminar por ahí, una mina que tuve que fue mi gran amor fue quien me dio la idea de hacer en ese terreno que me había heredado un familiar tan lejano que solo recuerdo haberlo visto 4 días y eso fue en su lecho de muerte,  camine por 1 hora hasta que me di un gran baño en aquella cascada que tanto me gustaba, cace un par de bagres para asarlos y comer ya de mejor forma, incluso ahí mismo le quite las escamas con aquel cuchillo que me gustaba traer conmigo y tome camino de regreso aquella casita que tenía, al ir sobre la loma me di unos minutos de espera, escuchaba mucho ruido de motores y bulla bastante bulla, de inmediato vi que se acercaba un convoy a la casita y me subí de inmediato a un árbol, bastaron 30 minutos para que entraran y salieran como Juan por su casa, pero se iban ya algo molestos, también se llevaron aquella mula que había tomado prestada, después de otros 30 minutos decidí bajar del árbol e irme a casa, me sentía muy fatigado, inspeccione la casa antes de entrar y no había nadie eso era bueno, entre y puse los pescados en el refrigerador, me fume un par de cigarrillos y el resto de la botella de whisky, volví a sacar el libro y de nuevo un ruido de motor me hizo pararme de inmediato, puta madre, ya no sabía qué hacer, así que rápidamente me escondí bajo la cama y quite el piso para meterme al sótano no sin antes dejar un mp3 viejito grabando el audio, intentaba casi no respirar y solo escuche una voz que decía “vaya desmadre del chaval, al parecer ya lo vinieron a buscar, pero donde putas estará” de inmediato me llego un mensaje que decía “a las 20 se ausenta tanto el Sol, que me gustaría que estuvieras conmigo” quizás puse una mueca de felicidad, sabía bien quien era y a que se refería, tenía mínimo 3 años sin leer un mensaje así, era aquella mina diciendo que estaba en esa casita y que le daría mucho gusto que estuviera con ella, solo respondí “si dan las 07 y no he llegado, mejor vete, porque quizás ya me encontraron”, apuesto que también sonrió, escuchaba claramente cómo se recostaba en la cama, puse mucha atención a los ruidos tanta que no me di cuenta en que momento el cansancio me venció.

Mi reloj decía que eran las 03 am, un poco desorientado hasta que recordé porque estaba ahí, Salí despacio de mi escondite, cada vez haciendo menos ruido, camine rumbo a la puerta la abrí y vi que no había nada diferente, fue entonces que volví a entrar y le mande un mensaje “Me gusta verte dormir, porque es el único momento en el cual no estas chingando” y me empecé a reír un poco, su celular sonó y ella manoteo debajo de la almohada, vio el teléfono y sonrió, de inmediato empezó a buscarme y por fin me encontró mientras yo la observaba, me dio un beso gran muy grande, tan grande como el ultimo día que nos vimos, me dijo que estaba muy preocupada por mí, que vio que me estaban buscando hasta por debajo de las piedras y por eso me busco, no paraba de darme varios besos muy ricos, incluso más ricos que mi whisky, yo me dejaba querer como hace mucho tiempo no lo hacía, nos sentamos a charlar un poco, digo un poco porque la pasión nos venció y terminamos en la cama, off que maravilloso era haber vuelto estar con ella, por un momento escuchamos motores, como si se tratase de una aeronave, de inmediato le dije que me siguiera agarre toda la ropa y nos metimos debajo de la cama, decidí que era momento justo para enseñarle mi escondite, se escuchaba cada vez más cerca y ella descendió como yo lo hice, después puse los dos pedazos de piso como estaban antes, mientras escuchábamos voces arriba, eran varias personas que decían “no tiene que estar muy lejos, según la ubicación del GPS es por aquí, decidí que era momento de apagar los celulares y decirle que no hiciera ruido alguno,  pasaron minutos interminables, existía mucho ruido y varias mentadas de madre, incluso soltaron disparos, estaban muy enfadados, solo recuerdo que la abrace muy fuerte mientras saqueaban mi pequeña casa, pasaron dos horas y ella se quedó dormida en mi pecho, hace cuantos años que esto no sucedía, no podía entender como habían dado conmigo, Salí un poco del escondite y vi un verdadero desmadre, se habían robado todo lo robable incluso hasta la pequeña sala, no podía creer, saque los dos celulares y uno se lo colgué a un venado otro a un burro que estaba perdido, no se me ocurrió otra cosa, algo así había visto en los Simpson, al regresar ella aún seguía dormida, le prepare un poco de café con canela y unas galletas de chocolate que recordaba que le gustaban por eso las había comprado, sabía que quería decirme algo, se le notaba en la mirada, pero no me decía nada, solo comentaba que presentía algo, no estaba yo muy seguro pero algo me escondía, le propuse salir , que ella se fuera con el dinero por un rumbo y yo por otro, pero no acepto la propuesta, estuvimos varias semanas ahí, de vez en cuando escuchábamos otra vez motores, incluso de cuatrimotos rondando cerca pero no pasaba nada, seguíamos en nuestro escondite, salíamos 2 veces al día para bañarnos y despejarnos pero siempre por caminos distintos, mientras hurgábamos en los recuerdos encontramos la película de “Leaving las Vegas” y nos pusimos a verla, nos trajo tantos recuerdos que olvidamos que estábamos en el exilio, al terminar serví unos tragos y ella recapitulando me dijo “A parte del olor a alcohol y un babeo ocasional, algunas veces dices cosas muy interesantes” y cerramos con un gran beso, nos quedamos dormidos en el escondite, yo desperté después de muchas horas de haber quedado dormido y de pronto Pffff  ella no estaba conmigo, busque su ropa y tampoco, subí y tampoco estaba no se notaba su esencia ni su fragancia, derrotado y triste el dinero lo puse en bolsas resellables y lo enterré atrás dela casa después me tome dos botellas de whisky escoses de 21 años y queme aquel libro de Haruki Murakami, me sentía traicionado camine sin rumbo fijo con una botella de tequila en la mano, ya digamos que no me importaba mucho estar en cautiverio y solo, quizás fue cuando recordé aquella frase de una mina con la que compartí pensamientos “enamorarse es la peor de las drogas, porque en el proceso de desintoxicación, uno en verdad puede morirse” caminaba de regreso a la casa cuando vi algunas cuatrimotos no hice más que echarme en el piso entre los arbustos, y ahí estaba ella, platicando con las personas que estaban ahí, estaba tan borracho que me quede dormido tirado.

Al despertar me di cuenta que no había comido nada, camine hacia la casa y vi que ella había dejado una carta contando cosas que quizás no habían sucedido pero yo le creí, por mencionar un párrafo “Salí a bañarme al rio pero en el camino me encontraron unas personas que te buscaban, no vi mayor problema de haberlos traído acá, te espero mañana en Guadalajara.” No sé porque le hice caso, tome todo el dinero y lo puse en donde cargaba el maíz un campesino que dejo tirado lo eche ahí así como muchas mazorcas amontonadas y ropa limpia, y camine por la sierra por el único lugar que nunca había caminado y nadie me reconocía a pesar de mi barba de ya varios días, llegue al estado vecino y ahí tome un bus de primera hacia Guadalajara, de nueva cuenta no revisaron documentos, al llegar solo tome un taxi para que me llevara al centro, pase a ver a una amiga, me ofreció su casa para que me bañara, mientras lo hacia ella guardo mis pertenencias en dos maletas, me despedí de ella con un gran abrazo, solo me dijo “Chaval esta vez, siento que si es tu final” y me volvió abrazar, la vida es tan jodida que solo tome un poco de dinero de una maleta y le dije “sabes, toma el dinero que creas necesario pero que no sea más de la mitad de lo que te dejo, lo demás guárdalo bien y me lo das, pero si en 1 mes no regreso huye con el” ella solo asintió y me dio el primer y último beso que recuerdo de ella.


Justo cuando iba por la rotonda de los hombres ilustres sentí un golpe en la nuca con algo metálico que me apago la luz de inmediato, desperté y no ubique donde estaba, pero me dolía mucho la cabeza, después de una buena tortura la mina apareció, me dio el último beso y me dijo “te dije que era un mal presentimiento” y una bala se incrusto en mi cabeza, dicen que me dieron por muerto, ahora estoy en un psiquiátrico de la ciudad de México contando esta historia una y otra vez, mi amiga me viene a visitar de vez en cuando, me trae libros y whisky, así como me comparte minutos de su tiempo y siempre sella con “espero que no sea la última vez”.