domingo, 27 de septiembre de 2009

HACE DIEZ AÑOS

Fue hace diez años, la última vez que nos vimos…

… Una noche fría por esos días lluviosos, similares a los que ahora han pasado…

Nadie sabíamos que pasaba, ni lo que significaba para nuestros padres, tan solo teníamos pequeños recuerdos de aquel día en el que todos los pequeños reunidos esperábamos al abuelo afuera de un hospital…

Todo fue tan rápido… como en un abrir y cerrar de ojos…

Todos, en ese día recibimos la noticia de diferente manera… y pensándolo bien no habíamos conocido para esos días lo que significaba un adiós…. Ahora que lo pienso tal vez fue la corta edad que teníamos, por eso no sabíamos que era decir adiós en ese día…

Un símbolo y una autoridad… como una Institución, el peso de la cabeza familiar había sido vencida…

Muchas horas de angustia y diversos tratamientos al final derrotaron a ese corazón, que ya estaba cansado…

Después de ese día en aquel panteón lagrimas brotaban de todos, pero nosotros aun pequeños no sabíamos que seguía de esto… la muerte para nuestro vocabulario era una abstracción, una palabra que no sabíamos la implicación que tenía en su contenido tan amplio, las emociones que genera y las consecuencias que trae después de lo ocurrido…

…INMORTALIDAD…

Palabra que aun sigue pensando el hombre en alcanzar, una de sus metas y sus anhelos más deseados después de conocer que es la muerte…

La gente aún busca ese sueño tan inalcanzable, en el que nadie tenga que morir y tenga una vida eterna, ya que la muerte en si genera muchas pero muchas consecuencias, es como una variable que afecta en su conjunto diversos puntos del que el hombre se encuentra rodeado…

Después de aquel día y hasta hoy descubrí la inmortalidad que muchos han buscado…

Y es que la mejor forma de nunca morir… es la de seguir vivo, pero no de forma física, sino en un recuerdo, una imagen, una anécdota... mas vivos solo se puede dar por la misma vida de la gente que rodea a la persona que ha dicho adiós…

Sabes, al escribir esto me dio un poco de nostalgia recordarte y bueno hasta una lagrima derrame… pero bueno para mí aun sigues aquí, tal vez no en presencia pero aun en mis recuerdos… tal vez no pudiste compartir muchas cosas que me hubiera gustado estuvieras conmigo para reír, para brincar o para felicitarme, pero aun así en ese momento era como si estuvieras ahí y recordarte te hacia cómplice del momento invitándote de esa vida para que en aquel momento estuvieras conmigo aunque sea en la distancia…

Y cuando tenga a quien poder transmitírselo eso hare, alimentare más fuente de esa vida, para que al momento de que ya no pueda dártela, alguien mas nos invite de ella y en un recuerdo aun los dos podremos seguir reviviendo aquellos momentos en otra distancia…

TE QUIERO

Algo que siempre tendre presente es esa canción que todos escuchaban para recordarte, ya que para mucha gente mi abuelo, Don Arturo, siempre pedia el Jefe de Jefes


2 comentarios:

  1. hermano, son perdidas que no llegamos a notar en el momento, ya despues por la madurez que nos da la vida, logramos saber que tan importante eran, lo bueno es que el recuerdo sigue y el respeto igual, recuerde desgraciadamente son obstaculos en el camino que debemos saber pasar...
    carpe diem

    ResponderEliminar
  2. yo no pude conocer a mi abuelo, pero como mi mamá nos platica de él lo tenemos presente siempre y hasta lo queremos mucho.

    Yo pienso que es mejor dejar ir a las personas y solo llevarlas en nuestra mente y nuestro corazón.

    Imaginate si por nuestro egoismo quisieramos que alguien muy querido no muriera nunca solo provocariamos dolor y sufrimiento para esa persona que veria irse a todos sus seres queridos sin poder hacer nada ni tener un descanso eterno, por eso es mejor como dices:

    La mejor forma de nunca morir, es la de seguir vivo en un recuerdo, una imágen, una anécdota...

    Saluditos

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura