lunes, 2 de noviembre de 2009

DENTRO DE MI

Un mes de recuerdos... un mes en el que aun no puedo olvidarte... un mes como este, por ti aprendi a escribir...

DENTRO DE MI

Hoy, después de transcurrido el tiempo, no me queda nada de aquel hermoso amor que transformaba cada momento en felicidad dándole música a mis oídos en cada te quiero, cada te extraño, cada te amo; dándole alas a esos sueños en los que podía vernos volar juntos. Ahora solo queda un recuerdo que vuela en mi interior

A veces la tristeza llena las profundas heridas de mi corazón, inundando de lágrimas a mis ojos. Es cierto su presencia no está aquí, pero el corazón lucha contra la razón para preservar su imagen en mi memoria, y no es sino mi roto corazón, quien a pesar de sufrir lucha por conservarla dentro. Este corazón es todo testimonio de la existencia de mis mejores momentos de felicidad.

Tu amor me dio habla y lágrimas, para expresar todo lo que por ti siento. Cada vez que cierro los ojos veo aquella imagen tuya y mía, junto a ti pude ser realmente yo, no tenia que usar una máscara delante de ti, tú me enseñaste a convivir con mi interior en armonía.

Recuerdo aquellos sitios, plazas, parques y lugares donde nuestros juegos y risas resultaban del amor que nos teníamos. Cada vez que paso por estos lugares cierro mis ojos y veo una imagen tenue tuya junto a mí y me siento como aquella ave que ha sido herida de sus alas y con tristeza observa a las demás volar.

Sobre mi cama el cansancio me derrota, tomo un último sorbo de aquella botella e inhalo de aquel último cigarro. Mi mente vaga y mi cuerpo vacio, sin saber la causa de mi decepción, reconoce aquel dolor que comienza dentro. Siento como se encoge mi pecho tratando de detener aquel corazón. Mi cuerpo trata de detenerlo evitando que no sufra más.

Un instinto saca la cartera de la bolsa en mi pantalón, sin entender aun, tan solo veo como mi cuerpo la abre tratando de buscar algo. Mis ojos se abren y dilatan mis pupilas, más ellos se detienen con tal delicadeza, como si trataran de tocar aquella foto tuya.

Con una pequeña sonrisa en mi cara el sentimiento calma aquel corazón que deja de latir por contemplarte, por admirarte, por amarte cuando te ve en esa pequeña foto. Un instante, un momento, una cura, un recuerdo, una foto es todo lo que de nuevo tranquiliza aquel amor que tengo por ti. Me levanta y hace que siga adelante.

1 comentario:

  1. Hermano,solo le puedo aplaudir una cosa, esa manera de escribir, hace que uno sienta,recuerde momentos similares, las cosas pasas por algo, al menos esa es mi percepción, como dicen, "...para atrás ni medio paso, puro pa' adelante..." la verdad son cosas que suceden, que nos marcan que nos hacen recordar que somos humanos, que algún día quisimos y que falta poco para encontrar una persona que nos pueda satisfacer y satisfacerla un poco mas.
    lo que me agrada de el escrito es la manera de volver a tener ese sentimiento, lastima como menciona que solo sean vuelos internos, pero hermano hay que recordar, "...con alas de oro, no se puede volar...", siga disfrutando al 100 la vida, y pues andamos en contacto, ya faltaba un escrito de esa magnitud en este espacio, carpe diem...

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura