jueves, 26 de noviembre de 2009

REKUERDOS

Hace unos dias revise el blog y me puse a leer las entradas que han sido publicadas y bueno las ùltimas me parecieron muy buenas hermanos... así decidi que en vez de dejar un comentario mejor dejar una entrada... este escrito,hace tiempo lo escribi y bueno ya que este mes hace frio y estamos ya a punto del final del año, pues estas circunstancias a veces nos hacen recordar el pasado... mientras tomamos esa tasa de cafe o al consumir lentamente un cigarro...

Pero bueno espero a todos los que han estado por este blog les guste... Irie a todos los Bloggeros!!
REKUERDOS


Simplemente sin dormir, recostado en mi cama llevaba en la mano una botella que en el fondo aún guardaba un último sorbo. Aquel sorbo que bebí esa noche, lo acompaño un suspiro, que decía en voz baja tu nombre. Al cerrar los ojos tu recuerdo se desvanecía en mi mente y el alcohol que bebí lo usaba para sanar aquella herida que llevaba tu nombre desde aquel instante que con un adiós nuestro camino se separo.

¿Una historia de amor? Pues si, todos viven una historia de amor…

¿Y qué ocurre cuando la timidez sacrifica un amor?
Yo lo viví pagándolo con tu ausencia, la misma ausencia que trataba de curar perdiéndome en los recuerdos de aquellos tiempos.

¿Y qué sucede cuando, al cabo del tiempo lo reencuentres a ese amor que ha pasado?
Me acuerdo de ese instante mágico, de aquel momento en el que tu respuesta pudo cambiar el rumbo de mi destino. Parece que sucedió hace tanto tiempo y sin embargo apenas que te vi recordé que no hace mucho aquel día tu amor perdí.

Una noche recordé mi historia. Las manos se me helaban, las piernas se me entumecían a causa del frío y el cigarro que fumaba se consumía lentamente.
Procura vivir. Deja los recuerdos atrás —me decía mi compa. Quizás el recuerdo del amor nos hace envejecer antes de tiempo.

Pero, ¿cómo no recordar aquellos momentos?
Así, recordando las palabras de mi compa pensé que el tiempo apagaría lo que el sentimiento escribió. Todas las historias de amor son iguales.

Por eso escribía, para transformar la tristeza en nostalgia, la soledad en recuerdos. Para que, cuando acabara de recordar esta historia, pudiera vivir como me lo dijo mi compa.

Sonreí y me retiraba de aquel lugar
— ¿Acaso estas recordando?
—Acabe de recordar—respondí y con paso lento empecé a caminar
— ¿Qué haces?
— Voy a escribir.

Mientras me retiraba de aquel lugar, recordé todos lo que logre pasar con aquel amor, cada abrazo, cada caricia, cada lagrima, cada alegría, cada triunfo, cada fracaso, cada te quiero, cada te extraño, todos esos momentos nunca se podrán comparar; recordé como me aleje aquel día en que su respuesta marco la dirección de mi destino. Pero fue a partir de aquella noche fría cuando procure vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura