jueves, 28 de enero de 2010

"...he escrito mas canciones desde que no estas..."

El chaval solo estaba sentado, en esa banca incomoda de piedra, una caja de cigarros casi vacía, varias colillas tiradas alrededor, las cenizas se esparcían por doquier, la gente solo pasaba y lo observaba, el solo veía hacia el horizonte, la mirada hacia el departamento 206…

Eran 4 días los que puntual llegaba a las 18 horas, se sentaba y observaba ese departamento, se acababa la cajetilla en 2 horas, y una botella de tequila una hora después, en su ipod sonando canciones de “las pastillas del abuelo” y una que otra de “jóvenes pordioseros” y siempre cierra con la de “el rey de intoxicados”…

Solo se sentaba para recordar aquellos días, que de la mano de la mina con la que salió durante 3 años, paso cosas maravillosas, cosas no tan buenas pero lograban ver el lado positivo, pero tal parece que la mina se había aburrido, ya no le agradaba tanto sentarse en esa incomoda banca los domingos por la noche, ni ir a pasear entre semana entre los tumultos de gente, eso de derrochar miel por avenidas importantes…

Ahora el la ve salir a las 18 horas, con un tipo de un convertible, 4 o 5 años mayor que ella, le observa como le da besos sin amor, al parecer el reggaetón no le aborrece tanto como hace unos meses, la mina lo observaba con cierta tristeza desde su ventana, 10 o 15 minutos antes de que pasara su novio por ella, al fin parecía que el amor eterno que se habían jurado frente a esa fuente y haber tirado la moneda no había funcionado, tampoco haber bebido de la misma botella del mismo vaso, fumar del mismo cigarro, correr juntos, caer juntos, ni siquiera haber estado juntos cuando todos estaban separados…

Las sonrisas, las lagrimas, ahora se habían separado, el chaval no se quería dar por vencido, sabia que ella aun lo quería, pero no sabia como demostrarlo, no era la primera vez que terminaba una relación, pero era la primera en la que estaba seguro que se necesitaban uno al otro.

El no quería saber otra cosa, no quería regresar con ella, solo quería escuchar de su voz un “no te quiero”, en cambio el día de la partida solo escucho un “no seré una mas, que formen parte de tus amoríos” después ella no ha querido hablar con el, se han encontrado varias veces, no cruzan palabras, solo miradas, que cualquiera que los haya visto, podría deducir, que son 2 enamorados…

Pasaron los meses y el chaval seguía ahí sentado, después de la semana, había cambiado el tequila por un cuaderno, los tabacos por 2 bolígrafos azules, ahora el chaval, ya dejo de tomar, tiene una novia formal, incluso tiene planes para casarse, la mina ha estado saliendo con mas de 6 tipos, todos con auto reciente, solo le duran un par de meses…

El chaval sigue fumando, ahora ya menos, se sienta con vaso de cappuccino de vainilla, y escribe, esta por terminar su segundo libro, el primero fue un best seller, hablaba de un tipo que se enamoro perdidamente de una nena, la nena de un día para otro desapareció y el tipo la busco por todo el mundo hasta que la encontró y el mismo se enterró aun lado de su tumba, y este segundo libro tiene una trama muy extraña, es la segunda parte, en el cual el tipo busca a la nena en el purgatorio, después en el infierno, pasa por muchas cosas, justo cuando va a llegar al cielo, el tipo reencarna en un adolescente que se enamora perdidamente de una chava, que vive justo ahí en el departamento 206…

La mina al verlo lo reconoció, corrió a ver al chaval mientras el termino el segundo libro, le dio la ultima bocada al ultimo cigarro, cuando llego la mina enfrente de el quiso darle un par de besos, el chaval solo se limito a cuestionarle ¿Aun me quieres? La mina con la voz quebrada le dijo, claro que te quiero, siempre te he querido… y tu ¿aun me quieres? Le devolvió la pregunta al chaval, el chaval presionando el tabaco en el cenicero que llevaba diario, le comento, Yo ya no te quiero… el chaval se encendió el ipod, se puso los audífonos y cantando a todo pulmón, la mina al verse derrotada, pensaba que todo iba a salir a pedir de boca, pensaba que el chaval regresaría con ella, pero no, solo lo veía alejarse mientras el cantaba… “…Tenías razón, he escrito más canciones desde que no estás, no cabe duda que la infelicidad, hace que el corazón te dicte lo que siente…”



ImageChef Word Mosaic - ImageChef.com

4 comentarios:

  1. que hermoso texto!!

    al igual que el anterior del chaval y la nena este me gusto mucho

    creo que para saber quienes somos y hasta donde podemos llegar tenemos que tocar fondo y para poder querer algien primero te debes de querer a ti mismo..

    saluditos!!

    ResponderEliminar
  2. Ay chavo, ijoles waaa jajaja ammm como k no lo he digerido todabia, como para escribirte algo digno de, pero no se, como que tine un no se que, que que, se yo.
    Jojo lo mas seguro es que no hallas entendido nada jaja mejor luego nos vemos en el msn....XD

    ResponderEliminar
  3. ya hacia falta leer algo de vos hermano, te han quedado chidos tus post, espero te encuentres bien... te mando saludos que te vaya chido. irie hermano

    ResponderEliminar
  4. PUES HE DE DECIR QUE LO QUE HE LEIDO ACERCA DEL CHAVAL SON MUY BUENOS UNA HISTORIA TIPICA DE DESAMOR, ESPERO SEGUIR LEYENDO MAS

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura