viernes, 16 de abril de 2010

El adios...

El chaval pensaba y creía que esa no era una relación formal, el sabia que a pesar de los años solo era un amorío fugaz, de esos amores fugaces que encuentras cada que hay lluvia de estrellas, de esos amores fugaces de los cuales uno se enamora, esos amores fugaces en los que se toman decisiones que nunca se esperaron tomar…

El chaval fumando un cigarrillo y escuchando a Edgar Oceransky se dio cuenta que esos amores fugaces tienen algo mas que 5 minutos de fama, los amores fugaces a veces son como las notas buenas en el Colegio, te emocionas al principio por haber obtenido, pero después de un rato te das cuenta que eso ahora es menos que puedes obtener…

El chaval estaba emocionado, confundido, de su boca solo salía el humo cruel del desamor, sus brazos solo se alzaban para brindar por esos amores, sus piernas solo respondían al unisonó “ahí vienen los policías”…

El chaval tenia una misión, quería que ese amor fugaz desapareciera así como la botella de whisky que traía en la mano, ese whisky un poco barato no podía contra ese amor de segunda clase, la botella se iba vaciando, el chaval seguía recordando, el sabia que esos amores fugaces que no se llevan a la cama son amores que no desaparecen con un cambio de sabanas…

Solo se preguntaba por que lo describía como un amor fugaz si para el si era un amor verdadero, un amigo de borrachera le comento que cuando entendiera que no es lo mismo, “que el mundo da muchas vueltas, y el amor solo gira de diferente manera” podría solo darse cuenta que el amor se basara en otra persona…
El chaval decidido a ya no saber mas de ese amor fugaz se dedico a escribir en el mural de su colegio unos cuantos poemas que no le pedían mucho a los de Neruda, escribir historias de amor en el mismo periódico mural, el se gano esos 5 minutos de fama que no tenia su amor fugaz, ahora el periódico mural estaba repleto de escritos de personas como el, que estuvieron enamorados…

El chaval ahora su adicción no son las minas que andan con el, su vicio en verdad son los sentimientos que escribe acerca de esas minas…

1 comentario:

  1. perdiendo también se gana!!

    ahora el chaval plasma en escritos los sentimientos que tiene a flor de piel y los comparte.

    Ahora las minas son sus musas.

    que bien!!!

    besitos

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura