jueves, 19 de agosto de 2010

"El tiempo no perdona lo que el amor no cuenta"

El chaval seguía recostado en esa hamaca bajo ese par de arboles de tamarindo que no le permitían ver el Sol, le chaval rebuscaba en su cabeza que era lo que había hecho mal, el había planeado todo y no había salido nada, él pensaba demasiado sobre el futuro entre ellos, lo malo es que en el futuro de la mina él no estaba invitado…

El chaval recordaba cómo se habían conocido, el estaba esperando a la que le habían dicho que era el amor de su vida en una librería cerca de casa, la mina estaba buscando un libro para el colegio, el chaval se acerco a la mina y le recomendó un buen libro de García Márquez,  el chaval le invito un café a la mina, se fueron gustosos a esa mesita de centro y pidieron un par de descafeinados, charlaron un poco sobre cualquier cosa, el chaval le pidió su cel y quedo de marcarle por la noche, la mina salió feliz ya que había sentido algo en el estomago y sabia que no era precisamente por el descafeinado, el chaval dejo aquella que pensó que era el amor de su vida, excusándose en esa falta de compromiso por no llegar a una cita en el lugar tan sagrado como una librería, el chaval frecuento a esta mina, conocía poco de ella, la mina conocía un poco más del chaval, el chaval sabia que los amores a primera vista son los únicos amores…

El chaval la frecuentaba cada vez mas, no importaba la hora ni la fecha siquiera, el solo quería estar con la mina, el chaval le contaba el futuro de ellos resumido en un par de metáforas, la mina platicaba de series de televisión, el chaval hablaba del amor de las canciones de Fernando Delgadillo, la mina le comentaba sobre cómo le iba en el colegio, el chaval se la pasaba planeando el día perfecto para decirle cuanto le quería, el chaval desaparecía por varios días solo para ver si podía vivir sin esa mina, el chaval había hecho un par de cuentos cortos donde relataba la historia de los dos…

El chaval había juntado ya más de una veintena de cuentos de amor y desamor los cuales pensaba publicarlos el día que le dijera a la mina cuanto la quería, el chaval sabía que no era el prototipo de la mina pero él quería romper con las barreras del estereotipo, el chaval se expresaba por medio de sus cuentos, de sus historias, el chaval hablaba menos de lo que escribía, un día el chaval después de varios días recibió una noticia…

La mina empezó una relación con un chico de su colegio, el chaval sabia que algo había hecho mal, no era la primera vez que le pasaba algo así, en verdad solo había tenido un par de relaciones serias, el chaval tenía claro que el tiempo no hace caso si no se habla acerca del amor entre dos personas por eso ahora se dedica a escribir un libro titulado “El tiempo no perdona lo que el amor no cuenta” donde el chaval relata sus historias y cuentos que escribía en cada relación que no podía consumarse…


El escribir esta entrada fue complicado, ya que desperté desesperado por escribir a la 1:27 am, asi que espero que disfruten tanto esta entrada como yo lo hice al escribirla... Carpe diem!

3 comentarios:

  1. pues si suele pasar k uno hable de algo meintras otro de otra cosa y no saber que pase, si uno hizo algo mal o lo malo fue fue el destino k igual no ai nada malo, lastimaran kosas asi pero pos de algo servira algun a
    buena entrada hermano
    un gusto leerla
    kamara k te sea leve
    alrato cheko lo d ela scxhelas si no nos vamso a la barmacia no jajajaja

    ahora si k te sea leve i k la fuerza te acompañe jiji

    ResponderEliminar
  2. hola gracias por pasar or el silencio un de mis bog.
    María Susana

    ResponderEliminar
  3. que buena entrada hermano, disculpa por ya no pasar por aqui hace un buen de tiempo pero creeme que aun sigo leyendo a veces, me gusto lo que escribiste y curiosamente tambien la estoy leyendo de madrugada jajaj a ver si asi concilio el sueño jajaja. te mando saludos esperando te encuentres bien. irie hermano!!!

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura