viernes, 17 de septiembre de 2010

La perpetuidad de la existencia

VIDA: UN INSTANTE DE LA MUERTE

La perpetuidad que el devenir del tiempo, agotado de tanto andar, nos permita construir, ha de depender en gran medida de aquello que nuestra razón, que nuestro ser y nuestro caminar nos permitan existir en tanto el otro refresque a lo largo de la historia nuestra imagen, misma que hemos de dejar plasmada en cada obra, palabra, escrito, acto que dejemos en el suntuoso caminar de lo que a muchos locos o cuerdos, le ha de agradar llamar vida.

Vida es una palabra que a los ojos del tiempo, no es más que un efímero instante, un instante demasiado complejo, por eso es que al día de hoy cuando de pronto alguien que mi ser considera significativo, importante e imborrable, se me acerca y pregunta hasta donde llega ese amor por ese ser del que ha brotado una pregunta lo bastante trillada para ofrecer una respuesta igual de trillada, mi mente ha de trasladarse al significado en tiempo de vida, y al no encontrar una respuesta suficiente en ese significado, por que la vida es prácticamente un instante, tal vez un instante de la muerte, que a palabras de la cultura popular, la muerte siendo un instante perpetuo, interminable, eterno, prefiero decir que a ese ser que me ha regalado el placer de contestar una pregunta de tal magnitud aunque trillada, lo amo toda una muerte. Existe una canción que escuche hace ya bastante tiempo en la que reza

“…Si el verte fuera la muerte y no verte fuera la vida, prefiero la muerte y verte a tener vida, a tener vida y no verte…” 

En la producción del amor literario que es el que normalmente hemos de encontrar, en el que se nota que el sufrimiento, el desaire, la distancia y los obstáculos, son el motor que alienta a dos seres a decir que se aman, por todo lo que han sorteado para estar juntos, para vivir ese amor. Las réplicas de este amor son muchas, se ven por doquier, se leen en innumerables textos y se escuchan en un gran número de canciones, me pregunto cuan enfermos podríamos llegar a estar o cuan sanos, al creer  en esta idea del amor, entendiendo que la normalidad se mide de acuerdo al rango en el que hay mayor número de “aceptación”, pero de verdad el hecho de que existan visiones tan estereotipadas acerca de algo que a mi entender, provoca que el ser humano tenga la oportunidad de existir y no sólo de vivir, nos arroja como seres sanos o normales?

“… No, por esta vez, quiero decirte solamente que si la vida es un instante de la muerte, yo no te quiero ni te querre toda la vida. No, por esta vez quiero decirte simplemente que si la muerte es lo eterno y permanente, así te quiero y te querre, toda una muerte.”         

Digo ya era justo nuestro buen colaborador Carlos Lopez... con una buena entrada... la perpetuidad de la existencia....

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura