lunes, 25 de octubre de 2010

"...las putas vivian de orar en las iglesias y los curas de contar chistes en la misa dominical..".

Se levantaba temprano 3 de la mañana quizás, veía un par de películas, hablaba de amor, política y religión con su perro labrador, vivía de los mensajes en la contestadora, comía de la despensa gubernamental, soñaba como el oso de los comerciales…

Salía por unas horas a la realidad, aquella triste realidad a la cual no le gustaba mirar, la gente corriendo, los niños sufriendo, los malos ganando y los buenos…volviéndose malos, un encuentro de dos calles valió mas que un gol con la mano, aquella realidad donde era más fácil darle de  comer a un perro de la calle que a un pueblo entero, los casquillos caían al igual que los civiles, los corazones yacían rotos sobre las calles y no precisamente de amor, si no, por unos cuantos gramos de plomo les hacían llorar sangre, ¿Sexo seguro? Eso ya es un mito…

No podía comunicarse se hablaba una mezcla de 3 idiomas diferentes, no había discriminación racial, ahora solo es discriminación social, buscar una pareja era más fácil que abrir una cerveza en un bar, mantenerla era igual de complicado que pagar los creces de las tarjetas de crédito, el trabajo era una vida y la vida se volvía en rutina, los hombres se decían judíos además de no comer mariscos ni carne de cerdo, no se afeitaban y a veces se rizaban el cabello…

Había un tal Robín Hood que robaba a los pobres para dárselos a los ricos, había un jinete sin cabeza que la recupero cuando perdió su caballo, un llanero solitario que se hacía de amigos en cada cruce de acera, las estrellas fugaces salían en televisión y en los radios se veían siluetas femeninas, se prostituían a las mascotas y se enamoraban de las deudas, se guardaban celosos los hombres a las 19 horas de los viernes, los sábados solo se humillaba a la familia…

Los martes se casaba la gente y sacaba créditos hipotecarios, los domingos eran de escuela y los lunes de futbol, se enamoraba a una chica con la cabeza de su peor enemigo, las familias Vivian felices bajo el yugo del socialismo pero soñaban con el capitalista, lo desconocido dejo de ser un misterio después que la gitana te leía la mano, el pasado era el que te atormentaba, las clases de historia ya no existían en los colegios, las pirámides se convertían en bares y los bares se convertían en cantinas, las cartas de amor eran selladas con hasta nunca, las putas Vivian de orar en las iglesias y los curas de contar chistes en la misa dominical…

Los valores se volvieron solo verbos y los verbos se quedaban en el aire, la vida se compraba en los supermercados y los sueños se pagaban por 50 pesos, el bien y el mal hacían un pacto, el que perdía ahora ganaba y el que ganaba ya no jugaba, la casa perdía pero todos eran tan felices y tristes, una muerte era un despertar de sueño profundo, una canción era una mala poesía de la vida, las gafas solo escondían un par de gusanos, los niños comían verduras y los perros se hartaban de chocolate…

Esa realidad era la que no le gustaba ver, por eso regresaba a casa encendía un cigarrillo de la esperanza con el fuego del milagro, para volver a ser aquel viejo pagando una pena por haber matado las ilusiones de los desamorados….

1 comentario:

Recopilando un poco de la locura