jueves, 25 de noviembre de 2010

"Tierra mitica Paracuaro Michoacan"

Con un trago a este ponche que incluye también la bebida de los dioses, me puse a reflexionar un poco sobre aquel lugar en donde el infierno y el cielo están fusionados, donde el bueno trae una botella o un seis en la mano de sobra y el malo es el que profesa la buena educación, aquel lugar donde se distingue por ser tierra de lo desconocido a pesar que todos conocen lo que haces, esa tierra mítica donde se encierran varios fantasmas y seres mitológicos, ese lugar en el cual los términos medios no existen…

Ese lugar donde a pesar de su apariencia tranquila puede exaltarte todos tus sentidos, ahí todo mundo es inocente pero a la menor provocación aquella iguana verde puede ser la culpable de todo…es un lugar donde te puedes preguntar ¿Soy  normal?...

Otro trago a esta bebida de los dioses me hace recordar que ese lugar es el encuentro perfecto para personas socialmente imperfectas, es el lugar donde un par de personas lograran reconocerse incluso bajo la luz de la luna en cuarto menguante… ese lugar es el pretexto idóneo para mandar todo al carajo por una buena fiesta nacional, ese lugar tan lleno de historias y misticismo, es un lugar donde puedes encontrar la fraternidad y el cobijo de una sociedad que falta de ello…

Para finalizar este pueblo es el lugar correcto para escribir algunas líneas sobre el amor, pero no escribirlas bajo papel y tinta, si no con alma y corazón, este pueblo es el responsable de muchas coincidencias bajo el yugo de causalidades dadas por casualidades…

Ah casi lo olvidaba el lugar es llamado Villa de los Manantiales o mejor conocido por Paracuaro Michoacán…  ah y esa bebida que se dice llamar de los dioses es charanda  de la marca Tancitaro


El video solo es con fines de la musica que se llega a escuchar por los rumbos de esas tierras miticas...

miércoles, 10 de noviembre de 2010

EQUIPAJE DE MANO


Recuerdos y pasado, tan solo harto de aquel pesar y una nublado pasado que no me había dejado caminar, decidí buscar mas allá de mis propias fronteras, frente a nuevas expectativas y personas que fueran tan diferentes que ni siquiera pudiera comprender, para pretender así inhibir un dolor pasado y decidir que hacer.
Rogaba un poco de paz en mi interior y la expectación de un nuevo amanecer decía que pasara sin mirar y con ello dejar de pensar en quien se había ido, junto con mi pasado para ya no regresar.
Tome un avión con la imposibilidad de regresar, y así no poder hacer nada para intentar hacerlo, buscando en el horizonte una meta fija y eso era la búsqueda de mi ser, ahora después de todo este tiempo.
De madrugada tome un avión a un destino tan lejano, con el único fin que me había comentado un amigo
… encuentra en un nuevo camino el asombro que perdemos ante la incredulidad de decir que vivimos...
Para ver amanecer decidí esperarlo tras la ventanilla de mi vuelo que me dirigía a toda prisa a ese nuevo destino. Un desayuno con sabor a curiosidad y una bebida de energía que me haría seguir caminando y seguir explorando tras todo el misterio que me había planteado ante un nuevo lugar.
La llegada al aeropuerto me dijo que todo iba a funcionar. …”Bienvenido a este aeropuerto señor, esperemos disfrute su estancia en el mismo”…
Perfecto tan solo necesitaba buscar mi destino, así que llegue al hotel en que me hospedaría y deje la maleta, arregle un poco de ropa en el armario y tome un pequeño refrigerio.
Salí a conocer una nueva ciudad llena de todos los excesos juntos en un mismo lugar. El letrero del inicio de la ciudad decía: Welcome to Fabulous Las Vegas Nevada.
Un trago en un casino elegante, las luces y la gala hacían en una especie de humo en mi cabeza pensar
que esto no existía y que ya lo había vivido. Tragos, tabaco, mujeres y juegos en exceso, sin ser restringido de alguna forma únicamente con las mismas limitaciones de mi ser.
Demonios sabía que había perdido los estribos y la cordura, aunque pensándolo bien al ducharme me había dado cuenta que tenía un pequeño como lunar en la planta del pie… jejeje creo era algo cordura…
Deje ese día para olvidar y al día siguiente entre en un restaurante, para conocer mediante un platillo el placer de disfrutar un leve instante de sensación a través de lo que podía ver, probar y oler.
Tome un trago frío y deguste la sensación de un habano frente a un colosal monumento llamado casino, donde los colores y la sensación de depender de una remota probabilidad me enganchaban a seguir buscando a donde ir.
Deje la ciudad atrás y decidí ir a una zona más lejana, a ver si podía entender que el sueño en el que estaba despierto no era para decir que estaba condenado a sufrir. Decidí por el contrario adentrarme a un lugar donde tan solo demostraba que sueño es tan cercano a la realidad, sus figuras, sus colores, su olor, su movimiento y la sensación de incluso incrustarse en un juego.
Deje a un lado lo incrédulo que era y en un simple juego mecánico pude descubrir el vicio del sueño mismo que no podía cambiar día a día que pasaba. Al bajar deje los prejuicios y los pensamientos que me consumían lentamente para cambiar mi panorama de la realidad a la que me enfrentaba.
Realice unas compras y pensé que sería bueno llevarme algo de un lugar tan simple con juegos mecánicos. Tome una cerveza de lata y no la abrí.
¿Cómo podría dejar a un lado todo lo que fue sin pensar en eso mismo?
Sería difícil intentarlo sin que me implicara toparte una y otra vez dentro de mis pensamientos. Así que antes de beberme esa cerveza pensé que sería bueno guardarla unos días antes de poderme beberla.
Antes de regresar a mi frontera pensé que sería bueno irme unos días a caminar en un poblado tan tranquilo, para admirar soñar y crear más ideas en mi cabeza. Me detuve en la nada y decidí comprar algunas cosas tan nuevas y diferentes a mí. Al llegar a la caja una señorita agradable después de un rato de charla me enseño en pocas palabras tanto para mí:
… de esta vida no nos vamos a llevar nada, así que disfrútala, tan solo disfrútala!!!…
Con semejante ajetreo en mis ideas era hora de enfrentarme a mi ser en el lugar donde lo había hecho tantas veces sin éxito.
Pase la frontera de mi propio ser y en una playa tan apartada de todo disfrute de los mejor que me había dejado el viaje. Tome un trago helado y un habano, acompañado de un manjar de comida en un lugar tan cómodo que mi mente ni siquiera puso resistencia a tan difícil planteamiento que le haría frente a las olas de mar.
Con un atardecer hermoso que no podía ser descrito, ni mejor contemplado sino en ese momento que es único e irrepetible camine unos pasos para tocar el agua con mis pies y en medio del viento que me acariciaba con la arena fina de su playa me puse a pensar.
Regrese a la orilla y mire fijamente la lata de cerveza, tan solo la abrí y empecé a tomar, dejando un poco servido en el vaso que estaba en aquella mesa. Di la media vuelta y me aparte de ese lugar lleno de misterios.
A la mañana siguiente estaba en el aeropuerto con una maleta llena de recuerdos y antes de pasar a una sala de espera pensé que sería mejor no documentarla y pasarla como un equipaje de mano.
Ya en el avión saque la maleta y observe lo que había comprado, saque una cámara que lleve y la laptop que me acompañaba, y así decidí empezar de nuevo a escribir.
Arribo en tiempo el avión y con las gafas de sol baje del avión pensando que había regresado de nuevo al cielo…


AUTOR: RICARDO LOPEZKIN
VIDEO RECOMENDACIÓN Y FOTOGRAFÍA: IOSHY