martes, 15 de febrero de 2011

Buscando lo que no quiero encontrar...

Los días pasan, tu recuerdo también, se escucha el lloriqueo de un bebe a lo lejos y se me vino al recuerdo que era lo que querías, que una noche cualquiera despertáramos por el llanto de nuestro primer hijo, por diferentes cuestiones eso no pudo lograrse, así que encendí mi cigarrillo con la mala intención de dejar de recordarte, cerraba los ojos para concentrarme en como pasaba el humo por mi garganta pero a la vez también pensaba en poder verte, abrí los ojos con la esperanza de que estuvieras ahí enfrente de mi, que me pidieras que apagara mi cigarro, que me dijeras que me arreglara la corbata, que me dijeras te quiero mucho…Pero no, por mas que te busque entre la gente no podía encontrarte, camine hacia el centro rumbo a la cafetería en donde compartimos con algo mas que una infusión, algo mas que recuerdos, algo mas que caricias bajo la mesa, algo mas que charlas acaloradas, algo mas que discusiones, fue un lugar donde compartimos nuestro silencio y solo un intercambio de miradas y sonrisas que era nuestro lenguaje…




Pero esa cafetería parecía tan solitaria sin tu presencia y eso que tuve que esperar 10 minutos para ser atendido, pedí mi café tradicional, ese café que era la especialidad de la casa y un par de piezas de pan dulce con nata y azúcar, mientras le tomaba al café también hacia lo mismo con las piezas de pan y esporádicamente iba borrando los recuerdos de tu pasado…



Mi taza de café se termino, aun me sobraba un pedazo de pan con un poco de nata, al dar un suspiro sentí un vacio existencial que a la vez me daba un alivio, pague la cuenta y Salí caminando rumbo aquella banca sobre la alameda.



Quería recordarte, me senté en esa banca donde regularmente charlábamos y nos debrayabamos sobre nuestro futuro, platicas que iban desde la planeación de los nombres posibles de nuestros hijos, los apodos en cada familia y en el colegio, mientras seguía fumando los recuerdos seguían brotando mas y mas, termine mi tabaco me recargue hacia atrás de la banca cerré los ojos y me dispuse a descansar , me sentía abrumado, así estuve por unos minutos hasta que abrí los ojos y sentía demasiada calma, y me pare y camine sobre la calle de madero iba buscando aquel local comercial de hamburguesas, entre en el y pedí un helado con trozos de galleta me senté junto a la ventana que era donde regularmente nos sentábamos, me puse aquella corona que me hacia ver aun mas ridículo y empecé a degustar ese helado mientras recordaba el modo tan peculiar como comíamos en ese lugar, parecía que podía ver tu silueta sentada frente de mi, pero no, parecía que estaba charlando contigo pero en verdad estaba charlando solo, bueno no estaba solo, estaba platicando con tu recuerdo termine el helado y salí del lugar.



Camine hacia la plancha del zocalo encendí un cigarro y me senté bajo la bandera, la observaba mientras recordaba tu patriotismo, al caminar de regreso, entre la multitud te vi e intente evitarte pero me viste y no pude hacerlo, te acercaste a mi y me diste un abrazo acompañado de un “te he estado buscando”, solo respondí el abrazo y te comente, si lo ¿Volvemos a intentar? O al menos ¿Qué te parece si nos volvemos a perder?...

1 comentario:

  1. wooow wooow super linda tu historia cada vez me kedo mas sorperendida de tus escritos...lindooo lindooo.

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura