viernes, 14 de octubre de 2011

Las riendas de la vida...


“El chaval tomo las riendas de su vida por fin, había decidido ser un don nadie, ahora ya no se preocupaba por nada y hacia todo para obtener una sonrisa…”

El chaval tomado de la mano de la mina sobre aquella fuente, daba el paisaje idóneo para pensar que el amor existía y no era un mito urbano, un fotógrafo que pasaba por el lugar les tomo una foto exactamente cuando el chaval y la mina se transmitían su alma por medio de un beso, el sol daba la luz exacta, los chorros brotantes de la fuente eran parte del espectáculo que parecía sincronizado y un par de palomas volando era lo que acompañaba esa postal tan hermosa, el chaval se dio cuenta del fotógrafo y en vez de enfadarse, de una manera muy amable le comento si le había gustado el paisaje, a lo que el fotógrafo les enseño la instantánea a ese par de tortolos y el chaval saco un billete de 50 pesos, tomo la foto y le dio el dinero al fotógrafo el cual no acepto el dinero, le comento que esa foto corría a cuenta de él, por la magnífica postal que le habían dejado tomar, la mina un tanto desconcertada, pensaba que el chaval había planeado todo, pero el fotógrafo la saco de su duda cuando les comento, “se las dejo con la condición que cuando se enfaden miren la foto para ver si les transmite algo…”

La mina y el chaval habían invitado al fotógrafo a tomar un helado, el cual se convirtió en unas cervezas y algo animados empezaron a morrearse para que el fotógrafo capturara esos momentos de éxtasis total, después de un par de caricias y unas cuantas instantáneas el fotógrafo se despidió dejándoles su tarjeta y las instantáneas, la mina y el chaval prometieron llamarle algún día para que les hiciera una sesión de la miel que derramaban sobre las calles de esa amarga ciudad…

La mina y el chaval tenían ya 3 años saliendo juntos después del encuentro con el fotógrafo, habían tenido un par de discusiones sin importancia, 3 intentos de separarse uno del otro pero caían en los brazos del otro al observar aquellas fotos que el fotógrafo les había tomado, se les había ocurrido una idea marcar al móvil del fotógrafo como muestra de agradecimiento por haberles hecho rencontrarse tantas veces, el chaval tomo la tarjeta del fotógrafo y le marco, le dio su dirección y le pidió que se trajese su cámara…

A la llegada del fotógrafo, el traía ya un plan hecho, se había enamorado de aquella mina ojos color negro azabache tanto como su cabello, esa bien delimitada figura y ese rostro de rasgos finos, les comento que traía una idea de hacer una sesión por separado, primero el par de tortolos juntos, después uno por uno ese sería el regalo de esta tarde, ellos gustosos aceptaron la propuesta, el chaval y la mina empezaron a jugar con el lente del fotógrafo, se besaban apasionadamente, se toqueteaban como pubertos en la sala de un cine, el ambiente estaba muy caliente cuando un Click! sonó sórdido y llano, a lo cual quedaron asombrados, se había acabado el primer rollo fotográfico, el fotógrafo le comento al chaval si podría salir a conseguir un rollo fotográfico mientras él le tomaba las fotos a la mina y solo le quedaba un rollo y el no alcanzaría, el chaval acepto y salió destino a la siguiente farmacia a 6 calles de distancia…

Mientras el chaval descendía por las escaleras del 4 piso el fotógrafo enamoraba a la mina con la cámara, la seducía a tal grado de dejarla en ropa interior y la mina cedía gustosa, el fotógrafo fue orillándola hacia una habitación, la mina seguía posando de una manera sexosa, el fotógrafo largo la cámara así como las instantáneas antes de entrar a la habitación y ellos se fundieron en uno, el chaval regresaba a su departamento había olvidado su cartera y al entrar y no verlos le pareció un tanto extraño así que se dirigió hacia su habitación para pasar por su cartera, al ver la cámara en el piso junto a las instantáneas escucho unos gemidos que se le hacían familiares, no quiso abrir la puerta se dirigió a la cocina tomo las llaves de su auto, una pequeña maleta, la cámara y las instantáneas y salió del lugar, encendió su auto y partió con rumbo desconocido…

La mina y el fotógrafo congeniaron de una manera extraordinaria ahora hace ya casi 9 años de ese incidente, el fotógrafo es director de cámaras de una televisora local, la mina es la puta del barrio cuando no está el marido y cuando el esta es la mujer más decente que puede encontrarse uno, ah se me olvidaba tienen 2 niños y viven en una apariencia feliz, al chaval la última vez que lo vieron, estaba tomando fotos a 900 km de donde había dejado su pasado, vivía de eso tomando fotografías a parejas que se veían enamorados para después enrolarse con la mina y huir del lugar, en su auto cargaba con una maleta, la cámara del fotógrafo y las instantáneas de él con su mina así como las de las minas con las cuales había estado en los últimos 9 años, el chaval tomo las riendas de su vida por fin, había decidido ser un don nadie, ahora ya no se preocupaba por nada y hacia todo para obtener una sonrisa…

1 comentario:

  1. que bonita :)

    me gusta la plantilla también xd

    que estes bien :D

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura