viernes, 12 de octubre de 2012

El destino del chaval


“…el destino pintaba para que el chaval saliera huyendo y regresara a su vida, buscar la manera de cambiar su forma de vivir, convertirse en todo aquello que él no quería, quizás era parte del futuro por eso siempre le disgustaba…”



El chaval vivía despreocupado el futuro era una palabra que no existía para el, solo se dedicaba a vivir el presente como si se fuese acabar el mundo y no existiera la rencarnación, tenia su novia,  estudiaba por las tardes, jugaba al futbol, era adicto a la tecnología, devorador de libros en el transporte publico y tenia la mala costumbre de escribir su vida en una pagina personal, así era su andar día tras día, no caía en la rutina por irónico que parezca, muchas veces incluso llegaba a imaginar que su vida se acabaría en un instante, antes de ser viejo y por supuesto antes de trabajar para empresas derechistas.


Después de un tiempo conoció a una mina, era muy linda, muy sociable, y con la misma perspectiva del futuro, los sueños los dejaba para la hora de dormir y la vida la vivía mientras estaba despierta, el chaval y la mina se vieron un día, no paso mucho digamos que solo el chaval se había enamorado, si enamorado como suele suceder en las películas románticas, tenia una sonrisa delatadora todo el día, los ojos pequeños ojos un poco brillosos, su mente solo servía para idear la manera de ver a la mina, sus sueños ahora estaban invadidos por ella, el futbol solo tenia una dedicatoria, dejaba de lado a García Márquez en sus libros para dejar pasar a Pablo Neruda, la escuela no entraba en planes , dejaba de escribir sobre su vida ahora lo hacia en escribir sobre aquella mina, se vieron pocas veces hasta que un día el chaval confundido o mejor dicho enamorado, le soltó una pregunta ¿Qué somos? La mina se limito a verlo a los ojos…


El destino tenia escrito una respuesta que el no tenia en cuenta, el destino pintaba para que el chaval saliera huyendo y regresara a su vida, buscar la manera de cambiar su forma de vivir, convertirse en todo aquello que él no quería, quizás era parte del futuro por eso siempre le disgustaba, el destino lo puso de frente con la clara consigna de no ver a la mina hasta después de un tiempo, y después se repetiría la historia, para convertirlos en dos amantes, de esos amantes de años, de historias nuevas cada día, buscando aquel momento idóneo para huir esta vez juntos, y con eso ponerle fin al inicio de su historia…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura