viernes, 11 de enero de 2013

Con alas de oro no se puede volar


Un lunes como cualquiera, estaba un chaval que lo único en lo que pensaba y deseaba, era crecer, pero no quería tener responsabilidades por lo cual anhelaba tener alas para poder volar; su vida era como la de cualquier chaval, futbol, escuela, se enamoro de muchas niñas de una edad más avanzada 1 o 2 años quizás, pero terminaban la relación por sus ideas descabelladas, y por qué no estaban a acostumbradas a recibir regaños.

Un día conoció a una niña que le dijo que si era posible, que algún día el tendría alas, el chaval incrédulo pensó que con esas alas podría volar, este par de niños siguieron hablando por días, meses, incluso años, se veían para jugar en el día y por las noches hablaban, al chaval se le había olvidado el objetivo, el porqué estaba con ella, ahora solo quería estar con ella, por la presencia, por lo bien que se sentía estar con alguien que lo entendiera o fingía muy bien que lo estaba entendiendo, el chaval sin darse cuenta empezó a cambiar, a tener una manera de vestir un tanto diferente, la forma de expresarse, el solo quería estar con ella.

Un día al estar platicando recordaron el cómo se habían conocido, el chaval le reclamo un poco sobre un recuerdo “tu me dijiste que algún día iba a tener alas y hasta la fecha no las tengo”, la niña le respondió de una manera muy tranquila, las alas las tienes, solo que no te has dado cuenta, el chaval volteo a ver si portaba las alas, no las tenía y le dijo mira yo no las veo por ningún lado incluso no puedo volar, el chaval tomo vuelo y corrió un par de metros, dio un brinco e intento volar, pero oh sorpresa no se había levantado más de 30 cm, al querer volver a intentar volar, la niña lo detuvo y le dijo, sabes, creo que ya cumplí con tu deseo, ya no nos volveremos a ver, sabes creo que tengo que emprender el vuelo, buscar otras personas, tener otras amistades, el chaval desconcertado le comento, prometo ya no querer volar, ni volverte a reclamar de una cosa tan tonta como lo es el volar, sé que es imposible, no somos aves, pero por favor no te vayas de mi lado, contigo me siento tan bien, has hecho que las cosas parezcan fáciles, que siempre vas a tener a una persona a disposición cuando necesites hablar de cualquier cosa, la niña solo esbozo una sonrisa y le contesto, yo te había dicho que si ibas a tener alas, incluso yo te las di, el chaval ya más tranquilo y escuchando mas allá de las palabras reflexiono esa frase y refirió, pero yo no me refería a esas alas, yo quería unas alas para volar, volar muy alto, volar de una manera diferente a la que me hiciste emprender el vuelo, la niña interrumpió diciendo, porque no me agradeces las alas que te di son de oro, con ellas no podrás volar, pero al menos me recordaras en algunos días de tu vida, la niña le obsequio un beso en la mejilla y se marcho camino a casa, el chaval confundido, se quedo parado preguntándose ¿Por qué me habrá dado alas de oro?, si con ellas solo puedo emprender el vuelo, pero no puedo volar, a caso no sabía ¿que con alas de oro, no se puede volar?


Queridos lectores de la locura espero no se  molesten por este post que es creación propia de hace algunos muchos ayeres, por el momento me encuentro sumergido en el placer, el alcohol, el desden de la ultima mina y otras cuestiones, me es imposible articular un escrito, prometo en los próximos días terminar un gran post o mandar un adelanto de lo que pretendo que sea un libro en un futuro... y ya saben "...con alas de oro, no se puede volar..." por cierto para los que no me conocen ese era yo antes de esta nueva etapa...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura