lunes, 8 de abril de 2013

Gracias por tu ayuda

"...Gracias por tu ayuda..."



El celular marcaba las 18:05 horas en la televisión pasaban un programa bastante cutre al cual nadie le ponía la mínima atención, las pocas personas se entretenían con lo que tenían en sus manos, celulares, libros, tablets, yo solo observaba y hacia ciertos comentarios para mí mismo, la mina del libro de sus grandes ojos solo brotaron unas lágrimas como si estuviera llorando, no me detuve en preguntarle quizás alguna reflexión de su libro de Bucay fue lo que provoco tal reacción en ella, el tío de la Tablet de la manzanita se notaba un tanto concentrado en su pantalla para darse cuenta de las lágrimas de la mina, seguía observando y había también un par de críos haciendo comentarios muy burlones viendo la pantalla de un celular quizás estaban en una red social, deje de observar cuando un chaval se acercó a la mina quizás para comentarle que era su turno ya que de inmediato se levantó cerro aquel libro y siguió el paso del chaval, yo me quede ahí viendo las reacciones de los otros tipos en cuestión esperando a que saliera aquella mina, después de casi una hora salió la mina un tanto más relajada tanto que ni se fijó de mi presencia y salió de aquella sala de espera a toda prisa, al salir en la calle había tanta gente que decidí no perderla de vista así que seguí camino unos metros atrás de ella como si estuviera acechándola llego a una puerta de cristal que se me hacía familiar, claro era la entrada del edificio donde vivía la mina, así que la seguí hasta que el elevador se cerró, tuve que subir los 5 pisos por las escaleras, al llegar al piso señalado camine automáticamente al departamento 2 que tenía la puerta emparejada como era costumbre cuando alguien estaba en casa, pase y de inmediato me vio su hermana una pequeña de 6 años jugamos por un tiempo corto al lego, después al puzzle y por ultimo al “corre que te pillo” después la niña me pidió un vaso de agua, camine a la cocina para traerle un vaso y al regresar ya no estaba, la busque por todo el departamento y no estaba ni ella ni la mina, así que decidí salir no sin antes cerrar bien la puerta con la llave que siempre estaba en aquel macetero fuera de casa.


Camine con rumbo conocido a 4 calles de ahí se notaba todo muy extraño, la gente conocida no me devolvía el saludo, veía que los niños se me quedaban viendo quizás extrañados que un loco este hablando solo, al llegar a casa de mi madre pase y escuche que le decía a la mina que iría al hospital, así que no perdí tiempo en subir a la camioneta en la parte de hasta atrás enseguida subió mamá y la mina adelante mientras la niña atrás con ella jugué al memorama durante todo el camino y he de admitir que tiene mejor memoria que yo, el marcador quedo 2 juegos a 0 en favor de ella, llegamos al hospital y bajaron todos yo espere para bajar al final y por poco me quedaba atrapado por la puerta de cierre automático, llegando a recepción escuche que mama decía que íbamos al piso 12 cuarto 1, recordé que eran mis números en las ultimas playeras de soccer, y mama se entretuvo junto con la mina llenando un carnet para que dejaran entrar a la niña, yo decidí subir por las escaleras ya que nunca me han gustado los elevadores, termine de subir y quede observando por aquel ventanal grande el paisaje era muy bueno ver el sol ocultándose al final del valle y las luces empezaban a encenderse, me dirigí al cuarto que mamá había dicho, antes de entrar un médico salió a toda prisa casi choco con él, pff que tipo tan mal educado ni una disculpa me dio por salir como loco de ahí, por eso no me caen muy bien los médicos dije entre dientes, al cruzar la puerta escuche el llanto de mamá, y me quede parado hasta que la niña iba saliendo del baño y me vio ahí parado me dijo que nos sentáramos en el piso, que a ella nunca le ha gustado estar en el hospital, en eso la mina le cuestiono ¿Qué haces? A lo que la niña respondió que platicando conmigo, la mina de inmediato le hizo una gran reprimenda “con eso no se juega, no quiero que vuelvas a decir algo así he” la niña a punto de hacer una rabieta como otras que ya le había visto, le dije que jugáramos un rato más al memorama.


Empezando a jugar le pregunte ¿Sabes por qué Mamá llora tanto? Me respondió sin dejar de mirar las cartas en el piso, “mira en esa cama hay uno que se parece mucho a ti quizás sea un mellizo y un doctor le dijo hace rato que ya no se podía hacer nada, si no respondía ese señor en la noche lo iban a desconectar, ¿quizás este robándose el internet por eso lo van a desconectar no?” antes de que pudiera responderle la mina le alzo la voz y amenazante le dijo “esta vez será la última vez que dices ese nombre, entiende la señora no se siente bien” la niña en secreto me dijo “desde que tuviste aquel accidente, mi hermana y tu mamá no la han pasado nada bien, me regañan cuando digo que juego contigo, o cuando vamos al super y pido cosas para ti también se enojan, por eso he pedido nutella para ti aunque a mí no me guste, solo respondí con una sonrisa y le dije que no se preocupara que yo hablaría con su hermana y con mamá, me pare y camine hacia donde estaba mamá, la mina y mamá seguían llorando, al voltear a ver a la cama vi que estaba yo acostado, bastante desmejorado, unos cuantos kilos menos de peso, con los ojos semi abiertos, después vino en mi un flash back, manejaba aquel clásico americano Chevrolet Apache 59 modificado, me dirigía a casa de la mina para el festejo de mamá, solo 4 cuadras nos separaban podía haberme ido caminando pero recién termine de restaurar ese gran auto, a las dos cuadras vi que me seguían, me metí entre calles y seguían dos autos atrás de mí, así que decidí probar los 300 hp que traía de la reciente modificación, acelere hasta llegar a la carretera federal, los veía aun por el retrovisor, solo aceleraba y aceleraba, hasta cuando vi por el retrovisor que no se veía y al voltear hacia el frente vi que un tráiler venía de frente, solo atine a saltar de vehículo, salte al voladero, solo recuerdo el vértigo que siempre eh tenido al caer, y sentí que caí en algo como si fuera un árbol, después sentí un golpe que me hizo dormir, regrese al hospital cuando mamá le decía a la mina que cerrara la ventana que se sentía mucho frio, la mina solo dijo que estaba cerrada, con razón la mina y mamá no pueden verme, la niña me señalo y dijo miren ahí esta Cristian ¿si pueden verlo? Esta enfrente de su mellizo, entonces la mina amenazante dijo, “fue la última vez” y camino hacia donde estaba la niña yo quería gritar pero no podía en mi desesperación brinque hacia mi cuerpo y cuando la mina iba a pegarle a la niña alcance a decir “Detente, no le pegues, ella no miente” de inmediato la mina paro su mano en el aire y volteo a verme al igual que mama mostraban una cara de asombro, la niña solo me dijo “Gracias por tu ayuda”, en eso los aparatos a los cuales estaba conectado empezaron a sonar demasiado fuerte y de inmediato un grupo de médicos entraron mientras las enfermeras retiraban a mamá, la mina y a su hermana…


Este escrito fue hecho en mis últimos minutos de lucidez de los felices 23 años…

2 comentarios:

  1. a veces te extraño y después recuerdo que tu me extrañas y me quieres mas cuando te sientes a punto de desconectar... felices 24

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, espero estos 24 años sea los mejores 24 años que tenga en mi vida, asi como fueron los mejores 23... te extraño, que extraño es extrañar en estos tiempo, es'como querer a distancia... espero te haya gustado el escrito...

      Eliminar

Recopilando un poco de la locura