miércoles, 29 de mayo de 2013

Cobardes que se piensan héroes

“La mayoría de las veces las historias las cuentan los vencedores, pero muchas otras las cuentan los cobardes que se creen héroes”



El reloj de la parroquia marcaban las 12:15 minutos, era una tarde calurosa de verano de esas tardes en las cuales una buena cerveza es la gran cura de muchos, en este caso el chaval tenía más de 3 días borracho, había dormido pocas horas y dormitado por varios minutos mientras se embriagaba con quien se le pusiera enfrente, estaba celebrando pero no recordaba porque, solo se le escuchaba balbucear acerca de que había vendido a buen precio la siembra al jefe pero no daba algún otro dato, traía un ojo morado y sangre seca bajo su nariz, claros indicios de haber estado envuelto en alguna trifulca, su ropa de hace 3 días ya se notaba muy sucia incluso despedía un claro olor a orín, su celular lo había olvidado en casa antes de vender la siembra, sus conocidos se separaron de el a partir de la primera noche, sus amigos no lo acompañaron en ese festejo, sus familiares estaban a un centenar de kilómetros de ahí, así que estaba solo en un pueblo donde quizás conocía demasiado, incluso ahí tenía una de las llamadas casa chica, donde tenía un hijo de 3 años de edad, al cual le había puesto ya un pedazo de tierra a su nombre 10 hectáreas de mango para que al niño no le faltara nada al cumplir los 18, el chaval solía traer consigo una .357 Mágnum en la cual en las cachas las traía de oro y en ellas traía estampado su sello ganadero por un lado y en el otro sus iniciales, debía más de 8 vidas en los últimos 2 años, incluso estaba registrada una de un federal de caminos que intento bajarle la mercancía, esta vez solo la traía por si las dudas.


Pasadas las 18:00 hrs el párroco llamo a misa y el chaval corrió a comprar un seis de cerveza solo para bajar un poco el calor y regresar a casa como Malverde le diera a entender, al acabar la tercera lata la arrojo y le pego a un viejo conocido que no congeniaba, ante el golpe el señor exploto en contra del chaval, el chaval retándolo a golpes mientras el señor despotricaba en su contra, el chaval soltó un derechazo que no logro atinar al rostro del señor, el señor con un rodillazo en el estómago lo dejo tirado enseguida le escupió encima y le dijo “tienes mucha suerte perro, hoy tengo prisa, pero pronto te mandare al otro mundo cabrón ” y siguió su camino, el chaval con el orgullo un metro debajo de él, se paró y atino en darle una patada que tiro al señor, el señor tentó su pistola, el chaval fue más rápido, le dijo “dile al pinche diablo que pronto me va a llevar pero primero te mando de regalito” y soltó 2 disparos que atinaron en el tórax del señor, la gente que estaba alrededor grito y corrió al escuchar los balazos, el chaval corrió a su camioneta y emprendió una huida, a 15 km adelante le dio alcance una patrulla ordenándole el Alto, pero el chaval seguía pisando el acelerador por aquella carretera secundaria que estaba en pésimas condiciones, el chaval estuvo a punto de chocar con unas vacas que brincaron una cerca, acelero y alcanzo a golpear a una vaca con el faro derecho que inmediatamente estallo tras el impacto, la patrulla se vio obligada a frenar al ver caer al animal.


El chaval siguió su andar, no tenía a donde huir esta vez, 10 km adelante hacia cruce con la carretera federal y quizás un puñado de policías lo han de estar esperando así que decidió meter su camioneta a una parcela, destrozo las plantas de trigo que estaban creciendo y la camioneta iba patinando un poco por la embriaguez del chaval y otro más por el terreno un poco fangoso, su camioneta se atascó adelante al caer a una pequeña zanja,  alcanzo a divisar a los policías que iban entrando a la parcela así que como pudo, bajo de la camioneta, con su pistola empuñada y varias municiones más, intento agazaparse en unos árboles pero estaba muy a la vista así que siguió hasta que escucho un balazo y de inmediato sintió caliente en su pierna izquierda, de inmediato cayo dando un grito, tirado empezó a disparar, gasto balas sin éxito alguno, empezando la segunda ronda atino a darle al chaleco de un policía que cayó por el impacto, el chaval sabía que estaba perdido, debía de darle a los oficiales porque estaba herido, aprovecho que los policías intentaron auxiliar a su compañero y logro incorporarse, soltó un par de disparos más que atinaron en el brazo de otro policía, un tercer policía repelió la agresión sacando su ametralladora y la hizo cantar incluso cerro los ojos mientras la disparaba el chaval fue alcanzado por un par de las balas y tirado se acercó el primer policía el que había recibido el impacto en el chaleco, saco una Prieto Beretta y de un disparo entre ceja y ceja mato al chaval, el chaval había quedado con la mirada perdida, se notaba un vacío en su mirada, en casa de su madre ella se desplomo en el sillón presintiendo la caída de su hijo, rezo un ave maría y le dijo a su esposo que fuera a buscarlo.



Los policías hicieron un falso informe y fueron condecorados como héroes al día siguiente en la plaza del pueblo, el chaval ahora descansa en una tumba de metal en su pueblo natal, a un lado de su hermano, aquel que había perecido de una manera similar en las manos de un pelotón cobarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura