lunes, 24 de junio de 2013

Cuando lo imposible se vuelve posible

"La muerte busca el momento exacto para aparecer y convertirte en una gran leyenda"

Recuerdo una gran tarde de invierno quizás era el clima estaba a 8º C, el viento soplaba lento casi al ritmo de la circulación de los autos, por un lado escuchaba un Podcast de Fernanda Tapia “Tao del Amor” y recordaba los viejos amores que algún día me hicieron comportar como un gran idiota, en esos momentos recuerdo que escribía sobre aquellas féminas que hicieron de mi lo que soy, recuerdo que escribía tan mal como lo hago ahora, recuerdo que el frió se quitaba con facilidad con aquella taza de cafe, pero a mi vida le hacia falta algo, no tenia retos, no tenia un porque, solo tenia una chica que me quitaba el sueño, pero era complicado saben, ella era una niña de clase alta, compartíamos algunas letras en el ciber espacio, después compartimos letras como antes por correo, evolucionamos un poco hasta compartir cariño, incluso un par de veces compartimos café y cigarros, pero era imposible lo nuestro, con el solo hecho de recordarlo me hace volver a pensar en ella.

Una tarde de verano nos conocimos, un comentario a un amigo en común fue como empezó todo, una pequeña pelea cibernetica, tanto a que llegamos a personalizarlo y asi fue como empezamos, ella era una fumadora compulsiva y yo era pésimo escritor, ella tenia una master en el extranjero y yo tenia un poco de whisky escoces, eramos totalmente contrariados, lo único que teníamos en común era el de haber tenido un amigo en común, hasta que un día decidimos hacer algo inesperado.

Por la noche fuimos a fumar un poco en una Shisha tabaco sabor a frutos rojos con vodka en vez de agua, cuando empezó como una broma, un beso, de esos besos que son algo mas que un solo traslado de saliva, era un beso donde compartimos sueños, compromiso, celos, traiciones, incluso compartimos nuestra muerte, ese beso fue lo que desencadeno un gran ciclón en mi vida, cambie por completo, busque un trabajo de tiempo completo a partir de ese momento, encontré uno muy bueno pero tenia que estar fuera gran parte del tiempo residir en el interior de la república, era complicado ella me decía que si lo tomara que era una gran opción y así lo hice, era muy complicado cada vez que hablaba con ella, decidimos hacer algo para extrañarnos mas, y se nos ocurrió comunicarnos como antes, por medio de cartas por el correo nacional, fue complicado por un tiempo hasta que nos acostumbramos a hablar poco por celular y escribirnos mas, de vez en cuando yo llegaba antes de que le llegara la carta que le había enviado y era cuando decidíamos salir y dedicarnos el fin de semana, ella decía que yo era el motor de su vida y yo le decía que ella era mi ¿Por qué?, ella sonreía cada vez que hacia eso y yo me enamoraba mas.

Tuvimos muchas peleas casi siempre por culpa de su familia, pero lográbamos salir, yo me mataba trabajando cada día mas hasta que un día me enviaron fuera del país a Costa Rica, cada vez la relación era mas complicada, no bastaban 3 temporadas al año, así que una tarde calurosa de verano y con 4 años a cuestas terminamos por acabar la relación, ese día quería regresar a Costa Rica y olvidarme de mi país natal, pero no era así, tendría que estar un par de semanas mas antes de volver, me dedique esas semanas a ver a mi familia y amigos, pero todos me recordaban a ella así que en cuanto pude salí del país a refugiarme en el trabajo, lo hice pero no podía echar por saco roto todo lo que había vivido, si estaba en ese país era gracias a ella, pero ya era complicado ella había tomado una decisión y tenia que respetarla, con el paso de los días, fui aceptándolo poco a poco, iba de bares, de museos, de parques nacionales, incluso me hice hincha de un club de primera division el Alajualense incluso tenia mi playera con el Nombre de Pablo Gabas, ya casi la había olvidado por completo, las ticas, su comida, el futbol, el trabajo y por su puesto el no verla, eso era lo que me había ayudado a empezarla a olvidarla, hasta que un día tuve que regresar a mi país natal era una posible alianza con una gran empresa, el dueño de la empresa me envió, me dijo que era muy bueno pero si lograba firmar la alianza seria imprescindible en la empresa, así que me amarre los pampers y viaje, fue un gran éxito la firma de la alianza, lo que pocos saben es que se logro la alianza por que enfrente estaba ella, no vimos los intereses de las empresas solo vimos el pasado que vivimos, triunfante regrese a Costa Rica, hubo una gran fiesta al dueño se le ocurrió invitar a los nuevos socios, fue una de las fiestas mas grandes en ese gran país, incluso mas grande que las que hacen algunos narcos mexicanos en esas tierras, pero bueno, entrada la noche nos encontramos en la barra, platicamos un poco, el alcohol nos hizo regresar en el tiempo y fundirnos en un gran beso.

La invite a dormir en mi casa y gustosa acepto nos fuimos en mi auto, y empezaron los besos y caricias traviesas como cuando recién comenzamos la relación, cada semáforo era una oportunidad para saciarnos la sed de uno con el otro, nos fundimos en uno por esa noche, al amanecer solo nos sonreíamos, nadie quería decir nada para volvernos a comprometer pero yo si quería hacerlo, la invite al estadio esa noche se jugaba la final y tenia un palco, no le puse demasiada atención a ella como era de esperarse ella se volvió a enfadar conmigo, hasta cuando saltamos de alegría al minuto 88 que Gabas hizo el gol del empate que incitaba al alargue, esa noche salimos victoriosos, nos fuimos a festejar el campeonato del club, en el bar volvió a enfadarse cuando una tica conocida me robo un par de besos, eso nos obligo a salir del lugar un poco a prisa, ella enfadada como la niña que conocí berrinchuda y haciendo muecas graciosas que a mi me causaban bastante risa y a ella mas enfado, comenzamos una pequeña riña en el auto esa de cosquillas y toqueteo, hasta que nos fundimos en un gran beso, ese beso que fue el ultimo que nos dimos, olvide quitar el pie del acelerador justo cuando la abrace hundí mi pie en el acelerador…

Esa noche dejamos algo mas que nuestras vidas, algo mas que las cartas que al unirlas un pésimo escritor hizo un Best Seller, dejamos de ser mortales para convertirnos en la leyenda de los enamorados de Alajuela.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura