martes, 2 de julio de 2013

Cartas sin respuesta

"Ahora no te puedes enterar que tomo cafe en una taza de vaca, 
que toda la casa huele a cafe 
y si te acercas a ciertos rincones a cigarro,
no tienes como enterarte que no dormi bien 
que estuve pensando casi toda la noche
y que cuando por fin enfocaba tu imagen
era siempre de espaldas huyendo"
Edel Juarez


Ella llego cansada de su jornada laboral abrió su puerta y se dio cuenta que habían unas cartas en el piso, levanto las cartas y las deposito en la mesa de noche que tenía en la sala aun lado del reposset, preparo un capuchino en su dolce gusto, saco unas Barras de avena y camino hacia el reposset es el único momento que tiene para ella y sus deudas como ella decía, primero saco la cuenta del banco y con una pequeña libreta que tenía registrados sus pagos se dio cuenta que era la última mensualidad que pagaba de su pantalla y los gastos de navidad, le dio un trago a su café, cerró los ojos y disfruto ese gran sabor, tenía ya 2 años consumiendo esa marca que había sido su favorita, jugo un poco con su lengua en los labios mientras intentaba quitarse aquel bigote que se forma al tomar un capuchino, después tomo el siguiente sobre que era  la cuenta del celular, solo reviso el monto a deber y como no había nada extraño solo lo puso sobre la cuenta del banco, dio otro trago a su capuchino y recordó que ese día en su casa le festejaban su santo pero pfff desde aquella pelea que tuvo no ha ido a visitarlos ya va para 5 años, le dio otro trago a su café, se paró un momento fue por la barra de avena, de un par de mordidas le dio fin a la barra y se sentó a seguir leyendo sus deudas.



Antes de volver a leer recordó un poco a sus viejos, y abrió el otro sobre, ya solo quedaban dos, saco la hoja y era la renta de los servicios básicos de la casa la había dejado el casero, "¡Mierda! En que gaste tanto" hizo una mueca de  enfado terrible, se paró, y bajo la hamaca que tenía en su patio, saco una cajetilla de cigarros la dejo en una silla que le servía para improvisar una mesa, tomo su cenicero, y la última carta, al encender el cigarro ya tumbada en la hamaca se dio cuenta que era un sobre extraño, digo no tenía la ventanita de celofán pero aun así la abrió, es raro no empezaba como Sra. o Srita, en cambio decía “¡Hola!” la mina al leerlo sonrió casi por instinto alguien se había acordado de su santo quizás, pero siguió leyendo, la carta empezaba a disculparse, pero empezaba a cambiar con recuerdos como aquellos en la gran ciudad, aquellos en los lugares turísticos, lo que le agradaba de la mina y lo que le desagradaba, incluso intentaba recordar el día que se conocieron, la mina fumando seguía leyendo hasta que de sus ojos empezaron a brotar de manera involuntaria algunas lágrimas solo susurro "Siempre has sido un gran hijo de puta sabes cómo hacerme llorar", siguió leyendo hasta cuando se topó con el final de la redacción, “Espero puedas tener todo lo que no tuviste conmigo, incluso el amor y el tiempo que me falto darte, Atentamente : Sinónimo” ella incrédula aun con lágrimas cayendo por sus mejillas se dio cuenta que no conocía a ese tipo, la carta quizás se había equivocado de destinatario, de inmediato se fue al sobre y se dio cuenta que ninguno de los dos nombres no coincidían con ella o de algún enamorado, la mina se tomó la cabeza y siguió fumando.


Era un momento complicado ella tenía un gran sentimiento a pesar de que esa carta no iba para ella, y no sabía qué hacer si tirar la carta o que hacer, total había abierto correspondencia ajena, pero no podía dejar a una chica sin ese sentimiento de un gran amor según plasmaba la carta, no sabía qué hacer, al final decidió sacar su celular y buscar a la chica en Facebook, la encontró y le envió un mensaje, disculpándose pero que ella pensó que esa carta era para ella y por error la abrió, pero que le interesaba enviársela, y que firmaba un tal sinónimo. Ella espero por varios días con el corazón deshecho pero con la conciencia tranquila y un día trabajando reviso su Facebook y se dio cuenta que la chica le respondido "Te agradezco que me hayas informado pero de ese tipo no quiero saber nada, sabes huyo como huyen los delincuentes, te agradecería que enviaras de retorno esa carta, si tiene algún costo yo lo cubro pero no quiero saber nada y gracias por todo" ella con cara de desconcierto solo atino a tomarle fotos a la carta solo por recordar como una persona externa le hizo llorar con una historia tan similar a la suya y envió la carta le dio revés, pero quiso compartirle las letras a la chica así que le envió las fotos y le deseo mucha suerte, quizás todo hubiera salido bien, si no es porque ese tal Sinónimo puso una dirección falsa y le llego a otra chica esto cuando tenía que llegar a casa del Sinónimo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura