martes, 30 de julio de 2013

Deseo

Ella era una chica linda de porte elegante, una inteligencia envidiable sin problemas de socialización vicios que solo eran pasajeros, leía un par de libros por mes, una chica difícil de embaucar pero con una fidelidad de las de antes, asediada por muchos y con pocas rivales sobre sus hombros, había comentarios que era una chica perfecta, digo no tan perfecta como esas chicas que uno se encuentra en las librerías o en las cafeterías, pero a final de cuentas perfecta, quizás muchos hubiesen querido unos años a su lado pero tenia algo que sacaba de si a los demás, quizás si les intento dar un termino me quedaría muy corto mejor se los explico.

Ella desde muy pequeña quizás desde los 8 años experimento cosas que muchas otras jamas lo hicieron, aprendió a tener lo que quería pero no con una sonrisa o con rabietas si no con mucho deseo, si has leído muy bien con mucho deseo, cuando era la hora de salida del colegio y tenia que quedarse tiempo extra por terminar algún ejercicio solo bastaba con desearlo para que su puntual madre se retrasara y llegara al momento exacto en que ella estaba lista para que irse y así evitar los regaños por parte de su madre, incluso hasta la llevaba a comprar del helado de chocolate suizo que tanto le gustaba como a manera de disculpa por parte de su madre, cuando fue creciendo le gustaba jugar con ese deseo, en la secundaria por ejemplo a las personas que le trataban mal ella deseaba cosas para que pagaran y así lo lograba, desde el mal discurso, el cambio de letra del himno, una caída enfrente de toda la escuela, esas fueron las mas recordadas hasta el día de hoy, tenia contadas enemigas pero ellas temían encontrarse con ella, un día en el cine se encontró con una de ellas, pensó que había pagado lo suficiente cuando en pleno acto cívico confundió el himno nacional con el de su estado, quizás a cualquiera le puede pasar y sea motivo de vergüenza con el grupo de amigos, pero cuando se esta frente a la escuela es un estigma con el cual cargaras por el resto del recuerdo de los ahí presentes y si tienes suerte convertirte en esas leyendas escolares, y ella deseo que la chica cayera de las escaleras a una función en la cual llegando tarde aun se dio el mal gusto de entrar hablando por celular mientras su novio le seguía atrás, el tipo venia mas cargado que las mulas de carga, la enemiga en cuestión resbalo de tal modo que a pesar de que es un lugar muy obscuro todos vieron como caía hacia atrás tirándole al novio todo lo que traía a cuestas y siendo motivo de burlas, la enemiga salio corriendo sin ver la función de estreno que había comprado con días de anticipación.

Pero ya en el plano personal ella predecia las muertes de sus seres queridos, cuando se dio cuenta fue en la misma secundaria, soñó que su abuelo había muerto y que se había despedido de ella, todo mientras estaban con su familia en un retiro espiritual, ella les dijo a sus padres y poco le creyeron, aunque la madre para quitar esa espinita se comunico con uno de sus hermanos confirmando la lamentable noticia, después unos meses adelante, estaba en casa de su abuela materna le había decidido hacerle compañía, cuando a las 3 am sintió un mareo terrible, salto de la cama y escucho un lamento conocido, quizás era su papa llorando, de inmediato lanzo la llamada a casa de sus padres y su padre molesto le contesto por la hora, la chica le platicaba su situación cuando su celular sonó, atendió el celular era la llamada de su hermana que vivía con sus padres, avisándole que su padre había caído dentro del baño y estaba muerto, el padre de la chica le dijo unas cuantas genialidades a causa de su mal presentimiento, claro ella quedaba tan mal parada que cada que presentía algo no le decía a nadie, incluso pretendía hablar con las personas en su sueño a manera de disculpa y gracias a ello empezó a llevar una vida mas normal.

Ese pequeño sexto sentido tenia otra importancia, un día soñó con el tipo mas popular de la preparatoria, soñó que la acariciaba, la besaba apasionadamente y le decía que iba a dejar toda su popularidad por el, claro no pasaron mas de dos días para que se encontrara a ese tipo en un pasillo, curiosamente ambos iban caminando en direcciones opuestas hasta que chocaron en el voltear de una esquina, el con su porte de galán le pidió una disculpa, ella con la sonrisa mas tímida pero hermosa le contesto un "no hay cuidado, yo iba viendo a otro lado" el tipo le invito un helado para poder enmendar el error, ella gustosa pero temerosa acepto la invitación, después de ese momento paso lo que le pasa a todos los mortales cuando se enamoran perdidamente, dejo de hacer cosas que por ley hacia, llegaba muy tarde a casa, las calificaciones bajaron de inmediato, su pocas amistades no se perdieron pero si le guardaron distancia, ella dejo de hacer caso a sus múltiples sueños que intentaban orillarla a que dejase al tipo, hasta que un día esos sueños se hicieron realidad, el tipo se aburrió por que ella había cambiado, se había convertido en una chica cool y había dejado de ser quien era, así que el tipo enamoro a otra chica, esas típicas de biblioteca, la chica se fue de la relación maldiciendo al tipo y amenazando con que iba a quedarse con la peor, la chica se sintió muy mal, no tanto por la relación que terminaba si no por no hacer caso a sus sueños y sentirse como una mas, claro no era el fin del mundo pero era eso que llaman el primer amor.

Después de varios tropiezos pero sabios tropiezos ella quería formalizar una relación, pero era prácticamente imposible, no había tipo que no apareciera en sus sueños y después en su vida para después irse de la misma forma en que llego, no se sabe bien si fue el séptimo o el octavo, lo había soñado muchas veces mas pero en el banquillo de suplentes, nunca había sido titular, incluso le molestaba un poco a la chica que ese tipo apareciera en sus sueños y que jamas apareciera en su vida real, hasta pensaba que era una broma de sus sueños, hasta que un día en una cita que tuvo por accidente con tipo de la televisión en un café no muy comercial, lo vio de reojo o de rabillo como muchos dicen, el estaba fumando un "Popular" mientras tomaba un lechero que era la especialidad de la casa, ella estaba con su cita tomando tizana de canela con manzana, reían de cualquier cosa y se veían interrumpidos por mortales que pasaban y le pedían una foto o un autógrafo, fue en una de esas fotos donde ella lo vio, era un tío normal, mejor dicho muy normal, vestía una camisa manga corta azul sin ningún corte en especial, unos vaqueros azules y unos tipo tenis de color café, portaba unos lentes de pasta, un libro de Neruda, una libreta ya un poco desgastada, una pluma Scheaffer color negra y unos aires de pseudo intelectual, quizás esa descripción encuadraba con cualquiera en ese bar, lo que lo hacia especial era esa pequeña barba de no mas de 3 días con un poco de forma, quizás el tipo había estado 3 días recluido y apenas se arreglo un poco para salir, el tenia un pasado no tan común, no estaba regido ni por excesos ni por abstenciones, no tenia mucho pero almenos no le faltaba nada, quizás le faltaba una chica pero quizás no tanto era independiente, fumaba cigarros cubanos, vivía de un sueldo decoroso, rentaba una casa de unos familiares, era mas adicto al café que a la lectura, aunque su mayor adicción era hacer pequeños y breves escritos en lo que fuera, dentro de las destacados estaban, un asiento de autobús, baño publico, una servilleta, en un billete de 500 pesos, en un cigarro que regalo un día, en el seno de una que había sido parte de su pasado, en paredes, prácticamente en casi todo había hecho un escrito breve,  su Scheaffer era su inseparable, era las primera plumas que se compro con su primer salario cuando aun era estudiante, estaba un poco desgastada pero muchos repuestos habían pasado por ahí, tenia plumas mas caras y mas nuevas pero no les tenia tanto amor, su libreta era de esas de esa de pasta dura de esas de 40 pesos, ella se le quedo viendo quizás unos segundos hasta cuando el la volteo a ver y le regalo una sonrisa, ella la devolvió y quizás le regalo la sonrisa mas bella que nunca haya regalado, pasaron unos minutos y el tipo abandonaba el lugar, ella presurosa se disculpo de su cita por irse en busca de ese tipo, ya a fuera el tipo se sentó en la plaza, encendió un cigarro y se dispuso a escribir sobre esa gran sonrisa que acababa de recibir, ella sigilosa como la noche se acerco a el y le pidio un cigarro con la excusa que no encontraba de esos, el sin voltear a verla le comento que los vendían en el súper de la esquina, mientras jugueteaba con su mano izquierda sobre su bolsa del pantalón intentando sacar la cajetilla, cuando ella se dio media vuelta el alzo la mirada y le hablo para ofrecerle un cigarro con la condición que se lo fumara con el...

Ese fue el inicio de una gran aventura seria un error decir que seria de un gran amor, por que a partir de ese momento ellos se volvieron a encontrar como hace algunas vidas mas, compartieron algo maravilloso que fue el tiempo, los besos sinceros, las caricias que incitaban a crear la descendencia pero sobre todo compartieron nuevamente sus almas, después de tantas vidas se habían reencontrado, en espacios diferentes, en épocas muy distantes pero por fin estaban de nuevo juntos, juntos para seguir al pie de la letra esa promesa que se hicieron al conocerse vidas atrás, de no limitarse a la muerte ellos se seguirían amando no importando cuantas veces murieran y cuantas veces volvieran a nacer, ellos se buscarían hasta estar juntos y seguir inmortalizando su promesa, aunque esto les costara el don de poder sentir el futuro y no dejarse llevar jamas por el deseo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura