viernes, 6 de septiembre de 2013

"compasión, amor y lealtad, es para los débiles"

Me levante de la cama y pretendía comenzar mi rutina pero tenía una sensación diferente, bueno quizás influyo que al levantar el móvil había varios mensajes de aliento, quizás había tomado una gran decisión y por eso me alentaban, yo siempre había querido viajar a Marte y empezar de nuevo, y por fin se me daba la oportunidad de salir, digo no iría a Marte pero si saldría del país, me iría a Costa Rica, si bien no era una gran potencia mundial pero era lo más cercano a mi sueño, un país con gente cálida, paisajes hermosos y sin tantos problemas sociales, claro cuando estás tan entusiasmado en querer salir, buscas ir de vacaciones y trabajar para ver si en verdad es lo que estás buscando, había juntado suficiente capital en los 8 años que trabaje en la misma empresa para vivir un par de años sin mucho conflicto, quizás había sido un trabajador de los que ya no hay, empecé de mensajero a los 16, después auxiliar Administrativo, después ya con conocimientos fui reclutador, después generalista de recursos humanos y a los 23 ya era gerente de recursos humanos, cuando Salí tenía el mismo puesto pero con un sueldo mayor, a los 24 y teniendo la vida comprada quizás no tiene emoción alguna, igual en la empresa no les hizo gracia mi decisión, aunque después me aplaudieron por esa decisión, quizás lo difícil era empezar desde cero, echar al cajón de los recuerdos a mi familia, a mis amigos, a mis compañeras de ocasión, mi profesión, mi país, mi todo, pero eso era lo que yo buscaba así que no podía decir ya no, tenía la oportunidad idónea y no me rendiría por simples sentimientos, bien lo dicen en la película de Sultanes del Sur, “compasión, amor y lealtad, es para los débiles” claro yo no perdí 12 millones de dólares.

Pero bueno tenía mi paquete por un par de semanas, pero llegando ahí en el hotel de un costado ofrecían la vacante de mesero, solo fui por no dejar y creo que el destino estaba escrito, me aceptaron diciendo que trabajaría en el turno después de las 6 pm para evitar conflictos con los de migración, dure solo 3 meses como mesero estaba muy bueno con las propinas me alcanzaba para rentar un cuartito ahí cerca, después me ascendieron para capitán de meseros quizás no querían que perdiera el tiempo coqueteándole a las minas que llegaban, en el nuevo puesto era más paga así que decidí ver la manera de revalidar mis estudios y con ellos también arreglar mi situación migratoria, no paso mucho tiempo cuando por fin lo conseguí y con ello vino mi otro ascenso, al dueño le había gustado mi forma de trabajar y quedarme con lo que tenía, así que me nombro administrador del bar y después de unos meses ya fue de todo el hotel, me decía que “era de aplaudir la decisión de alguien que viene del norte para empezar a trabajar como los del centro”, estando ahí conocí a una mina que tenía 23 años había sido becaria y le acababan de dar contrato de auxiliar, era tica, muy hermosa, aunque también tenía un pasado que pocos conocían, digo yo lo sabía porque con el pretexto de su contratación le invite unos tragos para festejar e hicimos muy buenas migas, quizás personalizamos demasiado, ella buscaba independencia y yo buscaba una pareja, jodido destino me tenía todo escrito, después de unos meses nos fuimos a rentar juntos, y después de un año decidimos tener un hijo, quizás me conquisto por su forma de cocinar y también de preparar tragos, a partir de ese momento deje de disfrutar mi trabajo, quizás porque ya no podía coquetear con las minas, pero disfrutaba demasiado a mi nueva familia, desde que conocí a su familia había sido todo un caos, pensaban que era típico mexicano que llega enamora a una tica y se la lleva con promesas vagas, vivimos varios años en unión libre, hasta cuando por fin decidimos casarnos para poder tener un gran pretexto de tomar nuestros días de vacaciones, fue sencillo el evento y emprendimos un gran viaje a México, teníamos 1 mes de vacaciones.

Recorrimos la ruta maya, a mi ahora esposa y a mi hijo les encanto el lugar, paradisiacas playas, gente cálida, buena comida, estuvimos un par de semanas que quizás había sido las 2 semanas más felices como familia, les propuse viajar a que conocieran a mi familia, ir a tierras purépechas, digo con la intención de que conocieran mi pasado, quién sabe si aún existía esa pequeña población ya que con la guerra contra el narcotráfico esa zona había sido muy lastimada, tomamos el vuelo a la ciudad de Morelia y de ahí rentamos un auto para estar una semana en el pueblo, después de 2 horas de camino por fin llegamos, la entrada al pueblo aún estaba resguardada por las hectáreas de mango, las glorietas seguían intactas, parecía una sombra del pasado, aunque algunas casas ya tenían el típico estilo california, otras seguían siendo de adobe con color blanco y rojo, así como sus tejas que protegían de las lluvias, la iglesia ya tenía una cúpula, aparcamos en el centro, caminamos a la paleteria “Acapulco” para poder mitigar el calor que se presentaba, los dueños seguían siendo los mismos quizás más viejos pero no mucho, me saludaron con cierta familiaridad pero no paso de ahí, mi esposa compro una paleta de changunga y mi hijo una de Zapote, yo por mi parte cruce la esquina por una cerveza en lata como regularmente lo hacía, igual me saludaron con familiaridad pfff era raro regresar después de tanto tiempo, dimos una vuelta en la plaza, les platique un poco de la historia, desde la estatua de Juan Gabriel, hasta la historia del gran revolucionario Cenobio Moreno, igual la historia del “residencial” lugar donde nos juntábamos con mis primos y amigos, hasta que una palmada en la espalda me hizo callar, al voltear sonó un “Sinónimo hijo de la chingada ¡donde te habías metido cabron!” sentí un gran alivio saber que era un gran amigo de la adolescencia, después de presentarle a mi esposa y a mi hijo, nos invitó a comer al siguiente día a su casa, iba a ser el bautizo de su 2 hijo, algo que aceptamos y prometimos ir, de ahí íbamos unas calles arriba para visitar a mis tíos y primos quizás aún vivan ahí hasta que se me ocurrió una gran idea jugarle una broma a una de mis tías.

Aparque una casa antes, y mi esposa se bajó con mi hijo, pregunto por mi tía y por suerte la encontró, le comento que si no sabía dónde yo estaba ya que tenía que reconocer a mi hijo, llevaba tiempo buscándome, mi tía quizás no había tenido un buen día, le comento que con eso no jugara, yo llevaba varios años desaparecido y estaba a punto de cerrarle la puerta cuando me baje del auto, y le dije “que pues tía, ¿así trata a la esposa de su sobrino?” y eche a reír, quizás a mi tía no le causo demasiada gracia, respondiéndome, “tu no cambias cabron” nos invitó a pasar, le presente a mi esposa y a mi hijo, cuando me recriminaba del porque no les había marcado, sonó su móvil, mi tía contesto y alcance a reconocer la voz de mamá, con señas le dije a mi tía que no dijera que yo estaba ahí, mi tía no supo que hacer y colgó rápido diciendo que los alcanzaría más tarde, me comento que mis papas estaban junto con la familia en las albercas, así que nos cambiamos y fuimos, les dije que no dijeran nada, quería jugarles unas broma a mis papas, igual mi tía llego con mi esposa y mi hijo alegando que ella preguntaba por mí, yo me quede unos metros atrás escondido entre unos árboles, mis padres vieron al chaval y quizás no dudaron que fuera mío, tenía mi voz y algunos rasgos físicos, mi madre con los ojos lloros no decía nada, solo no paraba de abrazar al chaval y mi padre un tanto molesto le decía a mi esposa que no jugara con eso, que por favor se retirara y que después verían lo del chaval con una prueba de ADN, mi padre molesto no podía creerlo, así que decidí que era hora de salir de mi escondite, pase por un costado con la cara hacia abajo y estando casi enfrente le dije a mi papa “disculpe señor ¿sabe qué hora es?” papá me contesto sin voltearme a ver las Dos y media, yo le dije no es cierto, es hora de un reencuentro, me voltearon a ver, no voy a negarlo solté unas lágrimas cuando los abrazaba, al igual mi padre y mi madre soltó el llanto, recuerdo cuando mi madre me dijo “hijo tantas cosas buenas y malas que te has perdido” platicando con ellos les comente todo, era mi esposa y andábamos de vacaciones, y ellos me dijeron que después de mi partida, ellos fueron a  buscarme a Guadalajara al mes que no regresaba pero no me encontraron, así que decidieron mudarse al pueblo porque sabían que si algún día yo regresaría seria al pueblo y no al DF, pasamos la tarde bomba, entre nadar, mi hijo jugando con sus primos de su edad, mi esposa halagando el pueblo en su totalidad y mis padres que no paraban de abrazarme, quizás fue el mejor día de mi vida, mi padre le marco a mis hermanos para ver si iban el fin de semana al pueblo ya que les tenia una sorpresa, al igual cuando llegaron mis hermanos con sus familias, fue una cosa inimaginable, ver a mis sobrinas grandes y a mis hermanos muy bien de salud junto con sus parejas, fue un gran fin de semana y la semana entera también, nos la pasamos jugando futbol, enseñándole a mi esposa el pueblo, fuimos a caminar a los cerros, comer comida de ahí, visitando familiares que tenía años que no veía, cuando era hora de irnos a Morelia para tomar el vuelo a Cancún y de ahí a Costa Rica, mi hijo y mi esposa no querían irse, claro yo menos, mis padres dijeron que ellos irían de viaje también si les podíamos dar un aventón, claro yo pensé que iban a ir al sur, pero no, cuando me enseñaron su boleto tenían el mismo itinerario que nosotros, a mi esposa y a mi hijo les pareció una grandiosa idea, a mi mucho mejor, el viaje fue maravilloso aun teníamos unos días libres para poder llevar a mis padres a conocer un poco el país.

Llevamos a que conocieran a la familia de mi esposa, y al parecer mis papas les cayeron mejor que yo, ya que se quedaron con ellos unos días, ya que nosotros teníamos que regresar a trabajar, mi esposa me decía que viéramos si podíamos ir a vivir al pueblo, mis papas nos habían ofrecido trabajo, yo no estaba muy de acuerdo, pero bueno después de unos días me convenció pero no le dije nada, le comente al dueño del hotel y no le pareció tan buena idea aunque quedó maravillado de todo lo que decía mi esposa del pueblo, después de unos días me dijo que estaba bien que tenía 2 semanas para buscar a los dos reemplazos, yo agradecido le dije que no le comentara nada a mi esposa, y que si podían correrla mejor, total ya no íbamos a estar en ese país, a mi esposa faltando 3 días para que se cumplieran las dos semanas la mandaron llamar y le decían que ya no tendría ese empleo, la habían echado, ella no podía creerlo después de pasarlo tan bien, casi explota hasta cuando el dueño le dijo que si seguía podían echarme a mí también, yo llegue muy feliz a casa ella no tanto, le pedí que fuera con mis papas y su familia algún lado, yo los alcanzaría el fin de semana y así fue, fueron a un parque nacional, y cuando era viernes me mandó llamar el dueño, los planes habían cambiado, que yo tenía una orden de restricción y no podía salir del país, que se habían dado cuenta que trabaje como ilegal y no podía salir si no después de un par de años, yo me exalte y estaba ideando salir a panamá de forma ilegal y de ahí volar a México, hasta cuando el dueño me dijo que era una broma, me dio un poco de capital más del que me tocaba pero con la premisa de que cuando volviera a Costa Rica llegara a su hotel, y que en caso de que fuera a visitarnos le diéramos un tour, yo estaba super agradecido con la empresa, me hicieron una pequeña cena el lunes siguiente junto con toda mi familia, fue un momento muy emotivo según recuerdo, el miércoles ya teníamos los boletos de todos para viajar de regreso a México, los 5 emprenderíamos un viaje que cambiaría nuestras vidas, mis papas dijeron que fuéramos a Guadalajara, así que tomamos un vuelo para llegar allá, faltando 40 minutos para aterrizar una turbulencia empezó a mover al avión de una forma espantosa, había gritos, lloriqueos, yo solo atine a abrazar a mis padres, a mi esposa y a mi hijo, en eso sentí un fuerte golpe en la cabeza.


Después escuche un Grito, “¡órale Cabron! Ya párate que si no, no vamos a llegar al partido” oh diablos, creo que todo había sido un gran sueño, quizás por eso no tenía miedo de viajar en avión y bueno el pueblo mencionado se llama Parácuaro esta en la zona de Tierra caliente Michoacan, igual si pueden darse a uan vuelta a conocerle es muy bonito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura