jueves, 10 de octubre de 2013

¿Se puede?

"Solo disfruta el momento, no mires hacia atrás."

El chaval llevaba ya varios meses con esa pena en el alma, las cosas no habían salido como el las había planeado y ahorita estaba sufriendo por eso, las botellas vacías, un par de cambios de look, los constantes viajes y las minas de ocasión no habían podido mitigar el dolor, un jueves como cualquier jueves de otoño, esa mañana fría que quien no tenía a que salir mejor se quedaba en casa pero el chaval decidió salir, camino sin rumbo fijo, subió al colectivo a ver hasta donde llegaba, el en verdad estaba disfrutando tanto este día de descanso como nunca antes, dejo atrás los juegos de video, el dormir hasta que tuviera que pararse, pero ahora estaba solo con su soledad caminando por la ciudad, con una sonrisa que le regalaba a cada transeúnte en verdad disfrutaba el momento algo que no sucedía hace muchos años, paso a visitar a un par de amistades, anduvo en el centro en bici por un rato, hasta cuando cayó la noche, regreso a casa en el Subterráneo y a unas cuantas calles se paró en una cafetería pequeña, solo 5 mesas eran el mobiliario de la misma, se sentó pidió un café que era la especialidad de la casa y un pastel de 4 chocolates, estaba disfrutando tanto esos alimentos que no se dio cuenta que el lugar estaba lleno hasta cuando una chica se le acercó y le toco el hombro y le dijo:

Chica: Hey, disculpa, ¿te molestaría compartir la mesa con nosotras? Lo que pasa es que solo venimos a platicar con mi amiga.
Chaval: Seguro, no hay cuidado yo solo me tomo un café más y me voy, tomen asiento.

La chica iba acompañada de una amiga de ella, una vieja conocida del chaval, se dio cuenta cuando se le quedo viendo y ambos se dieron una sonrisa de cortesía, el chaval pidió un café más y una orden de trufas, les invito a las chicas y eso abrió las puertas para una gran conversación, no sé de qué hablaban pero lo hacían muy animados, congeniaron muy bien en la charla, tanto que se pasaron números de móvil y seudónimos de redes sociales, claro como era de suponer al despedirse se prometieron que no iba a ser el último café y así fue compartieron ese espacio durante 4 jueves más, cada vez se miraban más animados al hablar, aunque nunca profundizaban pero aun así se les veía muy felices y eso ayudaba al chaval que ya la suerte le estaba cambiando un poco.

Dicen que no hay quinto malo y bueno al chaval le tocaba trabajar ese día así que salió tardes y ya casi con una hora de retraso llego corriendo al lugar pero hubieran visto su cara cuando llego y vio que no estaban las chicas ya, quien sabe pasaron muchas cosas por su cabeza, así que decidió pedir un capuchino de crema irlandesa solo para mitigar un poco el frio, saco su móvil y pensaba llamarles hasta cuando vio la silueta de la amiga de la chica que le había hablado, vaya la chica de la sonrisa (le llamaremos mina), ella iba entrando al lugar un poco borracha, el chaval rápido acerco por ella y le pidió un brebaje que era en base a chocolate en agua con un poco de licor de cacao y unas especies más, la mina hacia comentarios un poco fuera de lugar cosa que no le extraño en lo más mínimo al chaval, ella despotricaba de las relaciones pasadas así que el chaval evito todo el show pago la cuenta y convenció a la mina de llevarla a su casa, la mina acepto, ya que no estaba muy lejos, eran 6 calles al norte del lugar, de ahí el chaval intento profundizar un poco con temas poco convencionales, vaya cosas que regularmente nadie platica, eso hasta cuando llegaron a fuera de la casa de la mina que invito a pasar al chaval y este se negó, prefirió decirle que sacaran unas sillas y platicaran ya que él quería fumar, la mina acepto, no se hubo cierta química ahí, el chaval seguía platicando de fantasmas, viajes astrales, vidas pasadas y ese tipo de temas sobrenaturales, la mina hacia pocas intervenciones, hasta parecía como si le entendiera a la perfección todo lo que él quería decir, vaya hasta cuando la mina se hartó de todo ese rollo y le planto un beso al chaval, un beso de esos que saben a agua salada, esos besos que con el alcohol te ayudan a sanar las heridas, uno de esos besos que solo se dan cuando se quiere callar a una persona, pero el chaval lo sintió como un beso de esos que hechizan y hasta cierto punto lo sintió familiar, como si antes ya lo hubieran hechizado con algún beso de ese calibre, los disfruto tanto el chaval que cuando se terminó al cabo de unos segundos se disculpó con la mina y le comento:

Chaval: Sabes, no vayas a malinterpretar, besas riquísimo pero creo que es hora de que me vaya.
Mina: ¿Te molesto?
Chaval: Al contrario me gustó tanto que prefiero guardarlo de recuerdo, además andas un poco tomada y no quisiera ser el típico patán que se aprovecha de una mina tan linda.

La mina solo sonrió y pensó que parecía buen tipo el chaval,  se despidió con otro beso y creo que este lo termino por enamorar, el chaval se fue caminando a casa pero con aires de triunfo, se fue con una sonrisa, esa sonrisa que delata por completo que uno está totalmente enamorado, pero vaya no quería hacerse muchas ilusiones, la mina estaba borracha y aparte no sabía si tenía pareja actual, así que se refugió en su casa e intentaba no admitir que estaba perdidamente enamorado, aunque eso no funciono mucho ya que termino haciendo una lista de las veces que piensa en ella, las veces que le acongoja el no saber si está bien o está mal y el tiempo que le ha invertido, así que mejor decidió dormir para soñar con la mina.

Su celular sonó cerca de las 6 de la mañana, una hora no acostumbrada para que el chaval se despertara ya que entraba a las 10 am, pero en vez de enojarse se puso contento al saber de quién era el mensaje y eso que aún no lo leía, pero bueno el mensaje era de la mina, que buscaba disculparse del chaval por el comportamiento del día anterior, aunque no se disculpaba por el beso eso lo dejaba claro, y lo invitaba a cenar, cosa que le pareció de maravilla al chaval y contestando el mensaje que no hubiera preocupación ya que le había gustado su comportamiento en ese estado de ebriedad, le acepto la cena y acordó pasar por ella a las 9 pm a su casa, así que el chaval, lavo su auto con esmero, lo limpio por completo, se dio una ducha como ya tenía tiempo que no se daba, se vistió de una manera elegante aunque casual ya que era viernes y era pecado ir formal a trabajar, la jornada laboral paso sin mucho preámbulo, lo que si dicen los números es que fue el día más productivo del chaval, cerca de las 8 recibió un mensaje de la mina, recordándole la cena y que le tenía una sorpresa, cosa que lo alegro y de inmediato salió del trabajo era viernes de quincena y estaba lloviendo a cantaros, el chaval estaba tan sumido en el enamoramiento que se olvidó por completo del tráfico, paso al super compro un par de botellas de vino, una charola de quesos y después paso a la cafería y compro un rico pastel de 4 chocolates, llego a la casa de la mina con retraso de 20 minutos, la mina estaba esperándolo fuera de su casa, el chaval llego y le saludo con un abrazo y un gran beso, parecían viejos conocidos, la sorpresa del chaval no fue tanto que eran los únicos dos para cenar, si no que la mina había hecho Lasaña y a él no le gustaba la comida italiana, pero bueno el chaval quería quedar bien y hasta un segundo plato comió, esto la mina lo vio como un detalle muy grande y se dedicaron a darse un gran placer después de la comida y las botellas de vino, hasta cuando fueron interrumpidos por el mensaje de su amiga, así que le dijo al chaval:

Mina: Sabes, mi amiga, la de la cafetería me dice que están en un bar que si queremos acompañarlos, no sé qué piensas, igual si no quieres podemos ir a comprar algo mas y seguir acá.
Chaval: me parece mejor la segunda opción, aunque si quieres ir al bar también podemos ir, pero si me preguntas me quedo con la segunda opción.

La mina y el chaval ya no salieron de casa, pasaron una noche bomba, pareciera que ninguno de los dos tenía un pasado, los dos se entregaban a sus bajos instintos y hasta cierto punto estaban culpando al amor .Al despertar sobre la mañana del sábado la mina empezó con la plática estando aun acostados:

Mina: Sabes, pensé que no iba a ser posible que volviera a confiar en un hombre.
Chaval: Pero bueno, tu mérito es que eres la culpable de esto, algo muy bueno.
Mina: Jamás pensé que volvería a sentir eso sabes, estoy confundida hace tanto tiempo que no la he pasado tan bien…
Chaval: Solo disfruta el momento, no mires hacia atrás.
Mina: Ya sé, pero bueno, la he pasado tan bien que no quiero arruinar el momento.

La mina y el chaval pareciera que estaban hechos el uno para el otro, se comunicaban por las miradas, se desnudaban con los besos, si los vieras, no solo se desnudaron de cuerpo, sino también de alma y quizás fue lo que los obligo a enamorarse, el chaval tomando un plumón de tinta permanente de buro, lo puso en el seno izquierdo de la mina y le dijo:

Chaval: Quizás, estas letras jamás digan todo lo que en verdad quiero decirte. (Esto decía mientras escribía un poema que empezaba en el seno de la mina y continuaba hacia abajo)
Mina: Eres muy lindo, pero bueno si te llegas a ir al menos me quedare con algo muy preciado tuyo. (Esto le decía mientras con el móvil le tomaba una foto cuando el chaval la utilizaba como hoja de cuaderno)

Todo iba tan bien, un par de rounds más en la cama hasta más o menos media tarde, recibió una llamada el chaval, se disculpaba con la mina, que hacia una mueca de desaprobación.

Mina: Y si, mejor te quedas un rato más.
Chaval: Perdón pero, debo de irme, me están pidiendo apoyo en el trabajo, lo siento, te parece mejor si regreso más tarde.

Se dieron un beso de antología, incluso los besos de telenovelas se insípidos en ese momento, se dieron un beso que podría decir que fuera como uno de los más grandes besos de la historia, pareciera que el chaval iría a la Luna para traérsela a la mina, pero con la incertidumbre si algún día regresara.

La mina se quedó tumbada en la cama saboreando ese gran beso y haciendo planes para un futuro inmediato mientras leía el poema que el chaval le había dejado, el por su parte mientras recibía su finiquito de la empresa y retiraba sus cosas de la oficina, solo señalaba aquella foto que lo ha acompañado los últimos 4 años, donde estaba el con una mina dándose un beso como los que dice Oceransky, termino de recoger sus cosas, apago su celular y se fue sin destino en especial rumbo al sur tenía mucho tiempo para viajar y un poco de capital también, la mina se quedó esperando y haciendo llamadas que nunca tuvieron una respuesta, el chaval al 4 día cuando andaba cerca de los 1,200 km de distancia prendió su celular, vio la cantidad de mensajes que había y reviso los correos, vaya no era nada nuevo para el chaval y no se sobresaltó por un correo de la mina, solo lo leyó con lágrimas en los ojos, el mensaje decía:

Mina: Que tal, sabes eres un grandísimo hijo de puta, no te lo digo porque otra vez te has ido, sino porque volviste a enamorarme, pareciera que todo lo haces adrede, siempre es lo mismo, me enamoras y te vas con otra mina, que te deja y entonces vuelves y repetimos el ciclo, que jodidos estamos, no sé si estoy enojada contigo o si estoy enojada conmigo, digo contigo porque me enamoras y te vas y conmigo porque pendejamente pienso que cada vez que regresas la historia será diferente, aunque actuemos como dos desconocidos y nos volvamos a conocer seguimos siendo los mismos a final de cuentas, no importa el lugar, la fecha o la compañía, pues seguimos haciendo lo mismo, tu actúas como yo quiero que lo hagas y yo me salgo del guion y me vuelvo a enamorar, pero bueno no todo es malo, me volviste a enamorar como desde la primera vez que me enamore de ti, así es la vida y ya sabes que te esperare con los brazos abiertos, así como dice el buen Joaquín Sabina “Cuando te hartes de amores baratos de un rato, me llamas”.


El chaval como era costumbre no contesto el mensaje, solo destapo una botella de whisky, encendió un cigarrillo y mientras tomaba directo de la botella veía la fotografía aquella que le ha acompañado durante todo este tiempo, donde esta con la mina dándose un beso como de los que dice Oceransky.

Bueno pues espero les guste, este post me lo pidió una gran amiga, espero te haya gustado y haya quedado como en verdad querías, aunque le pides peras al olmo queriendo historias de este calibre, un abrazo y Buena vibra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura