miércoles, 4 de diciembre de 2013

Te recuerdo, otra vez.

"las aves decidieron tener alas no para huir, si no para volver "


Recuerdo cuando emocionada me dijiste que me querías, cuando en mi cadena pusiste tu anillo preferido de una mariposa, recuerdo cuando ponía mil pretextos a los demás para poder estar contigo, recuerdo mis llamadas de preocupación en la noche para saber que habías llegado bien de la Uní, recuerdo las rabietas que hacías cuando me ponía el traje paternalista y te regañaba por que te mal pasabas en tus horas de comer, recuerdo como me enamoraste desde el primer día que te vi con aquella sonrisa que describía a perfección la hermosa persona que eres, incluso recuerdo cuando un Lago fue complice de nuestras confesiones de nuestro pasado.

Quizás este recordando mas por culpa que por gusto, no reprochare nada en esta ocasión, no reprochare cuando indignada me dijiste que no te agarrara la nalga en la calle, ni si quiera te reprochare cuando me dijiste que no me fuera a enamorar, no es tiempo para reprochar y menos cuando recuerdo tan lindos momentos, recuerdo cuando me viste a los ojos y de tus labios salio un “te quiero” hasta ese día supe lo que en verdad quería decir un te quiero, no se ahorita que recordé en mi rostro se dibujo una sonrisa como hace tiempo no sucedía, lo se por que me pille a mi mismo sonriendo, lo único que me borra esa sonrisa es preguntarme ¿por que aun escribo sobre ti? sigo esperando una respuesta que jamas tendré, pero después me digo a mi mismo que escribo pensando en ti pensando que de las letras saldrás y me dirás, Chaval sabes te veo a las 8 menos 15, ahí en el centro de la ciudad bajo el reloj de la catedral, pero buee se que eso jamas pasara, así que decido seguir buscándote, pero veo que tu aplicas el no volver a los lugares de viejas alegrías, oh no se quizás son mas mis ganas de buscarte que de encontrarte.

Pero ya veo que después de tanto buscarte, creo que jamas podre encontrarte, quizás estas escondiéndote muy bien o yo estoy buscando en camas equivocadas, hay cosas buenas y malas de seguirte buscando, dentro de lo bueno es que ya disfruto un poco mas con tu ausencia y bueno sacar pequeñas conclusiones, como “quizás la vida sea como andar en bicicleta, ya que tu pones el ritmo y elijes la ruta para llegar a tu destino, que puede ser largo o corto, con caídas, con subidas y bajadas, pero llegaras a tu destino, aunque también hay quienes no saben andar en bicicleta y habemos otro que sabemos pero no queremos llegar al destino.

4 comentarios:

  1. Y asi fue... pero bueno los errores son parte del aprendizaje..,

    ResponderEliminar
  2. un adios siempre enoblece... en cambio los silencios

    ResponderEliminar
  3. En cambio los silencios duelen mas que el decir adios... gracias @Jo

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura