lunes, 14 de julio de 2014

Después de la lectura

"Esta noche cierra los ojos y sueña que estas bailando conmigo..."

Recuerdo ese día se me hizo un poco tarde al salir del trabajo, me entretuve un poco en el puesto de periódicos por que un señor estaba hablando con el vocero, pedí mi revista semanal como religiosamente lo hago cada lunes, maldecía un poco porque cuando recién llegue a la estación el metro iba saliendo, yo empezaba a leer “vivir para contarla” de García Márquez en el metro, me esperaban cerca de 50 minutos de camino para llegar a casa para por fin jugar un rato On-line y despejarme de la jornada laboral, pero un “es buen libro, que malo que no saco la continuación el buen Gabo” me saco de mi lectura, solo sonreí era una chica bonita se me hacia un tanto conocida y le dije “recién empecé a leerlo, pero he escuchado buenos comentarios” ella solo me sonrío observe que en su reloj de pulso marcaban las 3:15pm después vi que ella estaba leyendo un libro que tenía el titulo tatuado “Después de la lectura” no traía autor ni editorial, la pasta era blanca parecía muy nueva, por lo que alcance a ver le faltaban pocas páginas para que lo terminara de leer quizás unas 20, seguí con mi lectura, ella estaba sentada en el asiento reservado y yo estaba parado casi frente a ella, no sé cuantos minutos pasaron la lectura me entretuvo por completo, hasta que un “Señor, su libro se le cayó” me hizo poner el separador en la hoja en cuestión iba a responder que ese libro no era mío, pero en verdad me dio curiosidad saber de él, solo extendí la mano y acompañado de un “gracias, muy amable” me apresure a guardar ese libro en mi mochila, faltaban cerca de 3 estaciones para llegar a casa, lo acepto no pude seguir leyendo el libro de García Márquez, me sentía culpable por haber tomado el libro pero me intentaba convencer a mi mismo para no sentirme mal por haber hecho esa acción y seguí en mi viaje, haciendo un promesa que lo devolvería si algún día volvía a ver a esa chica e intente recordarla por lo mismo que se me hizo un tanto conocida pero mis recuerdos no dieron con ella.


En casa después de comer, tenía una rara sensación quería yo leer ese libro, me senté en la hamaca que está en la azotea y encendí un cigarro mientras inspeccionaba el libro, parecía como si fuera un borrador pero empastado, las primeras 2 hojas estaban en blanco y después tenía una dedicatoria “Gracias por darme la confianza y por fin poder escribir esa gran historia. Un abrazo, Chilango” Después empezaba el primer capítulo pasaba pagina por pagina y sentía una gran conexión con ese libro, se me hacia una gran historia, me interrumpieron un par de veces mensajes al móvil, no esperaba yo llamadas de nadie ni mensajes de nadie, pero una amiga tenia la urgencia de hablar como era cada vez que se peleaba con su novio, el primer mensaje lo obvie y no conteste pero después tuve que cerrar el libro y ponerle un billete de 50 para que sirviera como separador, al contestarle el mensaje a mi amiga me di cuenta que eran las 3:15 am pfff me había metido tanto en ese libro que no me di cuenta de la hora, después de tranquilizar un poco a mi amiga me dispuse a dormir, pero no podía, quería seguir leyendo, tuve que aplicar la costumbre antigua que arraigue cuando no podía dormir, calentar un poco de leche y tomarla sin acompañarla de nada, y surgió efecto.


Recuerdo soñaba claramente que yo era “Julio” El personaje principal del libro y una ex novia era la novia del protagonista en la historia se llamaba “Yessica”, fue un sueño donde empezaba a vivir algo que no estaba en el libro, era una cosa impresionante, de pronto la alarma de mi celular me hizo salir de mi sueño, cuando me bañaba y desayunaba me daba cuenta que estaba pensando en seguir leyendo, al salir rumbo al trabajo ese día me toco irme en auto ya que ese día tenía que ir a otra sucursal y no llegaba hasta allá el metro, lleve el libro conmigo pero no tuve oportunidad de leer mucho, quizás unas 30 páginas en todo el día, en la noche recibí la llamada de esta ex novia con la que había soñado, me comentaba que soñaba que volvíamos a estar juntos pero que no éramos nosotros, parecíamos  como en una película ella me conto el sueño y fue el mismo que yo tuve con los personajes de “Julio” y “Yessica” pero no le dije nada, le dije que quizás era tanto que vivimos juntos que quizás ella lo traslado al sueño, no estuvo muy conforme con mi respuesta y me dijo “Ojala no siga soñando contigo, sigues siendo el mismo pinche sangrón de siempre… no sé porque te marque, aunque esperaba que me dijeras otra cosa, no te vuelvo a molestar a menos de que te vuelva a soñar” En seguida colgó el teléfono,  me quede pensando seriamente,  tome el libro y me dispuse a seguir leyendo, no sé si estaba con la idea aun de mi ex novia pero parecería que cada vez que hablaba de “Yessica” en verdad hablaba de mi ex.


Pasaron los días no sé bien a ciencia cierta cuantos fueron, pero recuerdo que en mi trabajo me hacían comentarios sobre si me encontraba bien ya que mi rendimiento había bajado demasiado ya no era aquel trabajador que se preocupaba por los proyectos ahora más bien en el tiempo, el tiempo libre lo destinaba a seguir leyendo, un sábado me toco trabajar, maldecía a mi jefe porque yo ese día tenia partido de futbol y no quería faltar, pero a regañadientes tuve que concluir un trabajo que no había terminado el jueves y viernes en calidad de urgencia con la clara consigna de que si no concluía a tiempo me iban a correr, concluí el trabajo cerca de las 3 de la tarde, me apresure a salir para seguir leyendo iba por la mitad del libro en el metro cuando escucho una voz “¿ya no te gusto García Márquez?” era ella la dueña del libro, me puse de mil colores al ver que me había pillado ella leyendo su libro, no sé que responder solo recuerdo que le dije “me siento en deuda, ¿te invito un café va?” ella solo sonrió y acepto con la condición de irnos en el metro, que fuera en ese momento y no después, acepte la oferta, me intente excusar y ella solo sonreía, tenía una sonrisa hermosa se me hacia un tanto familiar, la tarde transcurrió en una charla de conocimiento mutuo, un par de horchata caliente y un par de tartas de frutas, ella me hablaba del libro, acerca de que un ex novio se lo había regalado, lo había escrito en provincia y que era la historia relatada de un amigo de él, quería publicarlo pero jamás lo termino y decidió imprimirlo y regalarme una copia, dejo varias páginas en blanco esperando algún día reencontrarse con ese amigo para poder terminarlo, yo le dije que la historia que relataba el libro era algo muy general en esa ciudad van muchos chilangos incluso le platiqué el tiempo que yo viví ahí, ella consternada me incito a que lo terminara de leer y que le pusiera el final, nos veríamos en 1 semana para ver el final que yo había propuesto para el libro.



Se me hizo complicado en verdad terminar la historia, pase la semana haciendo borradores de cómo podría terminar ese libro hasta que por fin lo hice, 26 páginas fueron las que le incluí, el día pactado había llegado, yo estaba impaciente por saber su reacción sobre el final de la historia, pensaba que había echado a perder ese gran libro, nos vimos por la tarde del sábado en la misma cafetería a las 21 horas menos quince minutos, ella ahora pidió un chai latte, y yo una horchata, leyó el final y me comento que no era el final que ella se esperaba, que pudo contactar a su ex novio y que vendría más o menos a las 22 horas, estaba yo impaciente por fortuna estábamos en el área de fumadores, cuando me comento que ya estaba en la entrada le comente que iría al sanitario, no sé en verdad no quería estar ahí mientras el autor original leyera el libro, me senté en la barra cuando Salí del sanitario, me hice menso por espacio de 10 minutos, hasta cuando vi que el había terminado de leer el libro y manoteaba, me esperaba lo peor, una riña entre esos ex novios por haber terminado de esa manera esa historia, me arme de valor y volví, al ver al autor de frente solo reaccione con un abrazo lleno de emoción, el había sido un amigo cuando yo viví en provincia, vivía en el departamento de un costado de donde yo rentaba, me pregunto si yo había sido el que termino con la historia, le comente que si, charlamos un poco el me preguntaba sobre una chica que había sido mi novia yo respondí con la verdad, que fue como termine aquella historia impresa, el sonriendo me dijo “¿Que te pareció la historia? ¿si fue como sucedio? te tengo una sorpresa” no podía creerlo, el había escrito el libro sobre mi amorío con aquella chica, me quede sin palabras, ella apresuro a decir “Díganme que no es verdad, díganme que ese libro no es la historia de él (señalándome)” yo un tanto nervioso solo cerré con un “Jodida teoría del Caos, si ese día hubiera salido a tiempo, si ese día el vocero no se hubiera tardado, si ese día no hubiera tomado ese libro, esto no estaría sucediendo” el dijo el comentario que yo le hice en alguna ocasión “no existen casualidades en este mundo, todo son causalidades”nuestro silencio se vio interrumpido por un cantante urbano que iba cantando con su guitarra “…Esta noche abrazaremos nuestros pecados, tu belleza me guía hacia ti, como el sol ordena las estrellas…” detras de esa estrofa entro ella, al local, aquella que podremos llamarle "Yessica".





9 comentarios:

  1. Vaya historia, la vida real contada en tiempo real y ademas publicada, Fiuuu.


    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias leer @Malquerida, es lo bueno cuando aún se pueden contar las historias.

      Un abrazote

      Eliminar
  2. a veces con ciertos libros me imagino un personaje.

    lo adopto tan para mi que es a veces imposible que lamente que termine el libro en cuestión.

    otras, para mi desgracia momentánea no acaban de agradarme ciertos personajes sobre todo por su modo de conducirse altaneros, vanidosos, y con tejos de conquistador

    :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias @Jo por leer y a mi me sucede algo similar con los personajes. Ahora entiendo entonces que mi personaje "El chaval" no te ha gustado, lamentablemente es una especie de autobiografía pero resaltando algunos aspectos que no poseo o en su defecto solo cambiando el final de la historia.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. ¡Vaya! Estás situaciones son una encrucijada a la creencia de las casualidades. Formidable e irónico.

    La vida es una casualidad irónica en círculos.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo diría que la vida es una causalidad... Gracias por leerme

      Eliminar
  4. Hola ,gracias por pasarte por mi blog ,me he dado una vuelta por el tuyo y me he topado con dsta increible historia ,me ha resultado tan intensa! Es tan real pero dificil de creer son cosas que van mas alla de nuestro entendimiento ,me intriga saber de que iba la historia exactamente ...en fin seguire al pendiente ,saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leerme, quizás debo de guiarte un poco mi escritura (a pesar de ser muy confusa y con faltas de ortografía y puntuación) es sobre mi vida personal solo que añadiendo algunos puntos que me hubiera gustado que sucedieran, pero el final casi siempre (exceptuando muertes) fue como sucedieron... Un abrazo y voy a seguir leyéndote.

      Eliminar

Recopilando un poco de la locura