viernes, 3 de octubre de 2014

Te dedico mi sonrisa

“Me miraste; "Así tan duro tienes un aire a Guevara"”

El chaval la recordaba sobre todo cuando una vez la mina le dijo “Te dedico mi sonrisa”, era imposible dejar de pensar en aquella sonrisa que era como la ventana hacia la inmortalidad, pasaron tantos años para que ellos se reencontraran, aquella mina ya no portaba la sonrisa que algún día le había dedicado, el chaval la estuvo observándola por varios minutos, la mina volteo un par de veces como suponiendo que alguien la observaba pero al parecer no lo veía, el chaval no desistía, mientras la observaba recordaba aquellos buenos momentos que vivieron juntos, recordaba cuando se juraron amor eterno con una nieve artesanal, justo cuando el chaval recordaba el primer beso que se dieron una noche nublada de primavera, por arte de magia la mina hizo conexión con sus ojos, los separaban unos 10 metros quizás, la mina le regalo una sonrisa de aquellas que hacen enamorar, el chaval quería correr y abrazarla pero solo se limito a devolver aquella sonrisa tímida que le acompañaba, la mina se iba acercando de una forma sigilosa, el chaval intentaba seguir recordándola pero ya no podía, se maldijo a sí mismo “¡Puta madre! Es imposible seguir recordando” eso cuando se dio cuenta que la mina estaba frente a él, y le dijo con una sonrisa maliciosa “Buenas tardes, ¿Disculpe sabe dónde queda la calle de la mentira? Me dijeron que hace esquina con Avenida amor eterno” el chaval desconcertado solo pudo verla a los ojos, aquellos ojos de los cuales se había enamorado hace ya algunos años, y refirió “seguro, pero si le explico no creo que me llegue a entender, tengo mi auto a la vuelta si gusta la puedo llevar” mientras hacía “changuitos” con los dedos para que la respuesta fuera positiva, se dieron un abrazo de aquellos que piensas que el fin del mundo se acerca, un abrazo de aquellos que se sienten tanto sin decir nada, un abrazo de aquellos en los cuales el tiempo se detiene, a la mina se le salieron unas lagrimas, el chaval las quito con sus dedos con la excusa de siempre “ya sabes que las lagrimas no funcionan conmigo” ella solo sonrió acompañado de un “nunca vas a cambiar” el chaval la tomo del brazo y emprendieron camino hacia el auto.

Partieron rumbo al café donde se conocieron por primera vez, pusieron al corriente uno del otro, en resumidas cuentas ella ahora era una gran economista y estaba de paseo por la ciudad con motivos laborales y su vuelo salía por la noche de regreso a su realidad, el solo se excusaba en que seguía trabajando, que recién había comprado un departamento pequeño y que escribía cuentos cortos donde describía un futuro que nunca sucedió, la mina no paraba de sonreír como queriéndolo seducir, lo reto a que cantará aquella canción que tanto le gustaba a ella de Ismael Serrano, el vacilo un poco diciendo que no recordaba la canción y replicando una frase de la canción dijo “Acepto gustoso tu oferta, solo con una condición; que no se acabe esta noche y que no me enamore yo” pidió permiso al tipo que amenizaba con una guitarra acústica la respuesta fue positiva, y empezó a cantar “Vine del Norte” de Ismael Serrano, para sorpresa de él, los asistentes pidieron otra canción mas y no defraudo con “Vértigo” del mismo cantautor, se despidió dando gracias al público y al dueño de la guitarra, ella con lagrimas en los ojos lo recibió con un beso en la boca como hace tanto no daba uno, aun se podía sentir como transmitían amor sentados en la misma mesa que hace varios años los vio besarse por primera vez, el publico ovaciono la acción de la mina como si fuera una obra de teatro, el chaval solo se sonrojo, pagaron la cuenta y se fueron al departamento del chaval, pareciera que no habían pasado los años, la habitación de él era un desmadre como cuando la conoció, el refri seguía con 1/3 de cervezas enfriándose, habían 5 botellas de whisky preparadas para ser destapadas y un arete que ella había olvidado hace años en ese departamento, fue una noche que pareciera que no hubiera prisas, una noche que los hizo viajar en el tiempo, ella se dejo querer y el derrochaba ternura.

Después de unas horas de recuerdos bajo las sabanas quedaron dormidos, despertaron cuando el celular de la mina no paraba de sonar, al parecer había perdido el vuelo y de la empresa donde laboraban no sabían dónde estaba, la mina respondió que se le atravesó un imprevisto y abordaría el primer avión que pudiera, siguieron los toqueteos y se volvieron a  fundir bajo las sabanas, la mina le pregunto lo de siempre “¿Por qué no me buscas de nuevo?, ¿Por qué nunca fuiste tras mi pista?, ¿Por qué abandonaste este amor?” el chaval solo se limitaba a darle pequeños besos en la frente, no decía nada, la mina seguía entre ansiosa y angustiada, y volvió a preguntar “¿Qué pasaría si te dijera que he venido a visitarte muchas veces y no me has visto? ¿Qué pasaría si te dijera que te he visto tocar en ese café más de 5 veces? ¿Qué pasaría si te dijera que esta es la última noche que estaremos juntos?” el chaval pensativo encendió un cigarrillo y contesto cada una del segundo bloque de preguntas, te diría que me estas mintiendo porque yo te he visto las mismas veces que tú me has visto a mí, quizás los dos nos obviábamos pero nos seguíamos viendo, en el café donde nos conocimos logre que me lo traspasaran, incluso ahí fue cuando supe que ya te ibas a casar, antier veniste y estabas platicando ese tema ya con unas cervezas encima con Clara la mesera, la mina se le quedo viendo, con un poco de coraje y a la vez con ternura, era un mundo de emociones su cabeza, ella no decía nada, solo le arrebato el cigarrillo y continuo fumando, aquella mina con un futuro seguro, con un buen empleo, una boda, un buen status social, seguía enganchada con aquel chaval hijo de puta que apostando por un futuro incierto la dejo en el olvido…




5 comentarios:

  1. Increíble, como siempre una buena historia para digerir...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que te gusto... Digo es Octubre y hay que recordar Gdl y que mejor que con la mina y el chaval ...

      Eliminar
  2. Ay, ay... Me ha llegado directito al corazón.
    Me encantan tus escritos, me transportan dentro de la historia.

    *Se suena el moco*

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja que bueno que te pasas a dar una vuelta por estas historias.

      *le pasa un pañuelo desechable*

      un abrazo

      Eliminar
  3. hola gracias por este blog me gusta mucho leer le y las cosas que escribe me facina muy muy differente excursiones en estambul

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura