jueves, 15 de enero de 2015

Coincidencia, suerte, señales...


Ya se, creó que tuve suerte de coincidir con ella,
 Quizás fue una señal de ver que había pecado demasiado,
Porque ella me abandono en una sucursal del infierno.



Quizás estábamos por la primavera más calurosa según recuerdo, el termómetro no bajaba de 30°C a la sombra, en ese momento no tenía ganas de salir de la oficina, afortunadamente el aire acondicionado funcionaba bastante bien, tanto que me puse el abrigo que siempre olvidaba en la oficina, era tan placentero ver por medio de la ventana como la gente se ponía a la sombra, traían raspados, helados o termos que supongo estaban fríos, la nevería que estaba cruzando la avenida no se daba abasto, era una cosa de locos, estaba revisando unos proyectos cuando un ¡Ring, ring, ring! Me distrajo por completo, era la llamada de una empresa de la cual habíamos metido un proyecto para una restructura y estaban interesados en platicar acerca de los costos, en verdad no quería salir de la oficina pero ese proyecto yo lo había ingresado y si se cerraba el trato iba a tener unas vacaciones adelantadas, así que revise de nuevo el proyecto mientras subía gradualmente la temperatura del aire acondicionado, mis compañeros solo me veían en forma de desaprobación quizás porque ya no estaba tan fría la sucursal, solo les comente que iba a salir y necesitaba aclimatarme, no tenían nada que discutir así que seguí, recordaba ese proyecto de Pi a Pa, así que me acomode el traje, y con mi ritual que hago antes de salir que es abandonar la oficina con los ojos cerrados para que me trajera aquello que yo llamaba suerte, aborde mi vehículo y emprendí el viaje, había una marcha algo que me impedía seguir avanzando, tome algunos atajos y rutas alternas y llegue aun así con ganancia de unos minutos, quizás había sido una señal el director general no había llegado aún, me comento la jefa del departamento que si gustaba esperarlo, con gusto lo hice mientras escribía algún pensamiento en mi cuaderno, pero con el rostro serio y de vez en cuando haciendo como que realizaba cuentas, no se cuánto tiempo paso pero la jefa de departamento un poco ansiosa me comento, “Una disculpa, el director general se encuentra atorado en el tráfico por una marcha que hubo, me comenta que llega como en 2 horas pero ya también es mi hora de comida, no sé si gustas esperarlo o si regresas”  gustoso le comente que yo había tomado rutas alternas y por eso llegue y que si me recomienda algún lugar para comer cerca de la oficina, y ella respondió “yo voy a comer aquí a la vuelta, no sé si le guste es comida corrida y regularmente tienen varios platillos, sabe muy rico.” Acepte su propuesta más por como sonreía que por otra situación, nos encaminamos al lugar, platicamos un poco de cualquier cosa del trabajo hasta cuando toque el tema de la suerte, que dije que si existía, ella dijo que no, que eran las coincidencias o señales, yo dije que eran términos distintos pero no supe sustentar mi respuesta, creo que aquella sonrisa no me permitía pensar bien, por fortuna sirvieron verduras al vapor, y yo muy apenado le pregunte al mesero si no tenían otra cosa, me comentó que no, incluso la jefa del departamento me comento “Saben muy ricas, son con mantequilla y un poco de queso manchego gratinado” yo solo atine a decirle que se las cedía ya que no me gustaban, me hizo bastante burla ya que quizás lo hice un poco aniñado y eso sirvió para romper un poquito el hielo y terminar de comer de una forma más placida.


Al llegar a su oficina aun no llegaba el director general así que nos pusimos a platicar de cosas fuera del trabajo, estábamos muy animados hasta cuando un silencio reino de inmediato supuse el silencio, le pregunte a la jefa del departamento si el Director iba poder atenderme o regresaba otro día, ella comento con una sonrisa “Agradezco su amable espera LIC, el Director General acaba de llegar y lo atenderá en cualquier momento” en serio casi suelto la carcajada, pero solo atine a pararme y saludar al director, él se disculpó por la demora y tiro dos tres pestes hacia el gobierno actual que permitían esas marchas, pasamos a su oficina con su equipo de trabajo e hicieron una propuesta que no me esperaba, recuerdo claro cuando dijeron “el proyecto es muy bueno el que nos presentas, la verdad queremos llevarlo a cabo y más con profesionales como usted y la empresa que representa, pero el gasto en corporativo dijeron que era excesivo para contratar una empresa externa, le voy a poner una propuesta en la mesa, usted a final de cuentas tendrá la decisión”  yo solo esperaba nervioso, no podía sacarme de la cabeza aquella sonrisa, y escuche su propuesta, el director dijo “te contrataríamos como subdirector, para implementar el proyecto, solo que estarás por 6 meses solamente, si tu rendimiento es el idóneo te recontrataríamos” había mucho que pensar, saque un cigarrillo y pregunte si podía fumar ahí, me comentaron que sí, lo encendí e intente negociar, en mi trabajo me la llevaba muy bien, este era un nuevo reto, no sabía que decidir, sonó mi celular y mi jefe pregunto que como me estaba yendo, le comente la situación y burlándose dijo “yo te propuse, piénsalo bien, quizás podrás capacitarte bien y regresar a la empresa cuando gustes y quizás realizando otras funciones”, colgó de inmediato, me ponía entre la espada y la pared, después recordé aquella sonrisa y tome una decisión, “Acepto, me presento en 3 días con ustedes”  pfff no sabía que acababa de hacer, pensé que los astros se habían alineado, que los deseos se habían cumplido, me despedí de todos y con una sonrisa ellos también lo hicieron, sabía que tenían problemas internos, sabía que estaba hecho un desmadre, sabía que era la primera vez que tenía un puesto así, de regreso a mi oficina no pensaba en otra cosa que en la decisión tomada, llegue a la oficina y mi jefe me comento “te estaré apoyando, debes de crecer, si gustas regresar ya sabes que los de limpieza rotan demasiado”  y soltó una risa burlona, recibí algunas palabras de aliento y una que otra crítica por mi decisión, no me quedo de otra que decir que todo había sido una coincidencia.


Entre a trabajar, nuevas funciones, nuevo cargo, nuevos retos y nuevas caras, las cosas no estaban como lo esperaba, estaban peor, solo me mantenía por aquella sonrisa que veía diario, solo me mantenía por aquellos buenos días, se vino una cantidad de trabajo interminable ya empezaba a estar harto, ya empezaba a enfadarme y justamente cuando pensé que no podía ir peor, ella comento que ya se tenía que ir, que en sus planes ya no estaba seguir en la empresa, no sé, recuerdo le dije que estaba bien y que luchara por lo que quería, aunque por dentro quería decirle que no se fuera, que se quedara que quizás las cosas cambiarían dentro de la empresa, que necesitaba aquella sonrisa para poder culminar mi trabajo, pero no, no le dije eso. Al parecer no había pasado nada, todos seguían con su trabajo con su rutina, menos yo, no se, quería verla de nuevo, que un día como sin querer me la encontrara en la empresa, pero no.


Hasta que un día de aquellos de trabajo arduo, de esos días de muerte donde ni si quiera había comido y ya estaba por entrar a una junta sobre los avances, cuando de pronto, la vi, estaba ahí parada, por un momento pensé que era una alucinación ya que no había comido, hasta cuando vi que hizo aquel peculiar gesto de desaprobación, pfff quería volverme loco, quería decirle tantas cosas pero me limite a saludarla y a brindarle una disculpa, me retire con ganas de decirle que se veía más bonita que como la recordaba, que los términos coincidencia, suerte y señales eran cosas distintas, saque mi celu y escribí “ya se, creo que tuve suerte de coincidir con ella, quizás fue una señal de ver que había pecado demasiado, porque ella me abandono en una sucursal del infierno”..



Coincidir: Ocurrir a un mismo tiempo, convenir en el modo, ocasión u otras circunstancias.
Suerte: Encadenamiento de sucesos, considerado como fortuito o casual.

Señal: Prodigio o cosa extraordinaria y fuera del orden normal.


15 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Pablito... Aun falta demasiado pero pronto existirá calidad...

      Eliminar
  2. Hola krudito que bien q sigas escribiendo felicidades!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola chiquis que milagro, seguimos desbordando un poco de locura, ya sabes es el blog de confianza por si gustas contribuir...

      Te mando un abrazo

      Eliminar
  3. Muchas gracias krudito me gusta mucho leer pero escribir como que no es lo mío,cuidate mucho también te mando un fuerte abrazo
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad chiquis lo tuyo son los números y los chistes... Jajaja buena vibra

      Eliminar
  4. Así es amigo pero tu sigue escribiendo yo esperaré a que llegue mi momento de inspiración por cierto cambiaste tu cel vdd

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Intentaremos seguir chiquis... Esperaremos ese momento ansiado... No es el mismo desde que regrese al df terminación 9778 y el tuyo ya no es el mismo?

      Eliminar
  5. ayer justo escuché una frase en cierta película
    "que suerte he tenido de amarte".... suerte que existe

    siempre me quedo con tus abrazos muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. esa frase es muy buena, aunque quien sabe quizas podria decirse, "que suerte el haber coincidido para poder amarte".

      Sigue recibiendo mas abrazos.

      Eliminar
  6. uno no ama la suerte.... no ama a la persona
    ama la circunstancia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. asi sucede, solo que muchas veces Jo, nos queremos empeñar en algo o alguien, y no nos damos cuenta de que la "necesitamos" por que uno era feliz...

      Eliminar
  7. La locura no nos hace más locos, sino más valientes, atrevidos... más felices, quizá?

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás la locura es aquello que nos hace sentirnos auténticos, un autentico loco en medio de un puñado de cuerdos...

      Un abrazo.

      Eliminar
  8. hola gracias por este blog me gusta mucho leer le y las cosas que escribe me facina muy muy differente excursiones en estambul

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura