martes, 6 de enero de 2015

Sonrisas sin retorno

“Sonrisas que te hacen el día,
sonrisas que te hacen olvidar, 
sonrisas que simplemente, enamoran.”


Y si, otra mañana que llego y no esta esa gran sonrisa, ayer llegue con aquella intención de verla, de saludarla, de decir un comentario de aquellos sin sentido que suelo decir, de esperar su cálido buenos días acompañado de una sonrisa y si tenía un poco de suerte alcanzaba a verla sin maquillaje, eso sucedía cuando a ella se le hacía tarde, igual recuerdo cuando “extrañamente” olvidaba algo en el vehículo para ir con el pretexto y volverla a ver, ella siempre me brindaba una gran sonrisa, sin querer siempre marcaba a su extensión solo para escuchar el speech acompañado y claramente se escuchaba como sonreía, pero ayer por más que marque a su extensión no era su voz la que contestaba, debo de aceptar que también guarde mi sonrisa, que el chocolate que traía se quedó en mi bolsillo, que aquel abrazo de “Feliz año” se ha quedado esperando.

Al salir a comer paso lo mismo me quede esperando el “provecho” acompañado de una sonrisa, el “Buenas tardes” que me ponía de buenas, los caramelos que traía en la bolsa del saco se quedaron dentro así como yo me quede esperando un “lo buscan… lo están esperando… le llamó tal”  y yo contestando seco pero educado pero por dentro estando más nervioso que la primera vez que me operaron, recuerdo que yo bromeando le decía “dices que trabajas pero te la pasas platicando” después de que llegaba de comer ella solo sonreía y decía “no es cierto”, recuerdo también cuando nos encontrábamos en los pasillos y ella efusivamente me saludaba, yo muy nervioso solo atinaba a devolver el saludo entonces yo solo esperaba llegar a la oficina y recordar aquella sonrisa, aquella presencia ese simple hecho me ponía de buenas.

La jornada laboral se iba literalmente volando, pasaban las horas, la carga de trabajo y de tiempo no eran problema, buscaba algún pretexto para salir más tarde de mi hora de salida solo esperando a que estuviera sola y poder intercambiar unas cuantas palabras y si tenía suerte me aceptaba un caramelo o un chocolate o un cumplido, pero ayer pensaba quedarme más tarde hasta cuando recordé 5 minutos antes de mi hora de salida que ella no estaría regalándome una sonrisa para que el viaje se me hiciera más corto de regreso a casa.


Pero bueno, ella no lo supo pero esa sonrisa fue determinante para que yo estuviera aquí, ella tampoco supo que buscaba cualquier pretexto para buscarla, recuerdo cuando platicábamos de un asunto laboral y de pronto estábamos hablando de los viajes, los gustos, hasta incluso recuerdo cuando pícaramente sonrió cuando le dije que le tenía miedo a las alturas y que en forma de burla lanzo una invitación a un parque de diversiones, recuerdo cuando en mi primer discurso ella me miró y yo me puse tan nervioso que no logre articular palabras con sentido, cuando en una exposición la vi y ahora logre adornar más el dialogo que traía, también recuerdo aquel momento en el cual me dijo que ya se tenía que ir quizás pensó que yo sabía que su ciclo había terminado pero no yo pensaba que era una broma de mal gusto, me dio un abrazo de esos que saben a despedida, de esos abrazos que si hablaran mi abrazo diría no te vayas y si lo haces regresa pronto, pero bueno al menos ella si cumplió lo que dijo, ya que hasta hoy, esa sonrisa ya no ha vuelto. 


7 comentarios:

  1. Se puede besar con los labios... Pero también con la mirada, las manos, la sonrisa .... Al igual que los silencios hablan y los abrazos, a veces, callan! Mil gracias por la tu visita y huella en mi isla. Un saludo, nos vemos en las lineas por escribir .....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo malo es cuando se intenta besar al tiempo, al ser imaginario por que la persona ya no esta, solo resta esbozar una cálida sonrisa...

      Gracias por compartir el punto de vista y seguro estaremos vigentes en las siguientes lineas, recibe un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. a veces no matar esa ilusion tratando de que sea perpetua te da mas alegria a largo plazo que un quitarte las ganas completas de decir todo lo que sientes por esa sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ojala pronto pueda decirle todo lo que siento a quien porta esa gran sonrisa.

      Eliminar
  3. Que esa gran sonrisa se cuele por entre tu sonrisa, que sea agua y sed de tus labios, que sea aliento y fuerza en tu boca, que sea el alma de tu dicha.

    Un placer leerte, y mil gracias por visitar mi blog, Cristian.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me encanto ese pequeño escrito sobre la sonrisa que hiciste, un placer enorme también leerte y por leer lo que pasa aquí en el estado de la Locura.

      Un abrazo sonriente.

      Eliminar
  4. hola gracias por este blog me gusta mucho leer le y las cosas que escribe me facina muy muy differente excursiones en estambul

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura