miércoles, 8 de abril de 2015

Enamorando a la Muerte

qué raro, estoy donde te dije que estaría un día, pero yo quería estar en este lugar solo para compartir  contigo”  dije entre dientes mientras encendía mi cigarro y veía como el Sol se escondía en el horizonte, le di un sorbo a mi whisky y te recordé, principalmente cuando decías “Si algún día vivimos aquí, ¡dejaras de fumar y tomar whisky al mismo tiempo! Es que pienso que no me pones atención, como que te vas” y sonreí de una forma burlona al recordar, me maldije entre dientes “que chingados hubiera pasado si esa tarde no hubiera dicho ¡no!”.


Recuerdo no solías celarme hasta hace poco que tu mejor amiga no sé qué te dijo que empezaste a buscarme un pretexto para dejarme, era tu cumpleaños lo recuerdo muy bien, había pedido unos días en el trabajo y había comprado ya los boletos con anticipación rumbo aquel pueblo donde nos conocimos una noche de verano, rentamos la habitación en donde dormimos esa noche como lo habíamos platicado hace 2 años que nos encontramos en ese lugar,  te di la sorpresa cuando lleve un mariachi a tu casa el mero día de tu cumpleaños, claro yo ya traía unas cuantas botellas de tequila encima pero creo fue la única vez que te gusto verme tan borracho, no sé si por el mariachi, el tequila o porque era tu cumpleaños y pensabas que lo había olvidado, “Bonito detalle” dijiste mientras me dabas varios besos en la boca, el mariachi siguió tocando por espacio de 10 canciones que fueron por las cuales se había contratado, me invitaste a pasar pero yo no quería estaba toda tu familia y yo andaba un poco indispuesto, estuve serio por espacio de 1 hora ya que no quería hacer ningún desfiguro, asi que espere a que se fueran uno a uno los invitados que tenías hasta que nos quedamos solos y te di la sorpresa y creo que te gusto tanto la sorpresa que fue la mejor noche que habíamos pasado juntos, pfff que irónico recordar mientras fumo un cigarro en este lugar, ese día paso mi mejor amigo por nosotros para llevarnos al aeropuerto recuerdo que me dijo “cuídate hermano, siento algo extraño” solo le di un abrazo y las gracias por habernos llevado, llegamos rayando a la hora del despegue y partimos vuelo.


Fue hermoso ver tu reacción arriba del avión no podías creer que yo había cedido a viajar en avión, me llenaste de tantos besos que aún no logro quitármelos de encima, me hiciste muchas preguntas recuerdo que cerraste con un “¿Por qué lo haces?, tienes la costumbre de siempre arruinar mis planes” mientras sonreías, yo igual sonreía esa era mi única respuesta, me encantaba verte sonreír llegamos a 1 hora del lugar de donde nos conocimos, bajamos del avión y te invite a que camináramos por la zona, dejamos las maletas en el aeropuerto y rentamos un auto, conocimos un poco de dese pedacito de mar, buceamos por una hora y fuimos a la zona libre de impuesto, en verdad no compramos casi nada, más que el perfume que tanto te gusta y que es muy complicado de encontrar ya que fue una edición especial de hace más de 15 años, el dinero se iba gastando pero tu sonrisa se iba afianzando, sé que jamás fuiste interesada pero quizás era el precio que pagaba de vez en cuando sobre todo cuando te olvidaba por espacios de mi vida gracias al trabajo, me llenaste de tantos besos y abrazos que muchos pensaban que estábamos de luna de miel yo solo vivía en un gran sueño, decidimos irnos ya a Bacalar donde nos conocimos, llegamos ya cuando iba cayendo el Sol que es un poema el paisaje que brinda esa gran pueblo, nos encerramos en el cuarto y dimos rienda suelta a nuestros deseos mientras el sol parecía que nos iba fotografiando hasta cuando de pronto se extinguió, nos bañamos y fuimos al centro, estaba la feria del pueblo que me parece tan hermosa como tu sonrisa, hasta el presidente municipal bailando la “jarana” algunos regalando comida y bebida, yo solo buscaba como robarte un par de picos, nos sentamos en la banqueta como dos chavales de secundaria mientras recordábamos como nos habíamos encontrado, yo pensaba que había sido por “accidente o destino” pero me hiciste saber bien, que estabas huyendo de un pasado o eso dijiste en ese momento, te quedaste muda por unos segundos, tu sonrisa se desdibujo de tu rostro y empezaste a ponerte pálida, te paraste y en seguida me dijiste, “¡Vámonos, no me siento bien!”, no entendía que pasaba, vi para todos lados y no vi ningún rostro de malicia, te fui a dejar al hotel porque asi lo pediste, llegamos y te pregunte que tenías, según tu nada pero pareciera que habías visto un muerto o quizás un pasado que te atormentaba, me pediste que saliera por algo de cenar, yo no quería pero termine yendo.

Las 3 calles que nos separaban del centro sentía como me seguían como si alguien con una mira telescópica me estuviera apuntando en la cabeza, pero en cuanto llegue al centro ya no sentía esa mirada, compre lo que había que eran tacos y una ensalada, pase a la tienda por un whisky y unas cervezas artesanales frías que eran tus favoritas, faltando una calle para llegar al hotel, sentí un escalofrió de esos que hacen retorcerte, hasta mis ojos empezaron a lagrimear como si algo se avecinara, faltando un cuarto de la calle, se me acerco alguien por la espalda que me dijo “no hagas ninguna pendejada, si corres o gritas, ¡te mato cabron!, no quiero tu celular, ni tu cartera, esas son pendejadas, quiero que me acompañes date vuelta y camina rumbo a la marina, voy a ir atrás de ti, una pendejada y te acabas”  yo solo asentí sobre todo porque sentí el frio del metal en mi nuca, le dije “dejo esto en el hotel y te sigo a donde quieras, no jugare chueco, solo que me mandaron para que cenaran”  solamente contesto “no quiero ninguna pendejada cabron, solo no entregues el whisky, toca el timbre el hotel y sin que tu entres pide que te lo lleven a tu habitación, sé que vienes con tu esposa, asi que no hagas algún movimiento en falso”  volví a decir que si e hice lo pactado, a pesar de que el de recepción me pregunto que tenía, yo solo aludí a que era por el cambio de clima, no sé por qué no intente algo diferente, camine como me dijo la sonada voz, sentía esa mirada aun, eche un vistazo alrededor y sentí como me pusieron una mano en mi hombro solo alcance a decir “¡Puta madre!”  y una voz dijo “Sígueme” lo seguí, entramos a una casa muy bonita, con una alberca y una tranquilidad enorme, me encaro el tipo, se me hacía conocido, era con quien estaba July cuando la conocí  solo me dijo “Sabia que iban a regresar, pero sabes tienes mucha pinche suerte, es hora de que tú te regreses, ahí está el boleto de regreso en la mesa, sales en 3 horas y que no se te haga tarde cabron” yo pensaba decirle que si porque mi lógica dice que si un hombre con una pistola en la mano le dice a otro hombre que sería buena idea que tomara el siguiente vuelo, sería una oportunidad de regresar a casa, pero también creo que le falto ser un poco amenazador, camine hacia la mesa y justo cuando iba a tomar el boleto, agarre agarre bien la botella de whisky como si a fuera a dejar en la mesa, mientras veía el cómo sonreía y bajaba la pistola, en un momento de esos de pendejez le avente la botella en la cara, lo que hizo que soltara la pistola para cubrirse, me le fui a los golpes y el en su intento desesperado soltó un par de disparos que alerto a la Marina que estaba a pocos metros de la casa, que entraron corriendo, quizás fueron 5 minutos pero para mí fue eterno, me separo una patada en las costillas que me hizo caer de lado, me agarraron y después de unas preguntas me llevaron a su cuartel junto con el otro tipo.


Ahí dentro, me dijeron que ese tipo era buscado por la Interpol le habían seguido los pasos por tanto tiempo y no habían logrado dar con él, que me iban a dar una jugosa recompensa, solo dije que sí, era tanto mi coraje que el pendejo este quería quitarme de los brazos de July que no lo pensé dos veces, en menos de 1 hora, vi entrando a July, que me veía con ojos de vergüenza, bajo la mirada y me hicieron unas preguntas sobre ella yo respondía intrigado, pero con la verdad, para no hacer la historia más larga, se acercó July después de varias horas de entrevistas y me dijo “perdón, me enamoré, hice lo prohibido, perdóname mírate sigues vivo” solo le di un beso grande que me supo a un último beso, me separaron de ella y me dijo el oficial en turno, “Has tenido mucha suerte, estos tipos se dedicaban a estafar a las personas, las enganchaban, les sacaban todo su dinero en espacio de un año y después los mataban, buscaban que los seguros estuvieran a nombre de ellos, ibas a ser la quinta víctima” no podía creerlo, en el primer año July me hizo sacar un par de seguros de vida por muerte accidental muy costosos, alegando que la ciudad de México era muy peligrosa.



Pero bueno, con la recompensa que me dieron logre comprar el hotel y la casa donde por poco perdía mi vida y el alquiler del auto que termine por comprar ya no volví a regresar a la Ciudad de México, el hotel ha sido un éxito y tengo de que vivir, muchos se refieren a mi como aquel chilango que Enamoro a la muerte, sigo fumando y tomando whisky al mismo tiempo mientras la recuerdo, aun no me he quitado todos esos besos y abrazos y sigo sin creer como llegue a enamorar a la muerte…

9 comentarios:

  1. Todo un Don Juan con la muerte que no tuvo tiempo de ver venir el final que le esperaba...
    Un placer leerte,como siempre.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. que bueno que te ha gustado, ya se ese chaval es todo un picaflor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. a tus encantos no se resiste nadie por lo visto ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. solo en las lineas escritas...

      Un abrazo Choco...

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. ¡Ooooralesss!

    No inventes, no me esperaba el final. La verdad.

    Mi padre no enamoró a la muerte, nomás le metió unos trancazos, le quitó dinero y lo "felicitó" porque se había portado bien.

    ¡Saludos Cristian!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu padre resulto ser un gran valiente, pocos pueden vencerla...

      Un abrazo Luci

      Eliminar
  6. hola gracias por este blog me gusta mucho leer le y las cosas que escribe me facina muy muy differente excursiones en estambul

    ResponderEliminar
  7. vaya con el final, no me lo esperaba!

    pero me gustó =)

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura