miércoles, 15 de abril de 2015

Habrá que creer

Estaba dando un paseo por la ciudad específicamente sobre reforma, cuando sentí que me tocaron el hombro en un semáforo, gire la cabeza para ver quien había sido,  me sorprendió que fue una mina que tenía el gesto serio, incluso casi podía apostar que se había equivocado de persona quizás me confundió “Hola” solo dije sonriendo, ella me regalo una sonrisa tímida “Hola, disculpa, ¿crees en las leyendas?” en verdad me saco un poco de onda su pregunta, pensé que me quería vender algún tour o algo así de leyendas, respondí “en la gran mayoría no” ella se me quedo viendo de forma burlona y soltó un “Incrédulo”  mientras avanzaba en su bici, me quede yo un poco desorientado, no entendí con qué fin hizo esa acción pero proseguí en mi andar tome algunas fotos del barrio y otras tantas de los monumentos históricos, me senté en una banca mientras me fumaba un tabaco y observaba el pasar de la gente, cuando mi tranquilidad se vio interrumpida por un toque en mi hombro derecho que al voltear me di cuenta que era la mina de hace rato de nuevo, “¿y crees en el destino?”  Con sed de revancha le conteste, “claro” ella se me quedo viendo de forma detenida y solo dijo “no estás tan feo y me da la pinta de que eres inteligente, se ve que eres buen hombre, observa bien a tu alrededor y te darás cuenta si las leyendas y el destino existen”  de nueva cuenta no supe que decir, solo dije “Gracias”  mientras ella se marchaba.


Acepto que a partir de ese día me volví un poco más paranoico, ya observaba con sumo detalle a las personas, incluso empecé a ver quiénes era hipócritas y quienes en verdad se interesaban en mi vida, empecé a leer todo lo que me daban a firmar y gracias a eso “perdí” un par de empleos, empecé a escuchar a lujo de detalles los sonidos algo que me quitaba el sueño ya que el mínimo suspiro escuchado me ponía alerta, no se quizás fueron un par de años que no vi a esa mina, me habían dado contrato para cambiar de ciudad así que hice lo que hago siempre al cambiarme de ciudad, empiezo a “levantar mis pasos” lo hago por si me llega a pasar algo no estar molestándolos con mi espíritu rondando en sus ciudades, rodando la bici me pare a descasar en la misma banca que lo hacía en días regulares, saque un cigarrillo y lo puse en mi boca, de pronto una mano con encendedor apareció para encendérmelo, atine a decir gracias y al voltear a ver, era ella, la mina que hace un par de años que no veía, la invite a sentarse y ella lo hizo, le invite un cigarro y ella tomo uno con la excusa “me tengo que ir acostumbrando” e hizo una mueca de desapruebo, le di dos fumadas a mi cigarrillo cuando me anime y le dije “¿Por qué me preguntaste si creía en las leyendas?”  ella me vio y al darle un jalón al cigarro se estaba ahogando, le quite el cigarro “si no sabes fumar, no fumes” ella solo me sonrió de forma muy tímida y me dijo “ sabes después de tanto tiempo de observarte ya me estoy resignando a ti, no eres tan malo como pareces, excepto cuando vez un partido de futbol, que te transformas, pero sigo diciendo que eres buena persona” no sabía que decir después de esa pausa que hizo y atine a contestar “Bueno pues gracias, no se pocas personas hablan tan bien de mí, pero a poco me has observado por tanto tiempo, ¿Por qué lo haces?, sabes la siguiente semana me toca vivir en Aguascalientes ya cumplí mi función aquí, quizás si nos hubiéramos conocido antes hubiéramos cambiado la historia” ella me observaba y de pronto me regalo un beso muy dulce, muy rico, “yo sé que vas a volver por que lo harás por mí, es el destino, no importa si tardas una semana o 100 años, si sigues soltero o te casas y tienes hijos, el destino nos tiene juntos, ¿recuerdas que te pregunte si creías en las leyendas?, pues hay una leyenda oriental que dice que las personas están unidas por un cordón rojo en el dedo meñique y no importa que tanto se alejen jamás se romperá y al final estaremos unidos.” Yo un poco incrédulo “¿Cómo puedes saber eso? Ni siquiera me conoces” ella solo me dijo “buen viaje” no podía yo creer que carajos estaba pasando, esa mina me estaba haciendo mucho mal, en verdad tanto mal que logro sacarme por completo de mi razón, recuerdo esa tarde regrese a mi hogar y empecé a leer en internet sobre la leyenda del hilo rojo, no es para nada fascinante ni con mucha filosofía pero he de aceptar que me entretuvo demasiado.


Después de Residir en Aguascalientes olvide un poco las palabras de esa mina, incluso me lie con un par de minas durante los 4 años que estuve ahí por parte de mi trabajo, una tarde eran las 3:45 pm cuando me mandó llamar el dueño de la empresa, me quería ver en Guadalajara al filo de las 8 pm, no supe que hacer, solo avise en la oficina los pendientes y deje a un encargado en turno, pase al departamento, cambie mi bici por el auto y eche ropa para una semana por si las dudas, emprendí camino hacia Guadalajara, cerca de Tepatitlán una mina me pidió un Ride, yo la verdad no tenía muchas ganas pero a esa hora es complicado que alguien más pase, así que me detuve unos metros adelante y eche en reversa, ella era una mina muy bonita como las de la región, pero se sentía una vibra muy peculiar en ella, solo traía una mochila y decía que iba a ver a su abuela a Zapopan porque estaba muy mala, le comente que iba yo a Guadalajara así que la acercaría lo más posible a su destino, en el camino me saco las palabras de la boca, sentía algo no se en verdad que era pero sentía algo, en la caseta me baje al sanitario, ella también lo hizo, mientras yo la esperaba encendí un cigarrillo, ella se acercó y le ofrecí uno me dijo “no, solo quiero las 3”  le ofrecí mi cigarro y le dio las famosas tres, me lo devolvió, le di unas cuantas fumadas y dijo, “ven, siéntate aquí, te voy a leer el cigarro” yo un poco extrañado acepte, le di una fumada larga como dijo y empezó a examinar el cigarro y solo dijo “te tienen bastante envidia y te cambiaran de lugar de trabajo pero no te apures eres pieza clave no te correrán, woow hubiera apostado que tenías hijos pero por lo que veo no tienes hijos y vas a ver te va a ir muy bien , pero… “ hizo una pausa y tiro mi cigarro, le dije “pero…”  ella solo dijo “pero ya es hora de irnos, si no podremos tener un accidente”  así que se levantó, le abrí la puerta del auto ella subió y yo me subí, encendí el auto, y empecé “como sabes todo eso, apoco el cigarro te lo dijo, es imposible, ¿por qué te quedaste callada?” ella solo me dio un beso y dijo “ya habrá tiempo que descubras muchas cosas, no le quieras ganar tiempo al tiempo”  seguimos en el camino, platicando de cosas varias.


Llegamos a Guadalajara y le pregunte en que hospital era, ella no quería decirme hasta cuando le dije “te quiero llevar, sabes, besas riquísimo y estaba pensando que igual y si te llevo me podrías regalar otro beso”  ella me beso muy rico, y después dijo “la verdad quieres llevarme porque tienes unas horas aquí y un pasado que no quieres ver”  seguido me dio otro beso ahora un poco más lento era magia lo que se respiraba en el auto, que termino con ella el claxon de un tráiler anunciando que se había puesto en verde el semáforo, me dijo en donde era y avance, esa colonia me la sabia de memoria, llegamos y me regalo un par de picos más, diciendo “¿me esperas o ya te vas?” le conteste que la esperaba, mientras lo hacía le hable con el dueño de la empresa y me dijo que nos veíamos en una casa, a las 8:30 sin falta, le comente que venía acompañado y me dijo que podía llegar con ella, así que espere por espacio de media hora, cuando la vi salir radiante y hermosa, le pregunte por su familiar y dijo que estaba bien que mañana le daban el alta pero que iba a ver dónde se iba a quedar a dormir, fue cuando aproveche “mira, yo creo que me iré a un hotel a dormir, si quieres acompañarme podemos pedir con dos camas el cuarto, de todas formas me cobran lo mismo” dudosa no terminaba de aceptar, y volví atacar “aquí a 10 minutos tengo la cita con mi jefe, si me quieres acompañar mientras lo piensas”  ella solo me dio un beso y fuimos en camino, llegamos a la casa, solo estaba el dueño de la empresa con su esposa y dos de sus hijas muy bonitas por cierto, presente a mi acompañante y las mujeres se fueron a la cocina y nosotros nos quedamos en la sala, a grandes rasgos iba aperturar una nueva empresa en Guadalajara y quería alguien de su total confianza como yo, me ofreció el doble de lo que ganaba con su otra empresa, casa y auto también, dudaba un poco, pero termine por aceptar cuando recordé las palabras de la mina, y cerré con un “bueno pues regreso para traer la mudanza y me dice la dirección o empiezo a buscar casa “  solo me dijo “yo sé que no te ibas a resistir, mañana llegan tus cosas, ya está la mudanza sacando todo”  reímos y festejamos, esa casa donde estaban ellos era donde me iba a quedar, ellas hicieron la cena y nosotros lavamos los platos, estuvo todo muy rico, ellos se fueron al filo de las 10 pm se acercó la mina y me dijo “está bien, acepto, pero solo en lo que sale mi familiar del hospital”, yo me puse muy feliz.


Y así pasaron los años quizás fueron 5 no recuerdo bien, ella viviendo conmigo y yo disfrutando de ella, a los 2 meses me entere que no tenía a ningún familiar enfermo, que lo hacía porque el destino así lo había marcado y en una borrachera me confeso “sabes por qué avente el cigarro el otro día en la autopista… porque vi en tu dedo meñique que tu cordón rojo no estaba unido al mío, el cigarro me decía que tu destino estaba en otra parte, que ingenua fui al pensar eso” solo la abrace y dije “hay veces en las que conviene no creer en lo que uno saber” y le di un beso, pero de forma personal me puso a pensar tanto en las palabras de aquella mina que sobre reforma me toco el hombro, vivía con una casi bruja y no pensaba regresar al DF.



Te tienes que presentar a las 9 am mañana, lleva solo ropa para dos días, mañana te regresas” escuche por el celular a las 3 am, era mi jefe y tenía que ir al DF hacer unos trámites, hable a la aerolínea y a las 7 salía el vuelo más cercano, aliste mis cosas, le di un beso a la mina y le dije “no te preocupes, regreso mañana”  ella me regreso el beso con un “ok, cuídate mucho, te quiero mucho” el vuelo paso sin contratiempos y también el trámite que fui hacer, al otro día solo tendría que recoger los documentos y me retiraba a las 3 pm tenía mi vuelvo, me senté a descansar en aquella banca donde ya tenía tantos años que no me sentaba a fumar, cuando siento que me tocan el hombro, solo alcance a decir “¡Puta madre!, es un deja vu” gire la cabeza y vi aquella mina que hacia tanto tiempo que no veía, me dio un beso y me dijo “ pensé que ibas a tardar más, vez sabía que ibas a regresar por mí, el cordón rojo no miente”…


6 comentarios:

  1. En esta tarde mientras me daba una ducha me quede viendo como salia el agua de la regadera y un frió helado perturbo mi corazón, salí de la lucha me preparo un tequila con mineral y dos hielos y mientras pienso en mis perturbaciones abro el face tratando de distraer mi mente, entonces me doy cuenta que no hay nada relevante y flash de pronto una fluye dentro de mi "y si leo un escrito de esos mareadores del escritor de las minas" y aquí me tienes resolviendo mis incógnitas con tus incógnitas. Muy buen aporte hermano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hermano un gusto tenerlo leyendo por estos lares, me imagino que ha de ser brutal la parte de sus perturbaciones digo para que se apoye en los escritos de la mina y el chaval.

      Un abrazo grande mi hermano, y ojala lo tengamos de vuelta pronto.

      Eliminar
  2. Wow , que manera de usar la vieja leyenda del hilo rojo, ¿sera cierto? ,hay quién también dice que las personas más cercanas a ti lo fueron también en tú vida pasada y es porque provienen como del mismo núcleo de luz , no estoy segura de que eso sea cierto pero para que pueda existir la magia habrá que creer ¿no?

    Un placer como siempre :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te voy a ser muy sincero una chica me pregunto si conocía esa historia mientras estaba yo en la bici, fue como surgió este escrito, le conteste que no y me dedique a investigar un poco, y quizás lo de las personas cercanas pudiera ser cierto o no, pero lo que me queda claro que hay personas que dices, yo lo conozco, pero vive en Suiza y tiene 43 años... yo se que lo conozco...

      Un abrazo y un gusto enorme tenerte en este blog de confianza.

      Eliminar
  3. Si todos tenemos un hijo rojo pendiendo de nuestro dedo hacia la mano de alguien... De ser visibles... El mundo es un laberinto en el que vamos buscando el camino tirando del ovillo?.

    Me gusta tu historia y como los protagonistas sienten, a flor de piel.

    Un abraz✴

    ResponderEliminar
  4. hola gracias por este blog me gusta mucho leer le y las cosas que escribe me facina muy muy differente excursiones en estambul

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura