sábado, 20 de junio de 2015

Sexto Aniversario.



Estaba en casa de mis papás jugando online el PES2015 y escuchando un poco de ska algo que ya tenía mucho tiempo no pasaba, iba todo de maravilla estaba en un torneo y había ganado todos mis partidos, sonó mi celular un par de veces diciendo que tenía unos whats pero no quise atenderlo no debía de distráeme si quería ganar el torneo, iba en la semifinal y ganando 3-1 faltaban pocos minutos estaba saboreando el triunfo cuando tocaron el timbre un par de veces desde la sala grite ¿Quiiiién? ¿Quiiién? solo gritaron Yo y vino una voz familiar pero no la reconocía, intente pausar el juego pero no se pausaba hasta que salía el balón así que de forma intencional saque el balón para ir abrir, vi por la mirilla y era un tipo pareció a mi hermana, dude unos minutos en abrir, solo grite Dame un minuto mientras salgo del baño, pero seguía yo viéndolo por la mirilla, saque el celular y regrese a casa, hable con los vigilantes de la colonia y le pedí que viniera a mi casa, por que llego una persona y no lo conocía pero era parecido a un familiar, me dijo que en 2 minutos llegaba solo le pedí que se mantuviera a distancia por si veía algo extraño me auxiliara y volví a gritar desde adentro, dame un minuto ahorita abro,  vi en la pantalla que ya me había anotado un gol y varios mensajes acusándome de ser un Lagger por pausar el juego, me marcaron al celular era el vigilante diciendo que ya estaba en la esquina para cualquier situación, volví al patio y volví a mirar por la mirilla, era un tipo más grande que mi hermano pero dude un poco y abrí, se me quedo viendo a los ojos y me dijo perdón, ¿eres Cristian? , le conteste que sí y me dio un abrazo y de inmediato me dijo, tienes la misma voz que mi papá, me quedé estupefacto, no supe que hacer y al ver mi indecisión me dijo ¿Está mi papá? le pregunte el nombre de su papá y dijo el nombre de mi papá, empecé a cuestionarlo sobre quien era y viendo sobre su hombro el vigilante se acercaba solo le hice un movimiento de cabeza para que dejara de hacerlo y lo entendió a la perfección, me dijo sus generales, pero no era posible, le dije que si no quería una cerveza, me dijo que si, no sé porque me inspiro mucha confianza, cerré la puerta y pase por las llaves del auto y mi celular, salí y abrí la puerta del auto y le dije que me esperara en lo que iba hablar con el oficial y solo sonrió, fui con el vigilante y le comente que era un familiar que iba a salir pero que si podía echarle un ojo a la casa de mis papás solo me dijo que si, subí al auto y tomamos rumbo a unas alitas que me gustan, le dije bromeando ¿vamos por una cerveza y unas alitas te parece? Tienen una salsa de habanero que pica como la jodida respondió con un seco Si, llegamos al lugar y pedí dos ordenes de alitas acompañadas de una jarra de cerveza negra, y empecé a platicar con él, pareciera como si nos conociéramos de años, en verdad, yo platicaba como si platicara con el muy seguido como si fuera un gran amigo, llegaron las alitas y me pregunto ¿tienen cubiertos? a lo que respondí de forma burlona, No hermano, se come con las manos, ¿apoco nunca las has comido?  Solo se sonrió y me contesto entonces se come como las enchiladas de Parácuaro? En verdad me sorprendió su comentario, solo le respondí que sí, nos acabamos dos órdenes de alitas y otras dos jarras de cerveza, me dio tanta confianza que seguí cuestionándolo, sonó de nuevo mi celular y me disculpe, era la llamada de una amiga que me reclamaba porque no había atendido los mensajes, le conteste rápido y me disculpe, le dije que la veía otro día y colgué la llamada, y seguí con la plática el me empezaba a preguntar por mis familiares por nombre y que había sido de ellos, yo fingía demencia para no contestar pero al parecer si sabía de ellos, hasta por una tía que vive en un rancho, estaba muy confundido, tengo delirio de persecución y eso no me estaba gustando demasiado y me dijo sabes, tú te debiste de haber llamado como mi papá hablan igual y tienen algunos gestos, apuesto que también eres ingeniero, le dije que gracias pero no soy psicólogo y empecé a platicar de mí.

Seguimos platicando en el bar por varias horas, no quería llevarlo a la casa porque no sabía en verdad quien era pero que más daba conocía demasiado a la familia, pague la cuenta y le dije que si no quería que fuéramos a la casa que igual y mis hermanos llegaban y podíamos platicar más a gusto con ellos, me dijo sí, me gustaría conocer a Areli, yo seguía sin creer bien que persona era, llegamos a casa y le dije que si me abría la puerta del zaguán para meter el auto para ya no salir, me dijo que si le di las llaves y entre mi pensé si este tipo quiere asaltarnos no va abrir la puerta, aparte lo vi y al parecer no traía arma de fuego, me abrió la puerta y metí el auto de reversa, cerro el zaguán me baje del auto y lo invite a pasar a la casa, en eso me dijo que bonita esta la casa, yo no la recordaba así, me le quede viendo y solo respondí si ha cambiado un poco, hace ¿cuantos años que no venias?  Y me respondió en seco 25 años, casi tu edad, me sorprendí la verdad, lo invite a la cocina, y le dije  ¿quieres morisqueta? Mi mamá dejo, se acercó y vio en la olla eléctrica y me dijo ¿pero sabe igual que como la hacen en Parácuaro? Solo atine a decirle que sí, la hizo mi mamá, se sirvió un poco y la calenté en el horno de microondas, se le quedo viendo raro, preguntándome que era eso y ya le explique, el empezó a platicar un poco del pasado, se sentía un poco culpable por habernos dejado, yo no podía creerlo, el seguía platicando un poco de lo que el vivió, y seguimos platicando yo ya estaba un poco ansioso, saque un tancitaro bebida típica de Michoacán y le ofrecí solo me dijo solo una hermano, para recordar a mis abuelos, solo exclame ¡Puta madre! Y él siguió platicando, el reloj empezó a marcar las 2 de la mañana y dijo sabes creo que no van a venir, ya es un poco tarde, solo te voy a decir unas cuantas cosas porque ya casi es hora de irme, venía a decirle a mis papás que no se preocuparan, que son fuertes, que no se dejen llevar por los problemas han superado casi todo así que no deben de desesperarse, a ti te quiero decir que no dejes de ver hacia adelante sigue pedaleando y no dejes que los problemas de los demás te afecten tú tienes una misión y debes de cumplirla, pero bueno para finalizar quiero que les digas que nunca me dejen de recordar con una sonrisa, quiero que esto lo escribas como aniversario de tu blog que creo ha durado más que tus relaciones con las minas jajajaja, yo creo que sería bueno que las familias tuvieran la oportunidad de tener en vida a las personas que ya fallecieron por un año, y que cada año venga alguien diferente para que sigamos interactuando, por cierto, dile a mi papá que feliz día del padre, no dijo nada mas solo se paró y me dio un abrazo, camino hacia una fotografía y se metió, me quede parado sin saber que hacer o decir, me quede viendo a la fotografía, me fui a la sala y me recosté en un sillón.

Desperté en el sillón, donde recordé que me había recostado, tenía el control del play en las manos y un partido que había empatado a 3, de inmediato agarre la lap de mi hermano y me puse a transcribir el mensaje…


jueves, 18 de junio de 2015

Los últimos 5 años...

Pero un día se encontraron como trenes de ida y vuelta en el andén se abrazaron, se besaron y todo empezó de nuevo, otra vez”

Caminando por las calles de mi nuevo barrio mientras encendía un tabaco recordaba cuando tome aquella decisión de cambiarme de lugar de residencia, creo que ya había caído en mi caja de confort y eso nunca me había gustado, pero ahora me sentía muy solo y eso que no estaba muy lejos, camine por el parque y pase a la tienda por un whisky preparado, me senté en la tercera banca de donde entre, es algo extraño pero regularmente hago eso, recién empezaba a leer la carcajada del gato, de Spota cuando no sé porque me dio por voltear encima del libro, sentí una mirada de aquellas que sientes que son conocidas, me clave en unos ojos color avellana, pero no eran ellos los que me miraban de forma insistente, gire un poco la cabeza y me encontré con unos ojos color café claro, ellos si me veían, ese brillo podría reconocerlos a gran distancia y antes de que pudiera bajar el libro corrió y sentí como sus brazos me abrazaban, puta madre hace cuanto que hubiese querido ese abrazo, solo me deje abrazar le devolví el abrazo y con mis brazos quise decir cuánto la extrañaba, guarde de inmediato mi libro y fuimos por unas donas que yo recordaba que le encantaban, por más que me intento decir que estaba a dieta yo la convencí de comer un par de donas y un café de esos con más azúcar que cafeína, la charla era interminable, no sabía cómo decirle lo tanto que la extrañaba que hasta en mis sueños la veía, pero ella solo recordaba lo ruin que fui la última vez que hui por buscar un futuro incierto y ahora después de cinco años me la encontraba a 300 km de distancia de donde nos vimos la última vez, decía que tanto leía que me gustaba esa ciudad por mis escritos que decidió recorrer esa ciudad  caminando, debo de aceptar que tenía unos kilos menos y quizás se veía mejor con un par de kilos más, cosa que no le dije por no hacerla enfadar, la invite al departamento, tenía unos escritos inéditos que quisiera que ella leyera y unas ganas inmensas de estar con ella, me comento que estaba en un hotel ahí cercano y quizás se quedaría un par de semanas, la invite de forma cortes a que se quedara en el depa, solo tenía un par de inflables pero que más da, se iba a ahorrar unos pesos, por una semana recordamos tanto que terminamos por omitir los últimos cinco años, salía temprano del trabajo para poder estar con ella, todos los días me sorprendía con lo poco que tenía en el refri hacia magia y unas comidas deliciosas, las noches ya no eran para dormir pero aun así no me sentía cansado en el trabajo en lo absoluto.

No me cansaba de decirle que se viniera a vivir conmigo como tanto lo planeamos, ella no cedía hasta que un día me pidió el recibo de la luz con la excusa que iba a pagarlo, me rehusé un poco pero termine cediendo después de varios besos, esta ciudad me estaba gustando aún más, el fin de semana lo dedicamos a cerrar bares y a caminar tomados de la mano como dos enamorados, el lunes se paró más temprano de lo normal y preparo el lunch, me sorprendió que estaba vestida de forma muy formal, cosa que le agradecí con un par de nalgadas y un morreo como de aquellos chavales de secundaria, me confeso la verdad, que había conseguido un trabajo y que pensaba quedarse solo por una temporada, me puse más feliz que cuando era pequeño y al despertar vi un Play Station 2 abajo del árbol, creo que no me esperaba esa respuesta, pasaron los días y la chispa se iba apagando, ella llegaba un poco cabreada por el trabajo y yo intentaba reanimarla, creo que no le había gustado esta nueva ciudad o quizás no le gustaba ya vivir conmigo, las cosas poco a poco fueron perdiendo le cause, no era tan divertido como lo había vivido en mis sueños, mientras sonaba No estarás sola de Ismael Serrano ella me pillo con un beso de esos que levantan a los muertos, un beso de los que dicen “aquí estoy, para ti”  volvimos a recordar viejos tiempos bajo las sabanas, hicimos lo que nunca habíamos hecho ir a una feria juntos, procure no tomarme más que un par de cervezas y varios besos de ella, llegamos a un  juego de azar donde el premio mayor era una botella de whisky de las que me gustaban el juego costaba 20 pesos y quizás podría jugar más de un par de veces, al tercer intento logre atinarle al medio con el rifle de Balines a pesar de tener la mira desviada, al querer recoger mi premio el señor del juego comento “les hare una propuesta, veo que se ven muy enamorados ustedes pueden llevarse la botella o pueden cambiarlo por un deseo que cuenta la historia se cumple en menos de lo que te imaginas” al terminar el discurso yo casi me abalanzo por la botella, cuando ella pregunto un poco acerca del deseo, yo no daba crédito, me había gastado una décima parte y podía tener la botella y ella malgastando esa oportunidad en un deseo que quizás no se iba a cumplir nunca, termine por ceder a su petición y deje que ella hiciera el papelito del deseo al depositarlo a la caja de los deseos le dije yo bastante molesto al señor del juego “ Bonita forma de ahorrarse una botella” el señor solo sonrió y comento que el deseo se haría realidad, le pregunte cual fue el deseo y no me quiso decir, solo me decía que era lo mejor para los dos, no se lo iba a perdonar tan fácil, pero una buena noche de pasión logro que cambiara rápido de opinión, cerca de las 2 am me pare para escribir un poco, pero el sueño me venció y me quede dormido sobre el teclado.

Al despertar corrí al cuarto pero ella no estaba, vi el despertador y anunciaba las 9 am, ¡Puta madre ya se me hizo tarde! Fue lo último que alcance a decir, así que solo me metí a bañar y me prepare un café, no sé porque pero sentía algo raro, baje por el auto y tome rumbo a mi trabajo por fortuna el GPS me iba guiando, fue un día en verdad extraño, cuando llegue al depa ella seguía sin estar ahí, así que tome mi cajetilla de cigarros y un libro doce cuentos peregrinos de GGM y me fui al metro sin rumbo conocido, al llegar al vagon me senté en la tercera banca, estaba por empezar solo vine hablar por teléfono cuando sentí una mirada penetrante baje el libro y la vi a ella en la banca de enfrente con la carcajada del gato de Spota y atine a decir “¿te invito un café? Conozco unas donas y un café que tiene más azúcar que cafeína”  ella solo me regalo una sonrisa y un “vamos, pero solo uno he” salimos del metro y caminamos a la cafetería donde era más que conocido y me dieron la mesa de siempre, pasamos del café a unas cervezas artesanales y un plato de carnes frías, sentía que ese momento ya lo había vivido, cuando pedí la cuenta saque el importe con la propina exacta, ella solo sonrió otra vez y yo me quede pasmado con esa sonrisa, seguimos en un bar que era su preferido con unas cervezas comerciales y escuchando salsa, me ensañaba a bailar salsa, mientras yo él decía que no sabía bailar y ella hacia el comentario que no lo hacía tan mal, esa noche terminamos en el departamento bajo las sabanas, al parecer todo pintaba que iba a ser una gran relación, el tiempo paso y seguíamos viéndonos, no recuerdo bien cuanto tiempo paso, pero era primavera del 2010 y tenía una gran oferta de trabajo a 300 km de donde radicaba, esa semana no pude decirle que tenía que marcharme, recuerdo bien como si hubiese sido ayer, caminábamos de la mano por las calles del centro se acercó una gitana diciéndonos que nos diría nuestro futuro por 100 pesos, yo nunca he creído en eso pero ella al parecer quería saber su futuro, mientras le leía la mano y el humo del cigarro ella entusiasmada le escuchaba yo la verdad solo pensaba que era una gran pérdida de tiempo y de dinero, sonó su celular y ella se paró del asiento, iba hacer lo mismo cuando la gitana me dijo “chaval, te leo la mano y no te cobro un peso, hay algo en ti que me tiene con cierta duda” yo la verdad no quería pero hice el intento, al ver mi mano derecha me pidió la izquierda y solo me dijo con una cara de extrañeza, “no lo hagas, estas volviendo a vivir una gran historia, si te vas, no volverás a verla y quizás la historia no se repita” le hice preguntas pero ella no cedía, incluso saque diez veces lo que cobraba pero me dijo que ya no me podía decir nada, ella volvió y nos salimos del lugar, le comente que tenía que marcharme, ella me dijo que no lo hiciera y esta vez, yo le hice caso.


Y bueno así fue la última vez que no recuerdo que hice los últimos 5 años de mi vida, ella sigue conmigo nos acabamos de mudar a 300 km del lugar de donde nos conocimos, al final a ella me confeso que la llamada era para decirle que le dieron un ascenso en esta ciudad y a mí me hizo venir una jugosa oferta laboral de la empresa la principal competencia de donde laboraba

.


lunes, 8 de junio de 2015

me caíste del cielo

"Invéntate el final de cada historia que el amor es eterno mientras dura…"

Recuerdo que me gustaba más besar tus labios que darle un sorbo a mi bebida, recuerdo me gustaba más irte a ver que estar en un partido de futbol de mi equipo favorito, ponía más pretextos para verte que cuando no entregaba mi tarea, pero así fue, solo fue eso un gusto, un gran gusto, este escrito fue porque te recordé mientras me convertía en aquel que tanto querías que fuera...

Ella callada sin mucho que decir y poco que reclamar, el un tipo de esos que son más inconformes que los contras en unas elecciones, se encontraron un día por casualidad que es como suelen encontrarse los únicos amores, por casualidad, ella perdía el ultimo bus que la llevaba a su Universidad y el llevaba tiempo de sobra porque le valía madre su trabajo, se habían visto en esa parada infinidad de veces y no pasaba de una sonrisa fue cuando él se dio cuenta y con una sonrisa bajo el cristal y dijo “venga si quieres, puedo acercarte a la escuela” ella dudaba pero sabía que no traía el dinero suficiente para tomar un taxi y aparte en 20 minutos tenía que exponer, solo contesto “bueno, pero me prometes que no me vas a robar”  mientras sonreía, el solo abrió la puerta y ella se subió, tomaron rumbo a la escuela de la mina mientras el baja el sonido de la música, ella dijo “que música tan mas extraña” el solo dijo “es un buen blues”  ella sonrió y el cayo en su sonrisa, ella estaba tan ansiosa que olvido ponerse el cinturón de seguridad, el aprovecho en el semáforo y se atravesó para ponérselo, sus bocas casi se rozaron, ella sonrió y el solo atino decir “es por tu seguridad”  ella sintió algo extraño, algo que nunca había sentido y le dijo “hueles muy rico, ¿Qué loción usas?” mientras se sonrojaba el solo dijo “es un Bvlgari, me lo regalo papá hace años y me gusta cómo me queda, por cierto gracias” ella solo rectifico “pues huele muy rico” , de pronto sonó una canción de Ismael Serrano e hicieron un silencio, esa canción que habla sobre un tipo que le parece ver a un amor de hace tiempo en el metro pero al final al parecer se equivoca de persona, ella solo dijo “¿pero si era ella o no?” el solo respondió “no sé, yo no hice la canción pero al parecer no era ella”  la mina interrumpió, “o quizás si era ella pero no quiso ya saber de él, algo malo quizás le hizo”  el solo sonrió y dijo “¿tu harías eso?”  ella se quedó en muda y empezó a tartamudear “pupupues no creo”  y él dijo “entonces ella tampoco” mientras le regalaba una sonrisa y llegaron a fuera de la escuela, ella solo dijo “gracias, me caíste del cielo” el solo dijo “no al contrario, me gustaría que me acompañaras más seguido” ella solo sonrió mientras se sonrojaba y no sé por qué pero dijo “pues, salgo a las 9 de la escuela, si quieres me puedes esperar aquí y me dejas donde me recogiste hace rato”  mientras le daba dos besos en la mejilla y suspiraba para quedarse aquel aroma del chaval, el sin mucho que decir dijo “seguro, si no me vez, hazme llamada perdida” mientras extendía su mano con una tarjeta donde venían sus datos, ella presurosa tomo la tarjeta y volvió a darle un beso en la mejilla mientras bajaba del auto el solo atino a decir “tu también hueles muy rico” y de inmediato se quedo sin palabras, el chaval no sabía que hacer se había quedado estupefacto, no esperaba esa reacción y mientras la veía alejarse por el retrovisor vio como ella hacia un ademan ese que denota un adiós y él sonreía mientras devolvía el ademan con la mano, no se lo creía y se alejaba en  su auto rumbo a su trabajo, ansioso por que dieran las 9 para volver a verla.

Las horas pasaron tan rápidas en el trabajo que quizás fue el día más productivo, todos estaban sorprendidos por la actitud del chaval, era quizás el día donde el chaval no se había quejado por nada y parecía servicial, parecía como si aquella película de MIB se hiciera realidad un extraterrestre había tomado el cuerpo del chaval, pero eso a él le valió madre, a las 8:30 acabo con el trabajo de quizás la semana y recién era martes, salió de la oficina con una sonrisa que reflejaba a la Luna, una sonrisa de aquellas que parecen de comercial, se puso un cigarro en la boca y de inmediato se lo quito mientras decía en voz baja “no, que tal ella no fuma” y volvió a poner el cigarrillo en la cajetilla, ella ya lo esperaba en donde la había dejado, faltando 15 minutos para las 9 mientras fumaba un cigarro, él se acercó y le dijo “¿que tal como te fue?, no apagues tu cigarrillo si quieres puedes subirte fumando “ ella sorprendida le hizo caso, le dio un par de besos en la mejilla mientras subía y le contestaba “bien, muy bien gracias, en serio me has caído del cielo, ¿tienes tiempo para un café?” sabía que era un día de sorpresas, así que el chaval a pesar de tener ya varios años de haber dejado el café le confirmo “seguro, conozco una cafetería aquí cerca, es café de olla, es muy rico” ella solo asintió mientras le preguntaba “¿y a ti como te fue hoy?” el solo dijo “bien” mientras sonreía y tomo rumbo al café, ella intentaba hacerle platica, era algo muy extraño porque ella casi no hablaba y menos con desconocidos, esa noche se la pasaron hablando de cualquier cosa, incluso ella empezó a bromear con la mesera que era muy linda “sabes, mi novio dice que eres muy linda, ¿le puedes regalar un beso?” mientras estallaba en risa al ver la cara de la mesera y del chaval, la mesera entendió el mensaje y le dio un beso, que dejo mudo a todo el café, el semblante le cambio a la mina y paro su risa en seco, como cuando un auto no ve que hay un tope y amarra las llantas y pidió la cuenta, el chaval empezó a bromear sobre el evento y la mina al parecer no le había hecho gracia, pero el logro arrancarle más de dos sonrisas y al parecer ahí empezó algo que aquellos llaman un gran amor, pasaron los días y el pasaba por ella en la misma parada mientras el bus 275/ pasaba y ella se subía al auto, ahora le daba dos besos en la boca mientras él le decía “te extrañe tanto”  y ella siempre continuaba con alguna frase por citar alguna “y yo te extrañe tanto que se me hacían eternos los 10 minutos que llegue antes de la hora” y él siempre sonreía, la mina acabo la licenciatura y el chaval cambio un par de veces de trabajo, pero su amor ahí seguía, recorriendo siempre diferente calles, pregonando el amor por doquier como campaña politica.

Hasta que un día en el trabajo del chaval le habían propuesto un mejor puesto, el que siempre había soñado, un sueldo muy cómodo, una posición que el soñaba pero había un pero, tenía que irse a 2,000 km de ahí, no sabía qué hacer, si decirle a la mina y que ella se enfadara por haber huido o rechazar la propuesta y olvidar su sueño, pero era demasiado tarde él había decidido irse, así que por la mañana mientras pasaba por ella traía el auto repleto de cosas y un camión de mudanza atrás haciéndole guardia, ella después de besarle le dijo “te pensaba decir que te quedaras un poco más de tiempo conmigo, no se poco tiempo quizás solo esta vida “ él le propuso acompañarle y ella dudaba, tenía un trabajo estable, un grupo de amigos, familiares pero había algo en él y no tanto un futuro económico, más bien un futuro prometedor, tomo la decisión más loca de su vida y le dijo que si, que solo la esperara un par de días y que ella lo alcanzaría, él le dio un abrazo de esos que dicen gracias, y le dio un beso tan grande como la cuaresma, ella estaba confundida, era el primer amor y estaba por apostarlo todo, en casa sus papás no estarían muy felices, pero bueno, ella ya lo había decidido, cuando le dijo a sus padres, el chaval ya estaba en la nueva ciudad, sus padres no pudieron negarse, en sus ojos se veía el brillo que solo se ve cuando uno está esperanzado y le dijeron “solo que venga el chaval podemos dejarte ir, dile que venga en cuanto antes hablar con nosotros, no queremos que se casen solo que se comprometa” la mina no cabía de la emoción y a los pocos minutos le dijo al chaval, eran las 2 de la mañana de un jueves, el chaval se dirigió al aeropuerto mientras le mandaba un correo electrónico a su jefe para decirle que se iba ausentar hasta el día lunes, hizo una reservación en uno de los lugares “in” de la ciudad y los cito a las 11 am, él iba de traje como regularmente lo hacía, paso a comprarle un anillo de compromiso y quedo con los del lugar para que fuera una bonita sorpresa, el almuerzo paso viento en popa, los papás de la mina lo aceptaban y justo cuando él iba a pedirle matrimonio algo salió mal, al parecer alguien habían perdido el anillo y él se enfadó demasiado cuando el capitán de meseros se lo hizo notar, pero ella lo tranquilizo y le dijo “recuerdas cuando me dijiste que no utilizara esas joyas que tanto me gustaban que dijiste que no hacía falta que trajera joyas que siempre seria tu princesa, pues a mi no me basta un anillo, yo acepto tu propuesta” mientras desenvolvía una servilleta y botaba el anillo, el lugar entero empezó aplaudir, el chaval no se la creía él había dicho que nunca iba a comprometerse, pero ahora estaba más que enamorado, estaba con su destino, al papá de la mina un tipo duro como el roble se le salieron las lágrimas al ver la felicidad de la mina, por otro lado la madre de la mina soltó el llanto, era la mesa más feliz del lugar y quizás puedo decir que también del mundo.


Ellos vivieron felices, ahora tiene dos niños y tienen un futuro prometedor, de vez en cuando viajan y se ven en la misma parada de autobús donde se vieron por primera vez y empiezan a seguir el dialogo que los llevo a donde están ahorita…