lunes, 8 de junio de 2015

me caíste del cielo

"Invéntate el final de cada historia que el amor es eterno mientras dura…"

Recuerdo que me gustaba más besar tus labios que darle un sorbo a mi bebida, recuerdo me gustaba más irte a ver que estar en un partido de futbol de mi equipo favorito, ponía más pretextos para verte que cuando no entregaba mi tarea, pero así fue, solo fue eso un gusto, un gran gusto, este escrito fue porque te recordé mientras me convertía en aquel que tanto querías que fuera...

Ella callada sin mucho que decir y poco que reclamar, el un tipo de esos que son más inconformes que los contras en unas elecciones, se encontraron un día por casualidad que es como suelen encontrarse los únicos amores, por casualidad, ella perdía el ultimo bus que la llevaba a su Universidad y el llevaba tiempo de sobra porque le valía madre su trabajo, se habían visto en esa parada infinidad de veces y no pasaba de una sonrisa fue cuando él se dio cuenta y con una sonrisa bajo el cristal y dijo “venga si quieres, puedo acercarte a la escuela” ella dudaba pero sabía que no traía el dinero suficiente para tomar un taxi y aparte en 20 minutos tenía que exponer, solo contesto “bueno, pero me prometes que no me vas a robar”  mientras sonreía, el solo abrió la puerta y ella se subió, tomaron rumbo a la escuela de la mina mientras el baja el sonido de la música, ella dijo “que música tan mas extraña” el solo dijo “es un buen blues”  ella sonrió y el cayo en su sonrisa, ella estaba tan ansiosa que olvido ponerse el cinturón de seguridad, el aprovecho en el semáforo y se atravesó para ponérselo, sus bocas casi se rozaron, ella sonrió y el solo atino decir “es por tu seguridad”  ella sintió algo extraño, algo que nunca había sentido y le dijo “hueles muy rico, ¿Qué loción usas?” mientras se sonrojaba el solo dijo “es un Bvlgari, me lo regalo papá hace años y me gusta cómo me queda, por cierto gracias” ella solo rectifico “pues huele muy rico” , de pronto sonó una canción de Ismael Serrano e hicieron un silencio, esa canción que habla sobre un tipo que le parece ver a un amor de hace tiempo en el metro pero al final al parecer se equivoca de persona, ella solo dijo “¿pero si era ella o no?” el solo respondió “no sé, yo no hice la canción pero al parecer no era ella”  la mina interrumpió, “o quizás si era ella pero no quiso ya saber de él, algo malo quizás le hizo”  el solo sonrió y dijo “¿tu harías eso?”  ella se quedó en muda y empezó a tartamudear “pupupues no creo”  y él dijo “entonces ella tampoco” mientras le regalaba una sonrisa y llegaron a fuera de la escuela, ella solo dijo “gracias, me caíste del cielo” el solo dijo “no al contrario, me gustaría que me acompañaras más seguido” ella solo sonrió mientras se sonrojaba y no sé por qué pero dijo “pues, salgo a las 9 de la escuela, si quieres me puedes esperar aquí y me dejas donde me recogiste hace rato”  mientras le daba dos besos en la mejilla y suspiraba para quedarse aquel aroma del chaval, el sin mucho que decir dijo “seguro, si no me vez, hazme llamada perdida” mientras extendía su mano con una tarjeta donde venían sus datos, ella presurosa tomo la tarjeta y volvió a darle un beso en la mejilla mientras bajaba del auto el solo atino a decir “tu también hueles muy rico” y de inmediato se quedo sin palabras, el chaval no sabía que hacer se había quedado estupefacto, no esperaba esa reacción y mientras la veía alejarse por el retrovisor vio como ella hacia un ademan ese que denota un adiós y él sonreía mientras devolvía el ademan con la mano, no se lo creía y se alejaba en  su auto rumbo a su trabajo, ansioso por que dieran las 9 para volver a verla.

Las horas pasaron tan rápidas en el trabajo que quizás fue el día más productivo, todos estaban sorprendidos por la actitud del chaval, era quizás el día donde el chaval no se había quejado por nada y parecía servicial, parecía como si aquella película de MIB se hiciera realidad un extraterrestre había tomado el cuerpo del chaval, pero eso a él le valió madre, a las 8:30 acabo con el trabajo de quizás la semana y recién era martes, salió de la oficina con una sonrisa que reflejaba a la Luna, una sonrisa de aquellas que parecen de comercial, se puso un cigarro en la boca y de inmediato se lo quito mientras decía en voz baja “no, que tal ella no fuma” y volvió a poner el cigarrillo en la cajetilla, ella ya lo esperaba en donde la había dejado, faltando 15 minutos para las 9 mientras fumaba un cigarro, él se acercó y le dijo “¿que tal como te fue?, no apagues tu cigarrillo si quieres puedes subirte fumando “ ella sorprendida le hizo caso, le dio un par de besos en la mejilla mientras subía y le contestaba “bien, muy bien gracias, en serio me has caído del cielo, ¿tienes tiempo para un café?” sabía que era un día de sorpresas, así que el chaval a pesar de tener ya varios años de haber dejado el café le confirmo “seguro, conozco una cafetería aquí cerca, es café de olla, es muy rico” ella solo asintió mientras le preguntaba “¿y a ti como te fue hoy?” el solo dijo “bien” mientras sonreía y tomo rumbo al café, ella intentaba hacerle platica, era algo muy extraño porque ella casi no hablaba y menos con desconocidos, esa noche se la pasaron hablando de cualquier cosa, incluso ella empezó a bromear con la mesera que era muy linda “sabes, mi novio dice que eres muy linda, ¿le puedes regalar un beso?” mientras estallaba en risa al ver la cara de la mesera y del chaval, la mesera entendió el mensaje y le dio un beso, que dejo mudo a todo el café, el semblante le cambio a la mina y paro su risa en seco, como cuando un auto no ve que hay un tope y amarra las llantas y pidió la cuenta, el chaval empezó a bromear sobre el evento y la mina al parecer no le había hecho gracia, pero el logro arrancarle más de dos sonrisas y al parecer ahí empezó algo que aquellos llaman un gran amor, pasaron los días y el pasaba por ella en la misma parada mientras el bus 275/ pasaba y ella se subía al auto, ahora le daba dos besos en la boca mientras él le decía “te extrañe tanto”  y ella siempre continuaba con alguna frase por citar alguna “y yo te extrañe tanto que se me hacían eternos los 10 minutos que llegue antes de la hora” y él siempre sonreía, la mina acabo la licenciatura y el chaval cambio un par de veces de trabajo, pero su amor ahí seguía, recorriendo siempre diferente calles, pregonando el amor por doquier como campaña politica.

Hasta que un día en el trabajo del chaval le habían propuesto un mejor puesto, el que siempre había soñado, un sueldo muy cómodo, una posición que el soñaba pero había un pero, tenía que irse a 2,000 km de ahí, no sabía qué hacer, si decirle a la mina y que ella se enfadara por haber huido o rechazar la propuesta y olvidar su sueño, pero era demasiado tarde él había decidido irse, así que por la mañana mientras pasaba por ella traía el auto repleto de cosas y un camión de mudanza atrás haciéndole guardia, ella después de besarle le dijo “te pensaba decir que te quedaras un poco más de tiempo conmigo, no se poco tiempo quizás solo esta vida “ él le propuso acompañarle y ella dudaba, tenía un trabajo estable, un grupo de amigos, familiares pero había algo en él y no tanto un futuro económico, más bien un futuro prometedor, tomo la decisión más loca de su vida y le dijo que si, que solo la esperara un par de días y que ella lo alcanzaría, él le dio un abrazo de esos que dicen gracias, y le dio un beso tan grande como la cuaresma, ella estaba confundida, era el primer amor y estaba por apostarlo todo, en casa sus papás no estarían muy felices, pero bueno, ella ya lo había decidido, cuando le dijo a sus padres, el chaval ya estaba en la nueva ciudad, sus padres no pudieron negarse, en sus ojos se veía el brillo que solo se ve cuando uno está esperanzado y le dijeron “solo que venga el chaval podemos dejarte ir, dile que venga en cuanto antes hablar con nosotros, no queremos que se casen solo que se comprometa” la mina no cabía de la emoción y a los pocos minutos le dijo al chaval, eran las 2 de la mañana de un jueves, el chaval se dirigió al aeropuerto mientras le mandaba un correo electrónico a su jefe para decirle que se iba ausentar hasta el día lunes, hizo una reservación en uno de los lugares “in” de la ciudad y los cito a las 11 am, él iba de traje como regularmente lo hacía, paso a comprarle un anillo de compromiso y quedo con los del lugar para que fuera una bonita sorpresa, el almuerzo paso viento en popa, los papás de la mina lo aceptaban y justo cuando él iba a pedirle matrimonio algo salió mal, al parecer alguien habían perdido el anillo y él se enfadó demasiado cuando el capitán de meseros se lo hizo notar, pero ella lo tranquilizo y le dijo “recuerdas cuando me dijiste que no utilizara esas joyas que tanto me gustaban que dijiste que no hacía falta que trajera joyas que siempre seria tu princesa, pues a mi no me basta un anillo, yo acepto tu propuesta” mientras desenvolvía una servilleta y botaba el anillo, el lugar entero empezó aplaudir, el chaval no se la creía él había dicho que nunca iba a comprometerse, pero ahora estaba más que enamorado, estaba con su destino, al papá de la mina un tipo duro como el roble se le salieron las lágrimas al ver la felicidad de la mina, por otro lado la madre de la mina soltó el llanto, era la mesa más feliz del lugar y quizás puedo decir que también del mundo.


Ellos vivieron felices, ahora tiene dos niños y tienen un futuro prometedor, de vez en cuando viajan y se ven en la misma parada de autobús donde se vieron por primera vez y empiezan a seguir el dialogo que los llevo a donde están ahorita…

2 comentarios:

  1. Cris ,ya extrañaba leerte ,el fragmento de la canción me dejo algo estupefacta ,me sonó la situación ,las cosas del destino,los renglones torcidos de dios ,un placer como siempre ;)

    ResponderEliminar
  2. Es bueno tenerte leyendo estos desvarios de un loco, pero bueno el fragmento es de Ismael Serrano, si puedes escucharlo no va nada mal, la situacion en general es casi el tema de los demas escritos.

    Te mando un abrazo grande

    ResponderEliminar

Recopilando un poco de la locura