jueves, 27 de agosto de 2015

Por suerte, Olvido

“...y se fue sin decir: llámame un día...”


Es complicado intentar recordar varias cosas incluso mi nombre, hay veces que no recuerdo ni quien soy y otras tantas solo recuerdo pequeños fragmentos de mi pasado, no sé si todo se deba aquellos golpes recibidos en la cabeza, algún medicamento caduco, al exceso de alcohol o simple y sencillamente por probar el ácido que derramaron unas baterías de una avioneta que era recargable, ¿Cuándo empezó esto? La verdad no recuerdo, fue un día que me preguntaron el himno nacional de pronto ¡pum! Se esfumo de mi mente, se puso en blanco, combinaba las estrofas con el juramento a la bandera y el himno al estado de México, ¿qué pasaba? durante 12 años lo cantaba religiosamente los lunes antes de las 11 am, pero bueno se me olvido, después leyendo un libro que tanto me gusta (Noticia de un secuestro) olvide que seguía y me emocione tanto que no recordaba que ya lo había leído hasta que una amiga me paro del caballo y me dijo “Wey es la quinta vez que lo lees en el año, no es posible que no lo recuerdes” puta madre lo decía con tanta seguridad que parecía que era verdad, después lo supe cuando vi que había varias frases encerradas y era un síntoma claro que ya lo había leído, aunque a veces los recuerdos me juegan mala jugada, hace poco estaba intentando recordar a una mina que formo parte de mi pasado pero al momento que la recordaba me di cuenta que no era ella si no era un mezcla de otras minas, no sé qué pasa.

Estaba justo frente a ella con su sonrisa maravillosa de esas que pocas personas pueden tener, pero olvide como se llamaba, me presente y ella diciéndome Qué graciosito eres, solo limite a sonreír, le gustaban un poco los deportes y leer, leía bastante así como también le gustaba no saber del pasado de las personas, siempre que intentaba hablar de algo que incriminaba el pasado ella sacaba otro tema a flote, ¿Por qué? La verdad no sé pero era muy bueno estar con ella, cada llamada telefónica parecía que la estaba empezando a conocer, aunque para ser sinceros después de un tiempo cuando supo que en verdad no recordaba casi nada fue cuando ella ya no volvió, me hacían bromas variadas diciendo que seguramente la había olvidado cuando había ido al super, pero yo se que se fue como dice Sabina ...y se fue sin decir: llámame un día... para ser mas claros, se fue a donde habita el olvido.

Lo más raro de todo es que no he tenido problemas para ir a trabajar, pocas veces me pasa que no entiendo lo que leo pero porque en verdad no estoy leyendo me pierdo en un espacio cósmico y después desespero porque no sé que estoy haciendo con eso en las manos leyendo algo desconocido que no sé cómo se lee, pero después se me olvida y vuelvo a retomar la lectura.

La última vez que me paso algo así, estaba en el trabajo Salí temprano ese día no recuerdo bien porque, pero iba camino a casa cuando me pare en una gasolinera ya que el tanque estaba por vaciarse, lo llene y ya era noche, pase al minisúper y compre una coca y una sopa instantánea, al estar comiendo empezó a vibrar mi celular, solo vi que decía “casa” pero no sabía qué hacer con ese aparato, así que le dije al que despachaba si me ayudaba, y con el rostro extrañado solo deslizo el dedo sobre la pantalla, le dije que gracias y empecé hablar, era mi mamá, decía que si aún estaba yo en el trabajo, le respondí que no, que estaba cerca de casa, me dijo que en donde, le pregunte al despachador de nuevo y no le creí lo que dijo, así que revise la factura de lo que había comprado y me di cuenta que estaba a 400 km de casa, puta madre, no supe que decirle a mamá para que no se preocupara, solo se me salió un, no te preocupes no llego a dormir hoy, ya me acorde, tengo que terminar un proyecto para mañana temprano, del otro lado de la línea mi mamá solo asintió, ¿Cómo o porque había llegado a ese lugar? Me maldecía a mí mismo, así que lo que se me ocurrió en ese momento fue poner el GPS rumbo a casa o bueno eso creí, termine en una institución de salud mental que al verme les dio mucho gusto es como si me estuviesen esperando, cuando les pedí una papeleta para internar y leyeron mis datos solo dijeron “Siempre tan bromista, quizás sería bueno que si fuera cierto, para que veas que se siente ser paciente” solo sonreí y camine hacia la habitación que siempre estaba vacia, aquella que mis compañeros me decian que estaba reservada para mi, hace ya cuatro años que deje ese trabajo, era la misma la habitación 12 Pasillo B, sección Cuarta.


Después de ese día sigo aquí, no sé cuántos días o meses o años llevo aquí, yo mido el tiempo por libretas, llevo 4 libretas llenas de escritos desde el primer día que duermo en este cuarto blanco, al parecer no tengo nada solo que hay días que no se ni como me llamo e incluso dicen que también se me olvida como hablar ya que no hilo las letras, hago sonidos que no tienen que ver con el objeto o la imagen que señalo, mis amigos y familiares vienen seguido a verme y si tengo suerte estoy con ellos platicando me gusta conocerlos nuevamente, anqué muchas veces me preocupo pienso que algo no va bien pero por fortuna siempre termino olvidando...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura