martes, 4 de agosto de 2015

Sabia que ibas a volver por mi

Había sido un día pesado caminando por las calles de esta gran ciudad pasando a varias entrevistas de trabajo, solo alcance a murmurar a este país se lo está llevando la chingada, me senté en una banca de plaza de armas mientras sacaba mi teléfono y recordaba un gran pasado, en esa foto estábamos tu y yo, yo con rostro serio y tú con una cara que estabas claramente enamorada bueno al menos después de mucho tiempo me di cuenta de eso, no sé qué vine hacer a esta ciudad bien lo dicen, nunca hay que volver a los lugares de las viejas alegrías, pero como de costumbre estoy aferrado a un pasado al cual ya no me pertenece, pasa eso mientras escucho a Oceransky, enciendo un cigarro y me dedico a solo observar la foto como si quisiera que salieras del celular y compartieras unas palabras conmigo, pero no sucede, eran tantas mis ganas de verte que sonó mi celular creo que sonreí demasiado, pero bueno no eran tan buenas noticias solo era de uno de los empleos que llevara mis documentos al día de mañana para empezar a trabajar, iba ya un poco más tranquilo camino al depa cuando sumido en mi pensamiento choque con otra persona, y me disculpe, una disculpa, andaba distraído, soltaste un no hay cuidado yo también ando un poco distraída mientras me regalabas una sonrisa, sentí algo tan extraño no sé si ustedes han sentido alguna vez como que ubican esa sonrisa, no hice más que decirte perdón ¿te conozco?, y tú de igual forma te me quedaste viendo y me dijiste sabes, no se si te conozco o no, pero sé que te gusta el whisky, fumas cubanos, te gustan los antojitos mexicanos, el futbol, eres tan normal y tan extraño al mismo tiempo, pero no recuerdo quien eres, no podía creer me seguías conociendo pero quizás cumpliste tu promesa de olvidarme, me quede parado solo viéndote a los ojos ¿gustas un café? Esta un café dentro del museo y sé que te va a encantar, solo me miraste fijo a los ojos y me sonreíste claro, es mi favorito.


El café la verdad fue un viaje al pasado, pareciera como si te volviera a conocer y tú me estuvieras conociendo apenas, me encanto por que supe que habías logrado muchos sueños de los que hacía tiempo atrás me habías contado y que ahora no recordabas, era una plática como de grandes viejos amores, por más que intentaba indagar por qué no me recordabas era en vano, siempre te salías por la tangente y sabias como manejar la situación, pero tenías algo en la mirada, te brillaban los ojos mientras me veías algo por lo cual siempre te hacia burla, cuando me tocaba hablar me halagabas la voz y hacías movimientos con la boca, hasta cuando le tome a mi segundo café y tomaste una servilleta e hiciste como si fueras a limpiarme la barba y me diste un beso con sabor a que estuvo guardado durante muchos años, pfff volviste a encender la chispa, nos besamos por un largo tiempo después dijiste que tenías que irte, yo sabía que no era verdad así que te insistí un poco y por fin te quedaste pero con la condición de que cantáramos una canción en el karaoke de la vuelta, así que como era de esperarse tuve que ceder la verdad quería estar contigo, llegando al bar tu elegiste la canción, así que cuando toco nuestro turno sonó Inspiración de Benny Ibarra, claro que me la sabia si desde que rentamos aquella película no parabas de cantarla en el auto, ya habíamos pasado del café a whisky en las rocas, y las miradas se hacían tan insistentes como los besos, creo que ella seguía enamorada y yo también, salimos del lugar con la promesa de vernos el fin de semana siguiente.


Fue complicado poder cerrar el mes, por fortuna me pagaron las horas extras y pude comprarte un perfume que recordaba que hace tiempo lo habías utilizado, te pusiste tan feliz y a la vez tan desilusionada que me dijiste Perdón pero, no puedo aceptarlo sabes, tengo novio y puede enojarse, es más te iba a decir que sería mejor que no nos viéramos, creo que te estas enamorando y no es correcto, te interrumpí diciendo que no estaba enamorado que solo lo había visto en el aparador y pensaba que podría gustarte, aceptaste mi excusa y te quedaste con ese perfume, yo estaba más desilusionado pero en verdad no podía ocultar mi enamoramiento, los besos eran menos recurrentes, las miradas también. Pasaron varios días estábamos comiendo en el lugar donde te encantaban las alitas era un sábado si no mal recuerdo, platicando un poco te abriste conmigo y de tu boca salió un Sabes yo tengo muchos secretos, así como mi novio, también yo tuve un accidente hace tiempo, te hiciste el cabello del lado y señalando una cicatriz en la parte superior derecha de tu cabeza dijiste no recuerdo que paso, yo solo desperté en el hospital y dicen que he olvidado cosas, pero no creo porque si no hubiera olvidado el caminar o el hablar ¿no crees?, no quise ahondar nada, así que solo te daba la razón pero al menos ya sabía porque no recordabas mi nombre ni nuestra historia, pensaba que si tenías novio ya que nunca traías tu celular, me sentía culpable pero a la vez me sentía tan bien de volver a estar contigo.



Un domingo estábamos en la feria de la ciudad, nos la estábamos pasando bomba, había ganado mi equipo por la tarde, después en la feria habíamos comido muy rico y estábamos de bar en bar, hasta cuando nos dimos cuenta que ya estábamos bastante borrachos, pasamos a comprar un tequila añejo y decidimos irnos caminando a mi depa mientras cantábamos y tomabamos a mitad de la calle, pensábamos que era gracioso, un policía nos pidió que dejáramos de hacerlo pero nosotros en nuestro estado alcohólico obviamente no le hicimos caso, incluso empezamos a vociferar algunas linduras en contra del gobierno actual, cosa que no le pareció al policía y pidió apoyo para remitirnos, intentaba negociar pero tú no dabas opción así que nos subieron a dos patrullas diferentes, al llegar al MP, me di cuenta que estabas ya ahí, estuvimos en celdas separadas  cantando la de inspiración hasta cuando nos venció el sueño, desperté porque te oí gritar le pregunte a los oficiales porque te sacaban, solo dijeron que más tarde me daban informes, pasaron unos minutos y vinieron los policías por mí, al parecer un amigo había pagado mi fianza, pero no había pagado la tuya, cuestione al Mp y su respuesta no pude creerla, solo me dijo Chaval, esa mina está loca, obviamente le pedí respeto pero me volvió a repetir en serio esta mina está loca chaval, dice la gente que hace tiempo vino un chaval foráneo, la había enamorado y después de un tiempo él se fue, ella se deprimió bastante y casi no salía de su departamento, hasta que un día ahí en plaza de armas se desmayó dicen que porque tenía varios días sin comer y se golpeó en la cabeza, a partir de que despertó la mina siempre estaba a las 5 pm en ese lugar, incluso la gente decía que la loca ahí tenía una banca, que era donde ella se sentaba y decía que estaba esperando a que su novio volviera, porque él le había prometido que iba a volver, es una lástima chaval por que la mina es muy linda, la verdad no le creí la historia y le pedí informes de donde estabas, me dieron la dirección de un hospital psiquiátrico, tenía mucho nerviosísimo, al llegar a preguntar por ti me dijeron que estabas en el jardín, pase y al verte tus ojos se cristalizaron de nuevo, y dijiste Sabia que ibas a volver por mi…


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Recopilando un poco de la locura